Cuál es el papel del derecho y de los juristas al servicio de la libertad? 2ª ponencia

Autor:José J. Pintó Ruiz
Páginas:39-50
 
EXTRACTO GRATUITO
I. LA LIBERTAD
1. «Si initium doctrinae sit consideratio nominis» –como decía Epicteto–
aquí, sólo el concepto que quiere expresar la palabra LIBERTAD, es por su
dimensión ontológica, por su desenvolvimiento y su proyección en la realidad
humana y en la historia, realmente abismal y sobrecogedor. Da escalofríos.
2. Como cualidad esencial (no circunstancial) del individuo (en sí mis-
mo) y por ende de la humanidad ha conocido la pluma de teólogos, filósofos, so-
ciólogos, antropólogos, juristas y legisladores, literatos provocando –veámoslo
muy elemental y panorámicamente– apreciaciones tan pendulares y extremas,
como de un lado el determinismo ( ) según el cual, la libertad, el libre albedrío,
no existen porque el hombre fatalmente hace aquello que las circunstancias de-
terminan, sin poderlo hacer de otra manera, hasta el otro extremo que sostiene
que esta facultad humana es ilimitada, acercándose a una idolatría al estilo del
becerro bíblico, y desviada. Y naturalmente, existe un espectro de diversas ideas
intermedias susceptible de conducirnos, a una confusión, por demás evidente.
3. Más yo, pobre de mí, he sido y soy sólo un jurista práctico –como
diría DURAN Y BAS– un abogado de a pie, que cree necesario, pisar el suelo,
contemplar la realidad exterior, y partir de puntos definidores ciertos y escla-
recedores, a través de la misma realidad fenomenológica.
4. Si pudiéramos elevarnos y contemplar panorámicamente el Cosmos,
con sus planetas, sistemas solares, y estrellas, asteroides, su sobrecogedora
inmensidad, y nuestro campo contemplativo se fuera ensanchando tendiendo
al infinito, percibiríamos un rincón pequeño, nuestro planeta que llamamos
Tierra, nuestra «Tierra». Hagamos un esfuerzo imaginativo y veamos el pla-
neta, sin el hombre. ¡Qué maravilla!, la atmósfera, los mares, los ríos, la vege-
tación, la realidad viviente (botánica y zoológica), fenómenos atmosféricos.
Pero este planeta, gracias al hombre, ¡cuán diferente está! ¿Habéis pensado,
habéis ponderado la maravilla, la excelsa singularidad y especialidad que es el
hombre? Mirad nuestro planeta y el imperio del hombre sobre él. El mandato
39

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA