El espíritu cooperativo y la recuperación de los entornos debilitados

Autor:José Eduardo de Miranda
Páginas:93-104
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPÍTULO V: EL ESPÍRITU COOPERATIVO
Y LA RECUPERACIÓN DE LOS ENTORNOS
DEBILITADOS
5.1. Una idea sobre entornos debilitados; 5.1.1. El signi -
cado del vocablo entorno; 5.1.2. La interpretación del sig-
ni cado del vocablo debilitado; 5.1.3. Entorno debilitado
a la luz de la acción cooperacionista: la tentativa de cons-
trucción de un concepto basado en hechos de la realidad
pasada y presente; 5.2. La función de los cooperativistas
al identi car los entornos debilitados; 5.3. La cooperativa
y la puesta en práctica del interés por la comunidad
Analizada su formación en la Declaración sobre la Identidad Coope-
rativa, no queda ninguna duda de que los valores y principios representan
una reedición, por así decir, de las reglas básicas de los estatutos de la
Sociedad de los Probos Pioneros de Rochdale, las cuales siempre han
representado la aplicación más amplia de la moral cooperativa.
Las aspiraciones morales del Cooperativismo se combinan con las
normas estatutarias de Rochdale porque esta cooperativa ha estado al ser-
vicio de los intereses de sus miembros, por su singular condición de socio,
y al mismo tiempo ha buscado atender las carencias de la comunidad, por
la razón de que antes de nada los Probos vislumbraban la posibilidad de
promover cambios en el orden social185.
185 LASSERRE explica que los principios rochdaleanos han sido “los signos distintivos
de la moral cooperativa, la expresión jurídica de la moral cooperativa, que puede percibirse
a partir de la comparación que permiten con el capitalismo”. SALINAS RAMOS señala que
“principio es el término que se emplea para designar una realidad de las que se derivan todas
las demás. Los principios cooperativos no son unas simples normas, sino que son auténticos

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA