La gestión y tecnología ambiental como instrumentos para la protección del medio ambiente

Autor:Francisco Serrano Bernardo - José Luis Rosúa Campos
Cargo del Autor:Dpto. Ingeniería Civil. Área de Tecnologías del Medio Ambiente. Universidad de Granada
Páginas:3-46
RESUMEN

I. Introducción.- I.1. Principios de gestión y tecnología ambiental.- II. Herramientas de gestión y tecnología ambiental. II.1. Evaluación de Impacto Ambiental y Evaluación Ambiental Estratégica. II.2. Prevención y control integrado de la contaminación. II.3. Sistemas de Gestión Ambiental y Eco-auditorías. 1. Sistemas de Gestión MedioAmbiental (SGMA). 2.Auditorías medioambientales (Eco-auditorías)... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 3

I Introducción

La aparición de nuevos instrumentos al servicio de las recientemente denominadas «políticas de desarrollo sostenible», ha aumentado considerablemente en los últimos 30 años, especialmente a partir de la celebración de la Conferencia de Estocolmo en 19721

Page 4

(ONU, 1972), hasta el día de hoy, y en todos los ámbitos (internacional, estatal, regional, supralocal y/o local). Estos instrumentos, pretenden dar respuesta a las tres dimensiones del encuadre teórico del desarrollo sostenible2(WCED, 1987), (ambiental, social y económica), integrando, por tanto, aspectos, ambientales, sociales, económicos, humanos, tecnológicos, políticos y culturales, que deben acotarse en el marco de una estrategia integrada y global, que oriente las adaptaciones necesarias que han de tenerse en cuenta en la gestión y planificación, tanto pública como privada. Por ello, para la correcta gestión ambiental, se hace imprescindible la presencia de diferentes instrumentos jurídicos, acompañados de otros económicos y/o fiscales, que permitan el avance de nuestros sectores productivos y su innovación tecnológica o la reorientación de las pautas de consumo, acercándolas lo máximo posible hacia la sostenibilidad3. Es necesario, por tanto, elaborar políticas de «Gestión Integrada de la Calidad Ambiental», que sean capaces de completar, clarificar y actualizar los marcos normativos vigentes en materia de medio ambiente y regular nuevas herramientas de protección ambiental que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos. Estas nuevas políticas, asimismo, deben garantizar la participación social y el acceso de los ciudadanos a una información ambiental objetiva y fiable4, así como la

Page 5

formación, educación y concienciación en la necesidad de la protección del medio ambiente. La gestión ambiental sostenible, también debe incluir la exigencia de formular y ejecutar nuevos instrumentos de prevención ambiental, aplicables a determinadas actividades económicas con incidencia en el medio ambiente, especialmente, aquellas con un alto potencial contaminante, que deben introducir el principio del «enfoque integrado», o «prevención y control integrados de la contaminación»5. Asimismo, es necesario que las nuevas tecnologías6, establezcan garantías básicas de protección de la calidad del aire, agua y suelo. De igual manera, es muy importante promover el ejercicio de la responsabilidad compartida entre las Administraciones Públicas y la sociedad en la protección del medio ambiente, potenciando el desarrollo de instrumentos y mecanismos para el ejercicio de dicha responsabilidad7. Otra forma de gestión sostenible, debe consistir en el establecimiento de las bases necesarias para el uso de instrumentos económicos que permitan internalizar los costes ambientales e incentivar el desarrollo de actividades con una menor incidencia ambiental (COLOMBO et al., 2007; CALATRAVA-REQUENA, 2009). Finalmente, se debe racionalizar y completar el régimen de vigilancia e inspección, de infracciones y sanciones, y establecer, asimismo, un sistema de responsabilidad e indemnización por daños al medio ambiente8. Todas estas políticas, deberán estar obviamente, inspiradas en principios

Page 6

generales de coordinación, cooperación y colaboración, responsabilidad compartida, información, transparencia y participación, promoción de la educación ambiental e integración, así como en los específicos de adaptación al progreso técnico, prevención y cautela, con el denominador común todos ellos de la utilización racional y sostenible de los recursos naturales.

I 1. Principios de gestión y tecnología ambiental

En la actualidad, prácticamente todas las herramientas de gestión y tecnología ambiental a disposición de cualquier organización (e incluso cualquier ciudadano), se suelen basan en todos o algunos de los siguientes seis principios fundamentales enunciados en su momento por la Directiva 96/61/CE del Consejo, de 24 de septiembre de 1996, relativa a la prevención y al control integrados de la contaminación9y que podrían ser considerados como «Principios-Guía de las buenas prácticas de gestión ambiental en la Unión Europea». Estos principios son los siguientes:

1) Principio de Cautela y Acción Preventiva. Con la ayuda de las Mejores Técnicas Disponibles (MTDs), la aplicación de la tecnología adecuada en determinadas actividades puede garantizar unos valores máximos de contaminación (denominados técnicamente como Valores Límites de Emisión (VLEs)) que ayuden a establecer políticas de prevención de impactos evitando de esa manera que éstos se produzcan.

2) Principio de Corresponsabilidad. Este principio tiene relación con otro muy conocido históricamente en materia ambiental que dice «quien contamina, paga», aunque en este caso habría que ampliarlo y decir asimismo que también «quien consume, paga»10. De esta forma, tanto el titular de una instalación como

Page 7

el usuario final deben asumir el gasto que representa en ocasiones participar de una correcta gestión ambiental, aunque, por supuesto, estos costes deben venir respaldados por las autoridades competentes que velan por la protección del entorno.

3) Principio de Subsidiariedad. Tal y como se ha comentado en el punto anterior, son las autoridades competentes de cada uno de los Estados miembros, las encargadas de efectuar todos los trámites, así como conceder permisos. De esta forma, adoptan las disposiciones necesarias para que quede garantizado que el titular de una instalación se ajusta a los principios generales de determinadas obligaciones y basta con que las autoridades competentes tengan en cuenta esos principios en el momento en que establezcan las condiciones de autorización o permiso.

4) Principio de Acceso a la información y a la participación pública. El acceso a la información y a la participación pública en materia medioambiental11queda garantizado para el control de toda actividad o instalación que pueda generar una actividad contaminante, por lo que se puede ser parte implicada en los procesos de toma de decisiones. Asimismo, las autoridades competentes de cada país miembro recogen datos sobre complejos industriales en distintos puntos de la UE con la intención de poner a disposición de la opinión pública un registro europeo de emisiones y transferencias de contaminantes12. Así, por ejemplo, los complejos industriales deben comunicar información sobre sustancias contaminantes emitidas al aire, agua y suelo e informar sobre las emisiones accidentales, emisiones de fuentes

Page 8

difusas y la transferencia de residuos fuera de los complejos industriales (MARM, 2010).

5) Principio de fomento de medidas a escala internacional. Algunos de los más importantes instrumentos de gestión y tecnología ambiental, como pueden ser los Sistema de Gestión Medioambiental (SGMA) basados, por ejemplo, en la norma europea EMAS13 o en la norma internacional ISO 14001:200414, vienen a completar la actual legislación sobre prevención y control de la contaminación, especialmente procedente de las instalaciones industriales, pero también de cualquier otra organización15(AENOR, 2004), permitiendo establecer políticas de mejora continua en materia de gestión ambiental que puedan ser comunes y aplicables en cualquier país, sector económico o entidad económica.

6) Principio de integración. Posiblemente todos los anteriores principios puedan incluirse dentro de éste. El objetivo de un enfoque integrado en la aplicación de los instrumentos de gestión y tecnología ambiental no es más que el de evitar, en la medida de lo posible, las emisiones de contaminantes a los tres medios (Aire (atmósfera), agua y suelo) tomando además en consideración la gestión de los residuos, y, cuando ello no

Page 9

sea evitable, reducirlas al mínimo, así como adoptar otras medidas en formación, educación y concienciación ambiental, que permitan alcanzar un elevado grado de protección del medio ambiente en su conjunto. Asimismo, y como establece la Directiva 2008/1/CE, y en relación además con el principio anterior, «la puesta en práctica de un enfoque integrado para disminuir la contaminación exige una actuación a nivel comunitario, a fin de modificar y completar la actual legislación comunitaria sobre la prevención y el control de la contaminación».

II Herramientas de gestión y tecnología ambiental

A partir de los principios desarrollados en el punto anterior, se pretenden esbozar a continuación de forma resumida, algunos de los más importantes instrumentos de gestión y tecnología ambiental con los que se cuenta actualmente, estando algunos de ellos regulados por un extenso marco normativo de obligado cumplimiento16, y otros que son de aplicación voluntaria pero que ayudan considerablemente a mejorar la política ambiental empresarial.

[VER PDF ADJUNTO]

Figura 1: Algunos de los instrumentos más importantes de prevención, gestión y tecnología ambiental aplicados a empresas y administraciones.

Page 10

II 1. Evaluación de Impacto Ambiental y Evaluación Ambiental Estratégica

La exigencia de una evaluación ambiental de las actividades que potencialmente pueden causar impacto negativo sobre el medio ambiente, apareció en el marco internacional hace ya más de 30 años (GARMENDIA et al., 2005)17. En esta línea de actuación, la Evaluación de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA