Apéndice III: Ejercicios prácticos

 
EXTRACTO GRATUITO

La importancia del comentario de texto en la enseñanza de la Historia, y particularmente en la enseñanza de la Historia del Derecho, está fuera de cualquier duda, ya que es un instrumento que estructura la mente del alumno y le permite salirse del encorsetamiento de la pregunta y dar rienda suelta al razonamiento e interrelación de los conocimientos sobre la disciplina, proyectando de forma más clara la asimilación de los contenidos.

Sin embargo, por su amplitud, los comentarios pueden desbordar al alumno que pretenda analizar todos los extremos tratados en el texto y ésta es la razón para establecer las pautas bajo las que se debe realizar el comentario, que en síntesis serían:

- El comentario externo del texto se centra en el estudio mismo de la fuente: naturaleza de la fuente (ley, literatura jurídica, documento en el que se aplica el Derecho), autor, circunstancias históricas, políticas o sociales, ámbito cronológico y geográfico de aplicación, materia, etc.

- El comentario interno, va dirigido especialmente al estudio de las instituciones jurídicas a las que se refiera o regula el texto, analizándolas y exponiendo un comentario sobre ellas.

Basándonos en esta técnica vamos a presentar varios modelos, especificando con el manual del profesor Escudero lo que el alumno debería comentar en cada uno de ellos, para que se oriente y simplifique su tarea en el estudio de la materia:

PRIMER TEXTO

CONCESIÓN GENERAL DE LA CIUDADANÍA ROMANA (a. 212): «El emperador Cesar Marco Aurelio Severo Antonino Augusto, dice: Es menester ante todo referir a la divinidad las causas y motivos (de nuestros hechos); también yo tendría que dar gracias a los dioses inmortales porque con la presente victoria me honraron y guardaron a salvo. Así, pues, creo de este modo poder satisfacer con magnificencia y piedad su grandeza al asociar el culto de los dioses a cuantos miles de hombres se agreguen a los nuestros. Otorgo, (pues) a todos cuantos se hallen en el orbe de la ciudadanía romana, sin que quede nadie sin una ciudadanía, excepto los dediticios. En efecto conviene que todos, no sólo contribuyan en todo lo demás, sino que participen también en la victoria. Y esta constitución nuestra muestra la grandeza del pueblo romano» (Constituto Antoniniana).

Comentario externo

Análisis de la fuente: El texto recoge una constitución imperial que regula la concesión general de la ciudadanía romana a todos los habitantes del Imperio.

Supone la culminación del proceso de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA