Por fin llegó la esperada modificación del artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores. Mariano Bautista

Autor:Mariano Bautista
Páginas:21-22
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 21

Ha pasado bastante desapercibida la reciente modificación del artículo 108 LMV que ha llevado a cabo la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, publicada en el BOE del 30 de octubre, con entrada en vigor al día siguiente.

Esta norma ha traído de cabeza desde su promulgación, no solo a fiscalistas sino también a los que nos dedicábamos, e intentamos seguir dedicándonos a la compraventa de empresas. Efectivamente eran muchas las operaciones de compraventa de acciones o participaciones sociales de sociedades que, respondiendo a una verdadera transacción mercantil que pretende la trasmisión de un negocio o actividad, se veían envueltas en una disposición que primero les acusaba de intentar eludir un impuesto y que en la mayoría de los casos incrementaba, salvo malabarismos arriesgados, el coste del comprador, y por tanto de la operación, en un seis o un siete por ciento.

La Hacienda encontró un filón que aunque inicialmente iba dirigido a las compraventas de bienes inmuebles que eludían el pago del impuesto de transmisiones patrimoniales vendiendo las acciones o participaciones sociales de las sociedades tenedoras del inmueble que se pretendía vender, se extendió a verdaderas operaciones de compraventa de empresas o negocios. La DGT siempre interpretó este precepto de forma restrictiva obviando su carácter finalista de norma antielusión. Esto dio lugar a casos absurdos que hemos sufrido impotentes al ver que en muchas ocasiones ese sobrecoste daba al traste con la operación o la encarecía injustificadamente: compraventas de sociedades cuyo activo principal eran concesiones administrativas (inmueble según el apartado 10 del artículo 334 del Código Civil), transmisiones de

Page 22

sociedades con activos en parques eólicos o fotovoltaicos (inmuebles también en este caso por "incorporación" o por "destino" según el mismo artículo CC) o simplemente la venta de una actividad hotelera que teniendo por objeto la transmisión efectiva de un negocio que afecta a trabajadores, proveedores y clientes, y que supone no solo la venta de inmueble sino la de un negocio en funcionamiento con marcas, arrendamientos o incluso un fondo de comercio. En muchos casos estos activos no estaban contabilizados por la sociedad pero si estaban incluidos en el precio satisfecho por el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA