La curatela a luz de la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad y su antecedente en la cura furiosi

Autor:Núria Coch Roura
Cargo:Abogada y Doctora en Derecho. Universitat de Lleida
Páginas:74-86
 
EXTRACTO GRATUITO
74 LA NOTARIA | | 1/2018
1.- Introducción
La Convención de Naciones Unidas sobre
derechos de las personas con discapacidad
(en adelante la Convención) supuso un
cambio substancial en la forma de entender
los conceptos de capacidad jurídica y el
de capacidad de obrar que proceden de
nuestra tradición romanística (2). De hecho, la
razón de escribir este artículo surge a raíz de
una conferencia a la que asistí en el Colegio
de Abogados de Barcelona, en octubre
del año 2014, en la cual la conferenciante
justicaba la necesidad de reformar el
sistema de protección (3) y su regulación
especíca para ajustarlo a la Convención,
al tener el actual sistema unos esquemas
demasiados rígidos y estar totalmente
superado, por proceder del Derecho romano.
A raíz de esta armación que parecía indicar
que el Derecho romano era un derecho
inexible y cuyas instituciones se habían
visto superadas (4), inicié un proceso de
reexión e investigación sobre esta materia,
que se concreta ahora en este artículo.
Este rechazo a nuestro tradicional sistema
de protección a las personas mermadas
o faltas de capacidad de obrar ha hecho
que revisemos ésta disciplina a la luz de las
fuentes jurídicas romanas.
Como pone de maniesto el profesor
Juan Miquel (5), lo decisivo del Derecho
Romano es que se trata de un Derecho
de Juristas, su actividad se distingue por
la aplicación de la lógica, la capacidad de
deducción y una delicada elaboración del
caso concreto, si le añadimos una inusual
permanencia en el tiempo (desde la
jurisprudencia pontical hasta la época de
Justiniano). Podemos asistir al nacimiento
y delimitación de instituciones jurídicas
como la tutela y curatela, en la época
arcaica, a su pleno desarrollo en la época
pre-clásica y clásica, a su confusión parcial
en la época post-clásica y al denitivo
encuadramiento en la época Justinianea.
Además, pondremos de maniesto que
la actividad de la jurisprudencia romana
conduce a congurar unas instituciones de
protección (al menos como se desprende
del presente artículo respecto de la curatela
de los furiosi) más exibles y modulables
que la conformación que se les dio en las
diferentes codicaciones europeas del
S.XIX.
2.-La Convención de las Naciones Unidas
para la protección de las personas con
discapacidad
La Convención fue adoptada -tras años
de debate, especialmente en torno a su
artículo 12- el 13 de diciembre de 2006
por la Asamblea General de las Naciones
Unidas. España rmó la Convención, así
como su Protocolo facultativo, el 30 de
marzo del 2007 (el primer día hábil en
que se podía hacer) y la raticó el 23 de
noviembre de 2007 (BOE de 21 de abril
del 2008). Entro en vigor -en función de las
previsiones contenidas en la misma norma-
al ser raticada por 20 países el 3 de mayo
del 2008, incorporándose al ordenamiento
jurídico español en virtud del artículo 10.2
y 96,1 de la Constitución Española, así
como del artículo 1.5 del Código Civil (6). La
aprobación de la Convención es calicada
de hecho histórico por CASTRO GIRONA (7).
Creemos que es fundamental, para tratar
con rigor el estudio de la Convención -y
las modicaciones que ésta ha podido
suponer en nuestro tradicional sistema
romano de protección a las personas que
La curatela a luz de la Convención de las Naciones Unidas
sobre los derechos de las personas con discapacidad
y su antecedente en la cura furiosi 1
Conservatorship in the light of the Conference of the United Nations on the
rights of persons with disabilities and its antecedent in the cura furiosi
Núria Coch Roura
Abogada y Doctora en Derecho
Universitat de Lleida

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA