Daños producidos a traves de las nuevas tecnologías

Autor:Ángel Acedo Penco
Cargo del Autor:Doctor en Derecho. Profesor de Derecho civil. Facultad de Derecho. Universidad de Extremadura
Páginas:174-180
RESUMEN

2.9.1. Una aproximación a la responsabilidad en general por el contenido de las páginas webs que ocasionan daños a las personas 2.9.2. La responsabilidad en materia de nuevas comunicaciones regulada en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 174

2.9.1. Una aproximación a la responsabilidad en general por el contenido de las páginas webs que ocasionan daños a las personas

Pese a la facilidad de su utilización y acceso a internet, así como a Page 175 la universalización de su uso por la población, de todas las edades y niveles socioeconómicos y culturales, sin embargo, existe un gran desconocimiento acerca de la enorme responsabilidad que tienen los usuarios de este nuevo medio de transmisión y recepción de datos, sonidos e imágenes.

En la actualidad, afortunadamente, internet se ha convertido en un prodigioso medio de comunicación a través del cual la casi totalidad de la población mundial puede acceder a cualquier tipo de información, siendo necesarios tan sólo dos requisitos: el primero es que alguien haya puesto en internet esa información, es decir, la haya elaborado técnicamente y la ponga a disposición de todo usuario que se conecte a la red; el segundo, más accesible a todos, es que cualquier persona se conecte a internet y acceda a aquella información o contenidos que el primero elaboró.

Internet viene a ser como una especie de inmenso tablón de anuncios en el que todos podemos poner ("colgar") nuestros carteles y donde todo el mundo, ya esté en Mérida o en Tokio, puede conocerlos.

Sin embargo, en el tablón de anuncios tenemos limitación de espacio y sólo lo pueden ver quienes estén cerca del mismo o pasen por allí, en internet la información que puede ponerse es prácticamente infinita, no existe limitación de espacio, ni de contenidos, y además, podemos acceder a todo desde nuestra casa, disponiendo tan sólo de un simple ordenador y una conexión telefónica.

Se podría decir que hoy día, gracias a internet, quien sepa leer y escribir, usando un ordenador con un teléfono cerca, dispone de un medio de comunicación capaz de llegar a cualquier rincón del planeta. Esto, naturalmente, es algo realmente maravilloso, por ser económico, eficaz y al alcance de cualquiera. Sin embargo, convirtiéndose en algo doméstico, tal vez no todo el mundo conozca que también tiene sus limitaciones que el Derecho de todos los países impone.

Hay países donde la prohibición de acceso ha venido siendo casi absoluta, castigándose con severas penas de prisión el conectarse a internet, o restringidos sus contenidos por los gobiernos respectivos. Pero en las sociedades democráticas el acceso es libre, si bien existen limitaciones legales, no tanto para los usuarios que acceden a los contenidos, como para quienes ofrecen estas informaciones a la red.

Como tantas veces ocurre en nuestra sociedad, hoy día ya casi cualquier niño de secundaria es capaz de elaborar una página web y colgarla en un servidor gratuito desde su casa, poniendo los contenidos que desee, pero no todo el mundo conoce la responsabilidad grave en la que puede incurrir cuando la información ofrecida pueda dañar a otras personas. Una de las formas más elementales de causar daño a terceras personas es Page 176 mediante la difusión de mensajes injuriosos o calumniosos amparándose en el anonimato con la infantil pretensión de que la conducta quede impune.

Pero la Ley y el Derecho han establecido mecanismos eficaces para la atribución de responsabilidad por los contenidos introducidos en internet estableciéndose una equiparación entre los proveedores de acceso o albergue y los editores, pues ambos proporcionan el soporte material que permite a los autores la divulgación de los contenidos generados. Así los prestadores de servicios de información, deben responsabilizarse de los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA