Libros

Páginas:227-231
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 227

Un largo termidor La ofensiva del Constitucionalismo Antidemocrático

Gerardo Pisarello. Ed. Trotta. Madrid, 2011. 222 pp.

Este libro emprende un largo viaje en búsqueda de la democracia como fórmula lingüística que resume la capacidad de autogobierno de la mayoría de la sociedad sin sumisión a una minoría que detente el poder político y económico. Es un viaje que se plantea desde el tiempo presente como una forma de entender mejor las aspiraciones de las clases subalternas, de los desposeídos y de los trabajadores y trabajadoras a unas condiciones dignas de existencia y a una capacidad real de decisión sobre los procesos de dirección y de gobierno de la sociedad y del Estado. Pisarello construye su obra de forma didáctica presentando una línea en la que hace surgir de la antigüedad clásica que, relacionando las nociones básicas de constitución, democracia y oligarquía, permite fijar de forma progresiva en sucesivas determinaciones históricas el principio democrático y los obstáculos que ha afrontado en su realización concreta merced a una fortísima oposición y a la inmensa violencia del principio oligárquico.

Estructurado en seis capítulos, los dos primeros abordan la contraposición entre "la constitución de los antiguos" y "el constitucionalismo de los modernos", que subraya las turbulencias de las revoluciones democráticas inglesa, norteamericana y francesa y el "repliegue oligárquico" que sufren todas ellas. Como es previsible, el examen del constitucionalismo liberal como resultado de estos procesos y las críticas teóricas y políticas al mismo que derivan en el "camino reformista", ocupa un lugar clave en la descripción de los avatares del principio democrático, que encuentra su momento determinante en el capítulo cuarto, dedicado a la emergencia de la "constitución social" y a la democratización truncada en que se resumió el tiempo histórico de la primera mitad del siglo XX. México y la URSS de un lado y de otro Weimar y la II República española constituyen el centro de esta narración, completada con la reacción social-totalitaria de los fascismos que cercenan estas experiencias democráticas. El segundo movimiento, el de las constituciones sociales de la II posguerra mundial, son contempladas por Pisarello de forma más crítica como expresión de un intercambio entre seguridad material de las clases subalternas y renuncia a un principio de democratización radical de las sociedades del occidente europeo. Aunque con matices importantes respecto de las diferentes constituciones nacionales europeas -el proceso constituyente italiano en relación con el alemán- la aceptación de la empresa y del mercado como elemento de asignación de recursos a cambio de un amplia y progresiva extensión de espacios de seguridad material de las condiciones de existencia de la población asalariada, en un proceso dinámico de transformación del marco capitalista en un sentido "nivelador" de las desigualdades sociales existentes,

Page 228

parecería ser el hábitat político por excelencia de un sindicalismo progresivamente conformado como un sujeto representativo del trabajo prestado en régimen de subordinación, pero no de un actor político reformista al que el narrador reprocha su incapacidad para romper o "embridar" el poder privado en un esquema que lo supere a partir de un proyecto de democratización radical, con la fuerza del poder del Estado, que sin embargo estaba presente en el primer...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA