Alvarado Planas, Javier (coordinador) Los Fueros de Sepúlveda. I Symposium de estudios históricos de Sepúlveda. Editorial Universitaria Ramón Areces, Universidad Nacional de Educación a Distancia

Autor:Dionisio Perona
Páginas:1077-1079
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 1077

Alvarado Planas, Javier (coordinador) Los Fueros de Sepúlveda. I Symposium de estudios históricos de Sepúlveda. Editorial Universitaria Ramón Areces, Universidad Nacional de Educación a Distancia, Madrid, 2005, 384 páginas.

Esta publicación son las actas del I Symposium de Estudios Históricos de Sepúlveda «Los Fueros de Sepúlveda: Historia y Tradición», que tuvo lugar durante la segunda semana de octubre de 2004, dirigido por el catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones Dr. D. Javier Alvarado Planas. La edición de las actas conmemora el DCC aniversario de la confirmación de los Fueros por Fernando IV, la concesión del Fuero extenso romanceado de 1305.

Esta obra nos pone en contacto con el «hombre de frontera» de la Castilla medieval y una de sus creaciones más revolucionarias: los Fueros de Sepúlveda. Esta villa se convirtió en capital y cuna de un derecho privilegiado que se extendería por el sur del Duero. Un derecho de gran trascendencia para comprender el fenómeno repoblador en el tránsito de la Alta a la Baja Edad Media. Como el propio Alvarado nos recuerda, «Sepúlveda personificó, así, al hombre de frontera, aguerrido, recio, austero y, sobre todo, libre. Durante décadas, esos llamados buenos fueros de Sepúlveda o iura optima contribuyeron a forjar la mentalidad castellana».

Menéndez Pidal de Navascués defendió la ponencia «Emblemática medieval castellana», mostrando «el brillantísimo esplendor emblemático alcanzado en la Castilla del siglo XIII»; sin embargo, para comprender este importante fenómeno, se remonta al siglo xi. El empleo del nombre único es sustituido por una denominación doble. Los sellos también cambian en esta época al validar los documentos. Comienza la «implantación de un sistema emblemático de singulares características, más tarde llamado heráldico, que habría de alcanzar una extraordinaria difusión en la Europa occidental cristiana a partir del tercio central del siglo XII». Este sistema emblemático nace para expresar una identidad personal, para adscribirse a la jurisdicción señorial y al linaje. Los emblemas recogen la personalidad social de aquél a quien representan y comienzan a hacerse hereditarios. Es un fenómeno de alcance europeo, como bien deja claro Menéndez Pidal de Navascués, para centrarse después en el caso castellano.

El profesor Gambra Gutiérrez en su ponencia «Alfonso VI y la repoblación de Sepúlveda» destaca la importancia del Fuero Breve o Latino de Sepúlveda...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA