El caso fortuito y la fuerza mayor, por Francisco Soto Nieto

Autor:Fernando Muñoz Cariñanos
Páginas:1023-1024
 
EXTRACTO GRATUITO

El caso fortuito y la fuerza mayor, por Francisco Soto Nieto. (Ediciones Nauta. Barcelona, 1965.)-

Page 1023

Si el hombre está obligado a todo aquello a que quiso comprómeterse no debe estarlo a nada que se realice en contra de su voluntad;-Este ha de ser, nos dice el autor el punto de partida para- el estudio del «caso fortuito» y-la «fuerza-mayor», estudio que inicia con loaPage 1024rasgos definidores que contornean la roción de ambas figuras y dé las diferencias que a la luz de la jurisprudencia y la doctrina las separan. Ni la doctrina negativa de la inexistencia de culpa, ni la positiva de la imprevisibilidad o inevitabilidad de los hechos son capaces por si solas de ofrecernos un concepto adecuado del «caso fortuito» y la «fuerza mayor», dado que los dos aspectos negativo y positivo, subjetivo y objetivo se complementan y yuxtaponen en uno y otra. Sin tomar partido, resume las diversas teorías formuladas en torno a su distinción, cuestión ésta que no deja de tener interés, pues la legislación positiva alude en ocasiones al efecto exculpatorio de uno de los dos eventos con exclusión del otro.

Analiza a continuación las condiciones o requisitos que han de concurrir para que el «caso fortuito» y la «fuerza mayor» tengan virtud de exoneración: hechos imprevisibles o previstos, pero inevitables; imposibilidad de cumplimiento; inimputabilidad del obligado; y finalmente realización por la parte obligada de actos que eviten la agravación de los efectos del evento fortuito. En forma casuística y iruy detallada recoge aquí los numerosos supuestos considerados por la jurisprudencia del Tribunal Supremo, llegando a la conclusión de que la extinción de la relación obligatoria y consiguiente liberación del deudor sólo puede tener lugar cuando concurre la más absoluta inimputabilidad en el mismo.

La segunda parte de su estudio está dedicada por el autor a determinar los efectos característicos del caso fortuito y la fuerza mayor; y el alcance de la exoneración de responsabilidad, que se predica como reflejo inmediato de aquellos acaecimientos. La llamada doctrina de los riesgos en los contratos sinalagmáticos, ocupa dentro de ella una atención preferente, dado el apasionante interés que por sus repercusiones prácticas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA