El tratamiento de la mortalidad laboral en la prensa vasca (2001-2009)

Autor:José Ignacio Armentia Vizuete, José María Caminos Marcet y María Flora Marín Murillo
Cargo:Catedrático de Departamento de Periodismo. Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea/Catedrático de Departamento de Periodismo. Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea/Profesora Titular del Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad. Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea
Páginas:269-290
RESUMEN

En este artículo se analiza la evolución en el tratamiento de los accidentes laborales mortales por parte de la prensa vasca, tomando como referencia los fallecimientos ocurridos en Bizkaia en los años 2001 y 2009. Como hipótesis de partida se considera que, al contrario de lo que ha ocurrido con otras muertes violentas, como las provocadas por los atentados de ETA o por la violencia de género,... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 271

1. Introducción

En este texto se analiza la evolución en el tratamiento de los accidentes laborales entre los años 2001 y 2009 por parte de la prensa de Bizkaia. En 2001 se produjeron en dicho territorio 52 accidentes laborales mortales, según datos de Osalan, el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales. En 2009 esta cifra se redujo en un 46% hasta situarse en 28.

[VER PDF ADJUNTO]

Atendiendo a la información de Osalan, de los 52 accidentes mortales que se produjeron en Bizkaia en 2001, el 19% sucedió «in itinere», es decir en el desplazamiento entre el hogar y el puesto de trabajo; mientras que el 81% restante ocurrió durante la jornada laboral. Por sectores, los servicios (38%) fue el

Page 272

ámbito más afectado, seguido de la industria (26%), la construcción (23,8%) y la agricultura, ganadería y pesca (12,2%).

En 2009, de los 28 siniestros contabilizados, únicamente el 10,7% ocurrió «in itinere». De entre los acaecidos en el puesto de trabajo, el 36% se registró en el sector servicios, el 32% en la industria, el 28% en la construcción y el 4% en agricultura, ganadería y pesca.

Para llevar a cabo la investigación se han analizado los cuatro diarios de información general más vendidos en Bizkaia en 2009: El Correo, Deia, Gara y El País. Atendiendo a los datos de OJD, estas cuatro cabeceras copaban un 77% de la difusión en dicha provincia en 2009 y un 72% en 2001. Sin embargo, los porcentajes reales de difusión serían incluso superiores. Hay que tener en cuenta que Deia no figuraba en 2001 en los controles de dicho organismo, mientras que Gara no se ha sometido en el periodo estudiado al escrutinio de la OJD. Teniendo en cuenta este hecho, el porcentaje real de ventas alcanzado por estos medios podría superar el 80% durante el periodo analizado, lo que supone una muestra suficientemente representativa de los medios impresos en el territorio vizcaíno.

En cuanto a la audiencia de los periódicos consultados, las cifras de EGM se refieren a Comunidades Autónomas, por lo que se incluyen los datos de los me-

[VER PDF ADJUNTO]

Page 273

dios editados en Guipúzcoa y Álava. Aun así, la audiencia global de la muestra elegida abarcó al 66% aproximadamente de los lectores vascos en 2009 y al 75% en 2001, tal y como puede verse en la tabla 2.

[VER PDF ADJUNTO]

Nuestra hipótesis de partida, a la hora de afrontar este estudio, es que, al contrario de lo que ha podido ocurrir con el tratamiento de otras muertes violentas, como las causadas por el terrorismo de ETA o las derivadas de la violencia de género; no se han producido cambios realmente significativos a la hora de abordar informativamente los fallecimientos consecuencia de los accidentes laborales. Las víctimas de la siniestralidad laboral podrían considerarse, desde este punto de vista, como una de las grandes olvidadas de los medios. Excepcional-mente aparecen en las portadas, son tratadas de forma anónima y apenas generan comentarios de opinión.

2. Método

Como ya se ha señalado, el presente estudio aborda el tratamiento dado por los cuatro medios señalados a los accidentes laborales en 2001 y en 2009. Se ha atendido fundamentalmente a los siniestros ocurridos en Bizkaia, si bien prensa también recogió percances acaecidos en otros territorios cuando las víctimas de los mismos eran vizcaínos. Como excepción a lo anterior, se ha incluido en el análisis el infortunio sufrido por cuatro operarios guipuzcoanos en Alsasua cuando se dirigían a su puesto de trabajo. El hecho de que entre los fallecidos se

Page 274

encontrase un antiguo pelotari profesional influyó en que la noticia alcanzase un especial eco en la prensa.

Mientras que en 2009, los cuatro diarios coinciden en el número de accidentes mortales (9) seleccionados, en 2001 dicha cifra oscila entre los 14 y los 16 en función del periódico seleccionado.

Teniendo en cuenta los datos facilitados por Osalan, Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales, en su Resumen estadístico de la siniestralidad laboral en el País Vasco, se ha realizado un análisis hemerográfico de los cuatros diarios señalados relativos a la totalidad de los años 2001 (primero del que Osalan ofrece cifras) y 2009.

Precisamente, la Directora de Osalan, Pilar Collantes, destacaba en una carta dirigida al Director del periódico El Correo, el importante papel de la prensa a la hora de alertar a la sociedad sobre la adopción de medidas de prevención ante los riesgos laborales: «Todos somos responsables de promover en la opinión pública una mayor concienciación en la siniestralidad y en la salud laboral, y los medios de comunicación son clave para ello1». El motivo de la misiva era la publicación por parte del citado diario de una gran foto en portada, titulada «Colgados por Bilbao», en la que 11 trabajadores que participaban en la construcción de la torre de Iberdrola aparecían sentados en una viga suspendida sobre el vacío, en una emulación de la célebre imagen de Charles C. Ebbets, denominada «Lunchtime Atop a Skycraper». Según Pilar Collantes, el hecho de que no quedase claro que la fotografía de El Correo se tratase de un montaje podía entenderse como una banalización del riesgo laboral de los trabajadores protagonistas de la escena.

La ficha elaborada para afrontar nuestro análisis hemerográfico se ha fijado en los siguientes aspectos:

— Mención o no del accidente laboral mortal en la portada.

— Sección en la que se incluye la noticia.

— Si es el tema que abre página.

— Número de columnas del titular.

— Presencia o no de fotografía. Contenido de dichas fotografías.

— El texto va firmado o no.

— Género utilizado.

— Empleo de algún despiece o bloque complementario.

— Superficie total del texto (se contemplaron tres posibilidades: hasta un 25% de la página, entre un 25% y un 75%, más de un 75%).

Page 275

El análisis de las páginas de los diarios ha sido completado con un cuestionario enviado a los sindicatos ELA-STV, CC.OO., UGT y LAB con el fin de conocer su percepción respecto al eco que los accidentes laborales mortales encuentran en los medios de comunicación. Dicho cuestionario fue enviado en febrero de 2011 y constaba de las siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo valoran el tratamiento que la prensa ofrece de los accidentes laborales?

  2. ¿Consideran que se ha producido alguna evolución en los últimos años en el tratamiento que reciben los medios?

  3. ¿Piensan que los accidentes laborales deberían recibir un tratamiento específico?

  4. ¿El tratamiento que los medios ofrecen de los accidentes laborales ayuda a la prevención de los mismos? ¿Sería deseable una mayor implicación de los medios en esta labor preventiva?

  5. Alguna otra cuestión que quieran comentar a este respecto.

Todas las centrales sindicales consultadas respondieron a dicho cuestionario a lo largo del mes de marzo de 2011.

En cuanto a los estudios previos de referencia, hay que citar como antecedente fundamental la investigación realizada por Nuria Vilela, titulada «Los accidentes laborales en la prensa escrita. Análisis y evolución. 1997-2007», publicada en la revista La Mutua, en el que se analizan las noticias sobre este tipo de siniestros recogidos por la prensa editada en Madrid (incluida en 1999 la edición madrileña de La Vanguardia) y las agencias EFE y Europa Press. Como explica esta autora, «un accidente descontextualizado, reducido al parte de emergencias y desligado de todas aquellas circunstancias que lo explican, es un mero suceso incomprensible, trágico, inevitable. No hay nada que añadir sobre él por lo mismo que no tiene ningún interés abundar en la vida y circunstancias del peatón que fortuitamente o por un despiste ha sido atropellado (Vilela, 2008, p. 82)».

Este es precisamente, como veremos en nuestro estudio y señalan también los representantes sindicales, uno de los problemas de las muertes laborales: la des-contextualización. El tratamiento que reciben estos siniestros es muy similar al que se da a otro tipo de accidentes «fortuitos» como pueden ser los de tráfico. Sin embargo, el elevado número de víctimas mortales que se produce cada año en los centros de trabajo requiere una reflexión más profunda sobre las verdaderas causas de estas muertes, a menudo atribuidas en primera instancia a un descuido del propio trabajador o a un imprevisible fallo en algún sistema de seguridad.

Nuria Vilela subraya este hecho cuando señala que «en las informaciones sobre accidentes, los trabajadores mueren de mil formas, sepultados, electrocutados, aplastados, descoyuntados, atrapados o ensartados, pero siempre sin causa

Page 276

aparente (2008, p. 83)». No obstante, en las conclusiones de su trabajo Vilela, sí que observa una cierta evolución en el periodo analizado: «las noticias sobre accidentes laborales no sólo han ido ocupando más espacio, lo que sin duda denota un mayor interés y preocupación por el tema. También informan más, especialmente sobre las circunstancias o las causas que concurren en los accidentes. Su contextualización, gracias fundamentalmente al papel de denuncia jugado por los sindicatos convierte el accidente en algo más que un suceso a cuantificar en una estadística (Vilela, 2008, p. 102)».

A la hora de buscar referentes anteriores, hay que citar el estudio realizado por Alejo Fraile y Javier Bustamante (2001) sobre «La salud de los trabajadores en los medios de comunicación» en el que se analiza el periodo comprendido entre 1991 y 2000. Entre las conclusiones de dicho análisis, se destaca que «el carácter «sensacionalista», dedicado a informar de daños ya producidos, característico hasta 1993, se ha ido transformando en más «informativo», y sobre todo más «activo», al dedicarse a reflejar actividades, realizadas o por realizar, para evitar aquellos daños. Hay que destacar las noticias referidas a las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA