Conclusiones

Páginas:247-255
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 247

No cabe ninguna duda de que hoy en día existe una ineludible evidencia de la relación de los aspectos temporales con la salud de las personas. Además, asumido el tantas veces mencionado concepto de salud de la OMS, resulta obligada la referencia no ya sólo a componentes biológicos, sino psicológicos y sociales. Dentro de estos aspectos sociales, la propia sociedad en la que nos encontramos inmersos, los patrones ambientales, culturales y socioeconómicos (de forma general, y a través de las desigualdades interindividuales que pueden producirse en estos patrones) contribuyen en gran medida a ese estado de salud. Esta influencia de la sociedad en nuestra salud puede ser directa (p.ej. efectos de los factores ambientales) o bien, en otras ocasiones, indirecta (p.ej. a través de los estilos de vida, de los comportamientos saludables vs. no saludables).

El desarrollo de la vida del ser humano no es ajena a los aspectos temporales. A nivel biológico, la vida se desarrolla mediante la integración de ciclos repetitivos denominados ritmos biológicos, ritmos que varían en duración y frecuencia, ritmos que evolucionan y cambian según la edad del individuo. Por otro lado, las alteraciones psicoemocionales se asocian con cambios estacionales e incluso climáticos. La ecología, igualmente, pone de manifiesto la importancia del factor tiempo en la influencia de la vida en la Tierra. Aparte de los cambios mayores, los cambios menores, regulares, establecen ciclos en la Tierra (estaciones, ciclo día-noche...) que regulan los hábitos migratorios, reproductivos y existenciales de muchas especies.

En este contexto, la vida cotidiana es el espacio y tiempo en que se manifiestan de forma inmediata y directa las relaciones que los hombres establecen entre sí y con la naturaleza en función de sus necesidades. Dentro de esta vida cotidiana podemos distinguir tres facetas (trabajo/estudio, familiar, ocio). La vida de las personas y por tanto de la sociedad se desarrolla en un marco temporal, es por ello que los análisis de tiempo desempeñan un papel importante en los estudios sociales.

Desde los trabajos pioneros llevados a cabo en Europa y EE.UU, hasta los realizados en la década de los 70 por la Internacional Association for Time Use Research y en los noventa en el marco de EUROSTAT, se ha promovido el conocimiento a nivel internacional sobre el uso del tiempo. En España, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) fue el pionero en este sentido. En la actualidad, podemos hablar de una larga serie de estudios sobre el Uso del Tiempo, estudios comparativos entre diferentes países que permiten ver las diferencias existentes entre hombres y mujeres respecto al trabajo remunerado y no remunerado (respecto a su cuantía, distribución horaria, tiempos de descanso y desplazamientos), incluyendo también las comparaciones relativas al estado civil.

Page 248

Aparte de las evidentes diferencias que los anteriores estudios ponen de manifiesto en función de las variables sociodemográficas mencionadas, y en particular a las diferencias entre hombres y mujeres, lo cierto es que una conclusión común de estos estudios es la importancia de los aspectos sociales en la organización temporal de la vida cotidiana a la que hacíamos referencia. Si tal y como comentábamos al principio, la salud se ve influida por aspectos sociales, no cabe ninguna duda de que el tiempo como factor casual de la salud de las personas, se ve afectado igualmente por esas mismas variables sociales. De estos posibles agentes sociales, el trabajo ha sido uno de los más estudiados. La relevancia de su estudio tal vez venga dada por la notable influencia sobre el resto de las facetas de la vida cotidiana (familia y ocio), de manera que los aspectos temporales de la actividad laboral condicionan o incluso determinan la distribución temporal del resto de la vida cotidiana.

En este contexto, las cuestiones relativas a la ordenación del tiempo de trabajo han adquirido en los últimos años un protagonismo inusitado por las distintas vertientes sobre las que se proyecta y con las que interactúa. De ellas, se han destacado los problemas que ocasiona la conjugación del binomio: horario de trabajo-vida personal y familiar, utilizando como mecanismo de medición, las soluciones implantadas vía negociación colectiva.

La flexibilización de la ordenación legal del tiempo de trabajo, fruto de diferentes reformas legislativas, ha tenido efectos beneficiosos en la economía nacional, pero también ha generado nuevos problemas derivados de una ineficaz gestión del tiempo de trabajo, bien por voluntad empresarial, bien por decisión unipersonal del trabajador, o como consecuencia de ambas concepciones. Dado que en los trabajos de los distintos autores se han aportado soluciones parciales a los distintos aspectos sobre los que se proyecta el problema, parece conveniente sistematizar las mismas de forma conjunta, a modo de oferta a quienes tienen la potestad de implementarlas, o simplemente de reflexión que permita, en otras instancias, idear soluciones.

La "racionalización" del tiempo de trabajo supone una forma de organización del sistema productivo que persigue la obtención de mayores rendimientos. Dicho objetivo económico tiene su contrapeso en el mantenimiento de los derechos -"sociales"- de los trabajadores, que se sienten en la necesidad de cumplir con sus obligaciones laborales al mismo tiempo que necesitan compaginar éstas con el desarrollo de su vida extralaboral -familiar, personal-. Como eje de esta imaginaria balanza, se sitúa la actual regulación -flexibilizada que no desregulada- del tiempo de trabajo. Las reformas laborales de 1994 y 2001 -de las que derivan el actual marco jurídico del tiempo de trabajo- optaron por un equilibrio consistente en otorgar mayor poder empresarial para disponer del tiempo de la fuerza de trabajo de forma flexible, a la vez que se intentaban paliar los problemas derivados de dicha regulación con mecanismos negociados en atención a las particularidades de cada sector productivo. La negociación colectiva tomó, de

Page 249

este modo, un protagonismo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA