Formularios de Procedimiento Administrativo, de P. González Salinas.

Autor:José María Chico y Ortiz
Páginas:311-312
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 311

    GONZÁLEZ SALINAS, P.: Formularios de Procedimiento Administrativo, Civitas, 1990.

No se si a la "saga" de los González Pérez-Salinas les he hecho recensión de esta obra que ahora aparece en su tercera edición, pero sea cualquiera la realidad, lo cierto es que me llega al despacho de "recensiones" y como las que he hecho en mi vida son muchas y mi memoria "veranea" quiero creer que es nueva para mi, por lo menos está al día que no es poco en este mundo normativo muy semejante a la carretera amazónica, donde en cuanto te descuidas la jungla invade la calzada, allí como una protesta a la agresión de la naturaleza y aquí por la inseguridad que ofrece un sistema legislativo hecho a trozos, con remiendos y sembrado de inseguridad y lagunas.

Me ha preocupado mucho esa pregunta que los entrevistadores hacen a los personajes a los que se acercan micrófono en mano y que consiste en la dicotomía del ¿Usted estudia o trabaja? Pregunta que lleva consigo todo un posible lastre de diferenciación social, pero de la que echan mano los entrevistadores como esencial para centrar al personaje. Pues bien, yo creo que esa pregunta que trata de diferenciar el trabajo del estudio es muy semejante a la posible diferencia existente entre la "teoría y la práctica". No creo que pueda concebirse un trabajo bien hecho sin un previo estudio o experiencia, lo mismo que entiendo que el estudio supone un trabajo impresionante. Todo ello admitiendo que si el cuerpo humano se estructura en cabeza, tronco y extremidades y cada uno trabaja con lo que puede, es evidente que aún tratándose de estas últimas, hay que estudiar para trabajar con ellas. Por ello teoría y práctica se complementan, pues una teoría sin práctica sirve especulativamente, pero sin traducción a la realidad, lo mismo que una práctica que no se apoya sobre un conocimiento teórico no es fiable.

Esta última conclusión me sirve para centrar el libro de formularios que traigo a recensión, ya que en el mismo no se limita el autor a ofrecer un conjunto de formas administrativas de escritos, sino que se trata de unos formularios que se ajustan a la "forma de validez" que exige la norma y, entre ellas, las diferentes orientaciones que marca la Orden del Ministerio de la Presidencia del Gobierno de 7 de julio de 1986 (con procedente en el D. Ley 1/1986, de 14 de marzo). Cada uno tiene, como dice el padre del autor en el primer prólogo de la obra, su manera o su "formulario", pero es evidente -y yo soy...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA