Nobleza, inquisición y criptojudaísmo

Autor:José A. Álvarez Caperochipi
Cargo:Profesor titular-Magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Navarra
Páginas:551-580
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 551

(Comentario a la Novísima Recopilación)
1. Presentación: Novísima Recopilación y estructura del Antiguo Régimen en España

No es fácil desentreñar a quien o a que sirven las estructuras del Antiguo Régimen en España. En una primera aproximación era clásica la afirmación de que España se organizaba al servicio de una fe religiosa (martillo de herejes, etc.); desde una perspectiva marxista podríamos aventurar que se trata de un sistema de perpetuación de la propiedad feudal en manos de la nobleza terrateniente, Von Ranke afirmó que la Inquisición era un instrumento al servicio del absolutismo monárquico, en la edificación del primer Estado moderno europeo. La fe, la propiedad, el poder político..., ¿a qué o a quién sirve el sistema? Yo no voy a intentar ahora explicar a quién o a qué sirve el sistema, cualquier hipótesis me parece razonable; pretendo desentreñar algo mucho más modesto: aventurar la hipótesis de que un análisis de la Novísima Recopilación permite intuir los mecanismos estructurales sobre los que se asientan las claves del control social, religioso y económico de la nación. Así llevo el tema desde la filosofía política y el debate ideológico a un terreno en el que me siento más cómodo: la teoría del Derecho. Por supuesto que sólo se trata de una hipótesis de trabajo que, sobre todo, no pretende realizar juicios morales o de valor. Aconsejo al lector, aunque ello no es absolutamente necesario, que se provea de un ejemplar de la Novísima Recopilación para contrastar los textos comentados, ya que este trabajo pretende ser un mero análisis exegético de la misma.

Page 552

2. De los judíos, la expulsión de estos Reinos y prohibición de entrar en ellos

El acontecimiento más significativo y determinante de la historia moderna de España es la expulsión de los judíos. Este hecho no fue un hecho aislado, que se agotase en sí mismo, sino que tuvo unas directas consecuencias institucionales, y determinó la obsesión por la pureza de la fe y limpieza de la sangre sobre los que, como vamos a ver a continuación, se edificó la estructura del Derecho del Antiguo Régimen.

El último libro de la Novísima Recopilación (XII), De los delitos y de las penas, trata en su título I, "De los judíos, su expulsión de estos Reinos, y prohibición de entrar en ellos". Ser judío era el primero, y seguramente el principal, de los delitos regulados en la Novísima Recopilación. La Ley II recoge la pragmática de expulsión de Don Fernando y Doña Isabel, y la pena de muerte y confiscación en que incurren "por ese mismo hecho"; pena vigente durante todo el Antiguo Régimen, pues la Ley V (Carlos IV, en 1802) reitera que se guarden "con todo rigor" las penas en que incurren los judíos por el hecho de serlo (muerte y confiscación) 1. Pero si la historia de España moderna se inicia con la expulsión de los judíos, la incidencia de este hecho en la estructura organizativa del Antiguo Régimen sólo se puede entender subrayando la'importancia estructural de los estudios de limpieza de sangre, auténtica obsesión nacional, que excluyen a los judeoconversos de cualquier cargo u oficio en la Iglesia, el Estado, los Gremios y las Corporaciones. A la expulsión de los judíos siguió durante siglos la identificación y exclusión social de las estirpes judeoconversas. Yo creo que ambos temas (la expulsión de los judíos y la limpieza de Page 553 sangre) están ligados en una raíz común y deben analizarse conjuntamente.

Al explicar las razones de la expulsión de los judios, la pragmática parece prestar especial atención al gran daño que la "participación, conversión y comunicación" con los judíos "han tenido y tienen". La conversión masiva de judíos al cristianismo cuyas causas son dudosas (quizá el proselitismo beligerante de los dominicos, las matanzas de judíos con que se cerró la Edad Media en España, etc.) crea una numerosa y boyante comunidad cristiano-conversa claramente diferenciada de la cristiana y con fuertes lazos de unión con la comunidad judía. Muchos interpretan esta comunidad de judeoconversos como "quintacolumnista" dentro del cristianismo; a nadie se le oculta que muchos de estos conversos o Anusim eran falsos conversos, sólo conversos por conveniencia, y que practicaban secretamente el judaismo (eran criptojudíos, a los apóstatas renegados se les conoce como meshdanim). Según Menéndez y Pelayo. "De tantos como habían recibido el bautismo y moraban entre nosotros, apenas había uno que fuera cristiano de veras" 2. Según Menédez y Pelayo, la fusión de "razas" fue siempre incompleta 3. Estos criptojudíos o Anusim sustentaban su fe judía en el judaismo establecido, la erradicación del cripto-jadaísmo exigía la expulsión de los judíos 4.

Page 554Pero lo más grave que no relata la Real Pragmática parece haber sido el asalto masivo y generalizado de algunos falsos conversos a las estructuras de la Iglesia. Aunque nada parece indicar que esta infiltración obedezca a un designio consciente, es lo cierto que muchos de los Anusim se introducen en la Iglesia, especialmente en las órdenes contemplativas, y continúa allí la práctica del judaismo. Descubren así con cuatro siglos de antelación el consejo de Lenin (la enfermedad infantil del comunismo) de infliltrar las estructuras dominantes en vez de enfrentarse a ellas abiertamente. A fines del siglo xv, todas las estructuras de la Iglesia y el Estado se encuentran repentinamente con un creciente número de criptojudíos en su seno. En general, la escuela histórica de la Universidad Hebrea de Jerusalem que fue iniciada por Baer, opina que ante la falsa conversión de muchos judíos la institución de la Inquisición tuvo como fin principal mantener la pureza doctrinal de la Iglesia, infiltrada en todas sus estructuras por criptojudíos 5. Yo creo que lo más importante de la historia moderna de España es que asistimos a la infiltración masiva de miembros de una ideología en las estructuras jurídicas de una ideología contraria, razón, a mi juicio, la más profunda en la Occasio legis de la expulsion. Recuérdese, por otra parte, el problema histórico que los "judaizantes" representan en el cristianismo, auténtico problema de identidad, como se manifiesta en las epístolas de San Pablo. La exigencia de un rigor represivo Page 555 ante judíos y criptojudíos fue promovida desde comienzos del siglo xv, sobre todo por franciscanos y dominicos, que denunciaban el peligro ante el que se encontraba la ortodoxia católica ante las falsas conversiones de judaizantes (p. ej., Ferrán Martínez, el franciscano Alonso de Espina, confesor de Enrique IV y Alvaro de Luna; el dominico Vicente Ferrer, etc.). Los propios conversos parecen haber sido los más radicales en denunciar sus antiguos correligionarios, como Pablo de Santamaría, antiguo rabino de Burgos, que aplaudía las matanzas de 1391 como justo castigo a la derramada sangre de Cristo, o Jerónimo de Santa Fe, que definía a los judíos como generación perversa, semen maldito, hijos del diablo. La falsa conversión era el paradigma de la "perfidia" judía. En la famosa obra Fortaletium fidei, de Aloinso de Espina (1461), se insiste especialmente en la idea de que "los lobos han entrado en el rebaño del Señor". La obsesión sobre la infiltración de la Iglesia y el Estado se encuentra también en la condena repetida de judaizantes, por ejemplo, en el Concilio de Tortosa 6, en la concordia de Medina del Campo de 1465 7 y en los numerosos motines contra judaizantes que se repiten desde 1449 8.

Page 556El antecedente inmediato de la expulsión fueron los sonados procesos de la Inquisición (1487-1490) por prácticas de judaismo dentro de la orden de los Jerónimos. Como consecuencia, los Jerónimos fue la primera orden religiosa en establecer un estatuto de limpieza de sangre (ante la sospecha y tacha de infidelidad que acompañaba a la orden por admitir a los judíos conversos) 9. La gravedad del problema de la infiltración en esa época se deduce de la insistencia con la que Torquemada reclamó a Roma la jurisdicción sobre los obispos, y aunque dicha jurisdicción le fue denegada, de hecho, Torquemada consiguió pruebas suficientes para acusar ante Roma de judaizar a los obispos de origen converso Dávila, de Segovia, y Aranda, de Calahorra. De la primera de las acusaciones no se conoce el resultado, pero Aranda fue depuesto y degradado de las órdenes, y confinado en el castillo de Sant Angelo en Roma, donde murió en el año 1500 10. Todavía en 1525, la Inquisición advertía al Papa Julio III de la infiltración de criptojudíos en la orden franciscana, y el designio de dominio total sobre la orden para volverla en bloque al judaismo 11. En el memorial de Page 557 Silíceo a Carlos V sobre el estatuto de la catedral de Toledo se insistía también en la infiltración generalizada de judíos en la Iglesia 12. Es lo más probable que muchos de los casos no llegarían a trascender por la necesidad de defender el honor de los capítulos y monasterios 13. Si el fin último de toda actuación inquisitorial era pedagógico (propaganda, escándalo y terror) y el secreto era su divisa, el boato y la ostentación del auto de fe era propio de las condenas a los laicos externos a la Iglesia, pero es lógico que se guardasen en secreto los procesos contra criptojudíos dentro de la Iglesia o en las órdenes religiosas. El problema de la identidad de la Iglesia se vive también en los países calvinistas cuya Iglesia reformada fue decisivamente influida por judeoconversos 14.

Coetánea de la expulsión y antes del fin del xv, la mayoría de las órdenes, Capítulos catedralicios y Colegios Mayores adaptan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA