Formalismo y prevención del fraude fiscal

Autor:Benoit Barriere
Cargo:CMS Albiñana & Suárez de Lezo
 
EXTRACTO GRATUITO

Según el artículo 1 del Real Decreto 338/1990 que regula la composición y la forma de utilización del Número de Identificación Fiscal, "toda persona física o jurídica tendrá un Número de Identificación para sus relaciones de naturaleza o con trascendencia tributaria".

Desde hace unos años, la Agencia Tributaria, basándose en este precepto genérico, obliga de manera sistemática a las entidades o personas físicas no residentes a obtener un número de identificación fiscal (respectivamente, NIF o NIE) en cuanto su actividad tiene alguna relación con España.

Así, un residente que tiene, en España, un establecimiento permanente o que, si tenerlo, es sujeto pasivo de algún impuesto español (por ejemplo, una sociedad que realiza una plusvalía por la venta de una participación sustancial en una filial española, sujeta y no exenta del Impuesto de la Renta de los No Residentes) tiene que obtener un NIF con el fin de presentar sus declaraciones fiscales. De la misma manera, en caso de constitución de una filial española de una sociedad matriz extranjera, dicha matriz, así como los administradores de la filial (si son no residentes) deben obtener un NIF o un NIE. Esta tendencia se ha reforzado, recientemente, con la entrada en vigor la Ley 36/2006 de Medidas para la Prevención del Fraude Fiscal. En efecto, dicha norma establece, en materia inmobiliaria, la obligatoriedad de la consignación del NIF en las escrituras notariales relativas a actos y contratos sobre bienes inmuebles. En definitiva, existen diversas situaciones en la que un no residente tiene que identificarse, sin que forzosamente tenga en España un lugar fijo de negocio desde el cual se ejerce una actividad económica.

A la hora de realizar los trámites relativos a la obtención de dicho NIF mediante la declaración censal (formulario 036), Hacienda exige que se indique una dirección en España a efectos de notificación. En muchas ocasiones, el no residente no tiene ninguna dirección que dar en España por lo que puede intentar recurrir a un Centro de Negocios si éste acepta prestarle servicios de mera domiciliación (con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA