Renuncia o transacción sobre la legítima futura

Autor:Xavier O'Callaghan
Cargo del Autor:Magistrado del Tribunal Supremo. Catedrático de Derecho Civil
 
EXTRACTO GRATUITO

Dentro del concepto de intangibilidad de la legítima, como falta de disponibilidad de la misma, se ha visto la relativa al propio causante; en cuanto a la intangibilidad o falta de disponibilidad por los legitimarios, se concreta a los actos de éstos anteriores a la apertura de la sucesión (muerte del causante) lo cual es también expresión de la prohibición de los pactos sucesorios, que proclama con carácter general el artículo 1271, párrafo 2.º (1).

Expresión de la intangibilidad referida a los legitimarios es la interdicción de la renuncia o transacción sobre la legítima futura, que prohíbe expresamente el artículo 816 que dice: toda renuncia o transacción sobre la legítima futura entre el que la debe y sus herederos forzosos (quiere decir legitimarios) es nula y éstos podrán reclamarla cuando muera aquél; pero deberán traer a colación lo que hubiesen recibido por la renuncia o transacción.

En cuanto a la renuncia (2), ésta es un negocio jurídico unilateral, por lo que el texto legal al decir entre el que la debe y su legitimario se refiere sólo a la transacción; igualmente parece que traer a colación lo recibido por la renuncia no tiene sentido y se refiere sólo a la transacción, pues la renuncia es unilateral y gratuita; sin embargo, puede ocurrir —y ocurrirá con frecuencia— que a la renuncia unilateral y gratuita le ha precedido un negocio previo por el que el legitimario se obliga a renunciar a cambio de una contraprestación; la sanción de nulidad alcanza no sólo a la renuncia, sino también al negocio previo.

En cuanto a la transacción, ésta es un contrato que se contempla como celebrado entre causante y legitimario y cae también en el ámbito de la prohibición.

La sanción que se prevé para la renuncia o transacción sobre legítima futura es de nulidad absoluta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA