Comentario al Informe sobre el Empleo en Europa de 2009.

Autor:Paula de la Villa de la Serna
Cargo:Abogada
Páginas:367-375
RESUMEN

Introducción. - 1. Tendencias clave, constataciones e implicaciones para las políticas. - 1.1. La crisis pasa factura a los mercados laborales de la Unión Europea, invirtiendo casi por completo el crecimiento del empleo logrado desde 2000. - 1.2. Los mercades laborales de la Unión Europea hacen gala de un alto grado de dinamismo, indicativo de una mejora estructutal. - 1.3. Pero el desempleo de larga duración sigue siendo un problema. - 1.4. Apoyar las transiciones positivas en el mercado laboral, clave para reducir la duración del desempleo y preservar la empleabilidad. - 1.5. Las políticas bajas en carbono se convertirán en un importante motor de cambio de las estructuras de empleo en la Unión Europea. - 1.6. Respuesta de las políticas del mercado laboral ante el cambio climático; apoyar las transiciones y prestar especial atención a las competencias y al diálogo social. - 2. Conclusiones.

 
CONTENIDO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
PRESENTACIÓN Y VALOR
DEL DOCUMENTO
L
a preocupación por las proporciones
descomunales de la crisis económica
que, desde hace dos años, vienen
sufriendo las economías occidentales con
repercusiones gravísimas en los países de la
Unión Europea estimula a sus órganos para
diagnosticar día a día la situación a la que
aquéllos se enfrentan y las medidas más ade-
cuadas para aportar soluciones individuales
y globales. En esa política se inscribe la
reciente Comunicación de la Comisión de las
Comunidades Europeas [Bruselas, 23 de
noviembre de 2009, COM (2009) 639 final]
titulada Mensajes clave del Informe sobre el
Empleo en Europa de 2009, que es el docu-
mento que se va a comentar brevemente a
continuación
Una vez más contrasta la preocupación
por vía de principio con la realización prácti-
ca de los criterios recomendados. La crisis
económica, de proporciones tan desconocidas
en los últimos años, ha hecho necesario aunar
la reforma estructural del sistema financiero
con la reforma coyuntural de las políticas de
empleo, a lo que los Estados miembros han
respondido de modo desigual pero con la deci-
dida prioridad de la primera reforma sobre la
segunda, evitando el desplome urgente de la
banca como medida de emergencia. Medida
que sólo demagógicamente puede ser objeto
de crítica, pues es evidente que una quiebra
bancaria arrastraría a la quiebra de los siste-
mas financieros de la mayoría de los países
367
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
Comentario al Informe sobre
el empleo en Europa de 2009
PAULA DE LA VILLA DE LA SERNA*
SUMARIO: INTRODUCCIÓN.1. TENDENCIAS CLAVE, CONSTATACIONES E IM-
PLICACIONES PARA LAS POLÍTICAS.1.1. La crisis pasa factura a los mercados labo-
rales de la Unión Europea, invirtiendo casi por completo el crecimiento del empleo logrado
desde 2000.1.2. Los mercades laborales de la Unión Europea hacen gala de un alto gra-
do de dinamismo, indicativo de una mejora estructutal.1.3. Pero el desempleo de larga
duración sigue siendo un problema.1.4. Apoyar las transiciones positivas en el mercado
laboral, clave para reducir la duración del desempleo y preservar la empleabilidad.
1.5. Las políticas bajas en carbono se convertirán en un importante motor de cambio de las
estructuras de empleo en la Unión Europea.1.6. Respuesta de las políticas del mercado
laboral ante el cambio climático; apoyar las transiciones y prestar especial atención a las
competencias y al diálogo social.2. CONCLUSIONES.
* Abogada.
1El documento puede consultarse en el siguiente
sitio web: http://ec.europa.eu/social/main.jsp? catId=
119&langId=es
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
comunitarios, que pasan actualmente sus
problemas económicos graves con el respaldo
de una banca que al menos funciona para
atender las exigencias más urgentes, aunque
sus políticas promocionales y crediticias dis-
ten todavía mucho de la normalidad.
En lo tocante a las reformas del mercado
de trabajo se han proyectado sobre la crisis
comunitaria dos vías de actuación variables,
dependientes del equilibrio previo a la crisis y
de la capacidad de los interlocutores sociales
para reaccionar tras de ella. Por esa razón, la
situación española es difícilmente compara-
ble con la de los países más importantes de la
UE, en ninguno de los cuales existía, la víspe-
ra del desencadenamiento de la crisis incon-
tenible, una regulación tan rígida del merca-
do de trabajo como la española, países cuyos
interlocutores sociales han sabido, además,
reaccionar con más cintura que los interlocu-
tores españoles, empeñados todavía en una
batalla de máximos cuyo desenlace aún des-
conocemos.
Quizá el principal valor del Documento
que se inserta consiste en su propósito de
hacer de la necesidad virtud, de modo que la
Unión Europea aproveche la crisis, y la nece-
sidad inaplazable de afrontar la recesión,
para introducir las reformas que hagan de
ella una buena oportunidad para crear una
economía más productiva, más innovadora,
más capacitada y más verde; una economía
con mercados laborales abiertos e inclusivos,
que ofrezcan más y mejores puestos de traba-
jo a las mujeres y a los hombres. En ello con-
siste esa meta, tan invocada, de establecer un
modelo de economía sostenible.
INTRODUCCIÓN
La crisis sin precedentes de los mercados
financieros mundiales, que cobró impulso en
el otoño del año pasado, ha dado lugar a la
recesión más grave de las vividas desde la
Segunda Guerra Mundial, que ha incidido en
la economía mundial y deja sentir cada vez
más sus efectos en los mercados de trabajo de
la UE. Tras varios años con niveles relativa-
mente elevados de crecimiento económico y
creación de empleo (9,7 millones de nuevos
puestos de trabajo en tan solo el período com-
prendido entre 2005 y 2008), que empujaron
los niveles de empleo en Europa a máximos
históricos, la crisis mundial está golpeando
las empresas, los puestos de trabajo y los
hogares e incidiendo cada vez más en los
medios de vida y las perspectivas de los ciu-
dadanos de la UE. La inversión brusca del
crecimiento del empleo ha introducido nue-
vos retos para la formulación de políticas. En
el contexto del crecimiento constante del
desempleo, la atención se centra ahora en
limitar el impacto social y crear unas condi-
ciones favorables para facilitar transiciones
rápidas de de vuelta al trabajo una vez que la
actividad económica se recupere.
Con una respuesta coordinada, la UE ha
tomado importantes medidas para paliar el
impacto de la crisis. El pasado otoño la UE
adoptó las medidas necesarias para evitar el
hundimiento de los mercados financieros y
reaccionar ante la crisis en numerosos fren-
tes. En diciembre de 2008, el Consejo Euro-
peo aprobó el Plan Europeo de Recuperación
Económica [COM (2008) 800] para amorti-
guar los efectos de la recesión y, en su reunión
de la primavera de 2009, estableció las priori-
dades clave de las políticas de empleo:
Mantener el empleo, crear puestos de
trabajo y promover la movilidad;
Mejorar las competencias y adecuarlas
a las necesidades del mercado de traba-
jo;
E incrementar el acceso al empleo.
Tomando como base este esfuerzo común y
la Cumbre extraordinaria sobre el Empleo,
celebrada el 7 de mayo de 2009, la Comisión
publicó en junio la Comunicación titulada
«un Compromiso Compartido a favor del
Empleo», con el objetivo de reforzar la coope-
DOCUMENTACIÓN E INFORMES
368 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
ración entre la Unión y sus Estados miem-
bros, así como entre los interlocutores socia-
les, sobre las tres prioridades clave, centrán-
dose en medidas concretas respaldadas por
todos los instrumentos comunitarios disponi-
bles, especialmente el Fondo Social Europeo
y el Fondo de Adaptación a la globalización.
El nuevo contexto económico perfilado por
la crisis mundial ha puesto de relieve la nece-
sidad de un seguimiento y un análisis de la
situación del mercado laboral más actualiza-
dos, necesidad parcialmente abordada
mediante la publicación de un nuevo informe
de seguimiento mensual (disponible en el
sitio Web de la Dirección General de Empleo,
Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunida-
des: http://ec.europa.eu/social/main.jsp?catld
=120&langld=en.) por la Comisión, pero tam-
bién la de seguir investigando sobre la mane-
ra de limitar los efectos negativos de la crisis
en los mercados laborales, de posicionarlos
mejor, de manera que estén bien situados
para responder a la recuperación cuando esta
se produzca, y de prepararlos para futuras
crisis.
En este contexto, la presente edición del
Informe anual sobre el empleo en Europa ya
la vigésima primera edición se centra en dos
temas cruciales (aunque ciertamente no
exhaustivos) del debate en curso sobre las
orientaciones de la futura Estrategia Euro-
pea de Empleo: la dinámica de los mercados
laborales europeos y las implicaciones del
cambio climático para los resultados de los
mercados laborales.
El análisis de los flujos de los mercados de
trabajo cobra una especial relevancia en
tiempos de crisis para permitir una respuesta
política oportuna, en particular medidas para
fomentar el regreso al empleo y limitar la
incidencia del desempleo de larga duración,
que puede dar lugar a pérdidas permanentes
de bienestar asociadas al deterioro del capital
humano. A este respecto, evitar que se cum-
plan los peores pronósticos no solo es la con-
dición esencial para afrontar con éxito la cri-
sis actual, sino también la piedra angular que
permitirá edificar una economía europea sóli-
da desde el punto de vista estructural y com-
petitiva a escala internacional para el futuro.
Al mismo tiempo, la transición a una eco-
nomía competitiva, basada en el conocimien-
to y baja en carbono se ha convertido en una
prioridad acuciante que requiere medidas
inmediatas. El margen existente para crear
nuevos «puestos de trabajo verdes» (deben
tenerse en cuenta los problemas existentes
para definir los «puestos de trabajo verdes»,
que se tratan de una manera más detallada
en el informe) y para «reverdecer» los existen-
tes en Europa es significativo y abarca a
todas las categorías de trabajadores. Con
todo, para aprovechar efectivamente estas
oportunidades, deben existir políticas ade-
cuadas que se basen en una perfecta com-
prensión de las tendencias clave que subya-
cen a la adaptación al cambio climático y a la
mitigación de sus efectos.
1. TENDENCIAS CLAVE,
CONSTATACIONES
E IMPLICACIONES PARA
LAS POLÍTICAS
1.1. La crisis pasa factura
a los mercados laborales de la UE,
invirtiendo casi por completo
el crecimiento del empleo logrado
desde 2000
Aunque en algunos Estados miembros se
ha logrado frenar la pérdida de empleo hasta
la fecha, gracias al recurso a mecanismos
como la reducción del horario laboral o el
desempleo parcial provisional (pueden
encontrarse observaciones similares en
Labor market and wage developments in
2008, European Economy 8/2009), se teme
que la actual recesión incida significativa-
mente en los mercados laborales de la UE y
dé lugar a un aumento importante del
desempleo.
PAULA DE LA VILLA DE LA SERNA
369
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
Con todo, a pesar de que los mercados de
trabajo han demostrado ser más resistentes
de lo esperado, se sigue temiendo que Europa
pierda más de siete millones de puestos de
trabajo en 2009-2010 y que el desempleo lle-
gue al 10 % para 2010 (previsiones económi-
cas de la Comisión Europea, otoño de 2009,
European Economy 10/2009). De hecho, dado
que el empleo reacciona con cierto retraso con
respecto a la coyuntura económica, las condi-
ciones del mercado laboral seguirán empeo-
rando durante algún tiempo incluso después
de que la economía entre en la senda de la
recuperación.
Todo esto supone un retraso considerable
para alcanzar los objetivos de Lisboa para
2010. Desde el comienzo de la Estrategia de
Lisboa, se ha registrado un progreso conside-
rable en el ámbito de las políticas de empleo:
la tasa de empleo global ha aumentado en
cerca de cuatro puntos porcentuales, alcan-
zando un 65,9 % en 2008, mientras que las
tasas de empleo correspondientes a las muje-
res y a los trabajadores de más edad, también
se han incrementado de manera notable,
alcanzando un 59,1 % y un 45,6 % respectiva-
mente, en 2008 (aunque debe reconocerse que
este progreso ha coexistido, a menudo, con
cifras significativas de trabajadores en
empleos precarios y niveles persistentes de
pobreza entre las personas con empleo). Des-
graciadamente, cabe esperar que la actual
recesión económica invierta claramente este
crecimiento (hay que señalar, no obstante
que las mejoras experimentadas desde 2000
han sido sobretodo de carácter estructural,
mientras que el deterioro reciente es hasta
cierto punto cíclico) y dé lugar a tasas de
empleo que se alejan de los objetivos respecti-
vos entre 2008 y 2010.
Esta crisis se caracteriza por la gravedad
de sus efectos en algunos grupos de trabaja-
dores más que en otros. En particular, los
trabajadores con contratos a plazo fijo o tem-
porales han sido los más castigados por la
contracción del empleo, mientras que el
desempleo entre los jóvenes ha alcanzado
nuevos máximos históricos en los últimos
meses. Estas tendencias ponen de relieve la
necesidad de intensificar los esfuerzos para
abordar el desempleo juvenil y reducir la seg-
mentación del mercado laboral.
1.2. Los mercados laborales de la UE
hacen gala de un alto grado
de dinamismo, indicativo
de una mejora estructural
Los mercados de trabajo de la UE han
demostrado un considerable dinamismo en
años recientes. Durante el período compren-
dido entre 2002 y 2007, la tasa media anual
de rotación de personal (la rotación de perso-
nal mide el número de trabajadores que, bien
cambian de situación profesional o de puesto
de trabajo) ascendió a un 22 %, lo que indica
que, cada año, entre una quinta y una cuarta
parte del conjunto de los trabajadores europe-
os cambia de empleo.
Este dinamismo del mercado laboral no se
limita únicamente a los países tradicional-
mente considerados «flexibles», como Reino
Unido o Dinamarca, sino que afecta a todos
los Estados Miembros, si bien la rotación
anual de personal en relación con el empleo
total oscila entre el 14 % y el 16 % de Grecia y
Suecia, respectivamente, y entre un 25 % y
un 30 % en Reino Unido, Finlandia, España y
Dinamarca.
La intensidad de la rotación de personal
varía considerablemente entre los distintos
grupos de trabajadores. Los flujos tienden a
ser notablemente más elevados en el caso de
las mujeres que en el de los hombres (una
diferencia de cinco puntos porcentuales a
escala de la UE agregada) con tan solo esca-
sas excepciones (Estonia, Polonia y Suecia).
Las tasas de rotación en los casos de los tra-
bajadores más jóvenes (entre 15 y 24 años) se
sitúan en torno al 70 % de su nivel de empleo
y son mucho más elevadas que las de los tra-
bajadores de edad madura y los de más edad.
Al mismo tiempo, las tasas de rotación tien-
DOCUMENTACIÓN E INFORMES
370 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
den a disminuir cuanto más alto es el nivel
educativo, aunque con variaciones en los dis-
tintos Estados miembros.
Las variaciones globales existentes en
cuanto a las tasas de contratación de la UE
responden en mucha mayor medida a las
diferencias sectoriales que a las existentes
entre países o a los efectos del ciclo económi-
co, lo que pone de manifiesto la importancia
de los factores específicos del sector como
pueden ser los relacionados con la tecnología,
la organización y la demanda, para impulsar
la dinámica laboral.
Resulta difícil extraer conclusiones defini-
tivas sobre los niveles «óptimos» o deseables
de rotación de personal. Si bien unas institu-
ciones del mercado laboral más rígidas tien-
den a obstaculizar la recolocación de mano de
obra de actividades en declive a otras en
expansión, una rotación de personal elevada
puede ir también asociada a costes en bienes-
tar, como puede un elevado «desempleo fric-
cional», a costes de adecuación de la oferta y
la demanda, a una pérdida de capital huma-
no específico, y, posiblemente, el aumento del
gasto en prestaciones de desempleo.
En consonancia con los datos relativos a la
rotación de personal, la cifra de desemplea-
dos, lejos de ser estática, muestra grandes
flujos de entrada y de salida. Por término
medio durante el período 2002-2007, cerca de
una tercera parte de las personas desemplea-
das y aproximadamente un 10 % de las perso-
nas inactivas encontraron un empleo en el
espacio de un año. No obstante, estas tasas de
transición del desempleo al empleo oscilan
entre un 40 % o más en Reino Unido, España,
Portugal y Países Bajos, a un 25 % o menos en
Alemania, Grecia, Polonia, y Bélgica; mien-
tras que las tasas de transición de la inactivi-
dad al empleo varían entre un 15 % o más en
Suecia, Reino Unido y Dinamarca, y un 3 % y
un 4,5 % en Grecia e Italia.
Desde la segunda mitad de los años noven-
ta, se ha observado en la UE un crecimiento
constante de los componentes de la tendencia
de las tasas de transición tanto del desempleo
al empleo, como de la inactividad al empleo
(que se consideran transiciones «positivas»
en el mercado laboral), lo que sugiere una
mejora estructural fundamental de nuestros
mercados laborales durante este período.
(Extremo confirmado también por la evolu-
ción experimentada por las transiciones
«negativas (o las transiciones netas)».
Por lo que respecta a las características de
los trabajadores, las tasas de transición del
desempleo al empleo en el caso de los trabaja-
dores de más edad (entre 55 y 64 años) repre-
sentan menos de un tercio de las correspon-
dientes a los trabajadores más jóvenes (entre
24 y 54 años). Del mismo modo, la probabili-
dad de regresar al empleo es considerable-
mente más alta entre las personas desemple-
adas o inactivas cuyo nivel educativo es ele-
vado (frente a la probabilidad menor de los
grupos escasamente cualificados o que cuen-
tan con cualificaciones medias).
1.3. Pero el desempleo de larga
duración sigue siendo un problema
Aunque la tasa de desempleo de larga
duración de la UE se redujo desde la mitad de
los años noventa, la incidencia del desempleo
de larga duración y la propia duración siguen
siendo un problema pendiente. En Europa,
por término medio durante el período 2005-
2007 cerca de un 45 % del conjunto de perío-
dos de desempleo en curso duraron menos de
un año, mientras que en los Estados Unidos
el porcentaje correspondiente se situó en
aproximadamente un 10 % tan solo, lo que
suscita preocupación en cuanto a la equidad y
la eficacia.
En la UE, las diferencias entre hombres y
mujeres por lo que respecta a la duración
media del desempleo son muy pequeñas (12,3
meses en el caso de los desempleados poco
cualificados, frente a 8,1 meses en el de los
desempleados cualificados).
PAULA DE LA VILLA DE LA SERNA
371
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
La recesión también ha puesto de relieve
varias cuestiones relativas a la medición
correcta del desempleo, a saber: el uso exclu-
sivo de la tasa de desempleo como indicador
resulta insuficiente como base para la formu-
lación de políticas.
Aunque es preciso seguir investigando, los
resultados preliminares sugieren que las
estadísticas habituales de la duración del
desempleo basadas en períodos incompletos
(es decir, períodos todavía en curso en el
momento de la observación) tienden a pasar
por alto numerosos períodos de desempleo
cortos que se producen entre períodos de
observación, dando lugar a una sobreestima-
ción de la duración media de los períodos
completados. En la UE, en el período 2005-
2008, la duración media de los períodos com-
pletados en situación de desempleo era prác-
ticamente la mitad de la obtenida al incluir
en el cálculo los períodos incompletos, es
decir, la obtenida en las estadísticas oficiales.
Si bien una medición basada en los perío-
dos completados puede ser más apropiada
para evaluar las implicaciones del desempleo
en el bienestar, las estadísticas habituales
sobre la duración del desempleo ofrecen una
serie de ventajas prácticas en términos de
oportunidad, transparencia, disponibilidad
de los datos y facilidad de cálculo, lo que jus-
tifica que se sigan utilizando, a pesar del
posible sesgo.
Por otra parte, la evaluación de una serie
de aspectos relacionados con la duración del
desempleo, como su relación con la multiplici-
dad de períodos de desempleo, requiere la uti-
lización de datos longitudinales [de las
estadísticas comunitarias sobre la renta y las
condiciones de vida (EU-SILC)]. Existen tres
aspectos, en particular, que hacen recomen-
dable la utilización de datos longitudinales
para medir la duración del desempleo. En pri-
mer lugar, su uso permite una cobertura más
completa de los períodos de desempleo más
breves. En segundo lugar, permiten calcular
indicadores alternativos de desempleo de lar-
ga duración, que registran de manera fiable
las interrupciones breves del desempleo,
como la fracción de personas desempleadas
que pasan un total de doce o más meses en
paro durante un cierto número de años. En
tercer lugar, los datos pueden utilizarse para
realizar un seguimiento de múltiples perío-
dos de desempleo, permitiendo calcular
estadísticas de la duración del desempleo por
número de períodos.
De las consideraciones anteriores se infie-
re caramente la necesidad de calcular varios
indicadores de la duración del desempleo y
evaluar sus méritos relativos. Esto es espe-
cialmente importante durante recesiones
graves, asociadas normalmente a incremen-
tos significativos de la duración del desem-
pleo que podrían tener importantes repercu-
siones negativas de larga duración en la
empleabilidad de las personas afectadas.
1.4. Apoyar las transiciones positivas
en el mercado laboral: clave para
reducir la duración del desempleo
y preservar la empleabilidad
La probabilidad de salir del desempleo dis-
minuye al tiempo que aumenta su duración
(existe, por tanto, una «dependencia negativa
con respecto a su duración») (sin embargo,
una vez examinadas las características indi-
viduales, la magnitud de este efecto parece
bastante limitada); esto obedece, en parte, a
que la empleabilidad tiende a reducirse más
cuanto mayor es el tiempo que las personas
permanecen alejadas del mercado laboral.
Así pues, el aumento de la duración del
desempleo, tras una crisis económica, puede
terminar consolidándose, de tal modo que un
problema cíclico puede terminar convirtién-
dose en uno estructural. En este contexto, a la
hora de responder con políticas adecuadas
pude ser necesario, entre otras cosas, orien-
tar mejor el gasto destinado a las políticas
activas del mercado laboral centrándolo en
las personas que mayor riesgo corren de per-
DOCUMENTACIÓN E INFORMES
372 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
manecer desempleadas durante largos perío-
dos o de convertirse en inactivas, recurriendo
incluso a técnicas de elaboración de perfiles
(las personas con respecto a las cuales se
establece un perfil son las que mayor riesgo
corren de convertirse en desempleados de lar-
ga duración, objeto de diversas políticas acti-
vas del mercado laboral). Gracias a los pro-
gramas de educación y formación pertinen-
tes, esta inversión puede ayudar a las perso-
nas más vulnerables a adquirir las competen-
cias y destrezas clave que son necesarias para
triunfar en el mercado laboral.
Tal como muestra el informe, un simple
análisis econométrico transnacional de
impacto de los distintos tipos de políticas en
la incidencia del desempleo de larga duración
sugiere que una legislación estricta en mate-
ria de protección del empleo tiende a aumen-
tar el desempleo de larga duración, mientras
que el gasto en políticas del mercado laboral
tiende a reducirlo (el presente análisis no
considera que el efecto de los incentivos liga-
dos a sistemas fiscales y de prestaciones en el
desempleo de larga duración sea significati-
vo).
Los principios de la flexiguridad aconsejan
prestar más atención a la protección y al apo-
yo a los trabajadores que emprenden transi-
ciones «positivas» en el mercado de trabajo,
que a la conservación de puestos de trabajo
específicos. Los resultados econométricos res-
paldan ampliamente este planteamiento des-
de la perspectiva específica de la reducción
del desempleo de larga duración.
1.5. Las políticas bajas en carbono
se convertirán en un importante
motor de cambio de las estructuras
de empleo de la UE
Los esfuerzos desplegados por la UE, entre
los cuales se incluyen las iniciativas para
mejorar la eficiencia energética; desarrollar
fuentes de energía renovables; capturar,
almacenar y transformar el CO2 y otras emi-
siones nocivas; modernizar las infraestructu-
ras europeas (incluidas las redes de transpor-
tes y el suministro); integrar la responsabili-
dad medioambiental en los modelos de
empresa; promover una agricultura y un uso
de la tierra respetuosos con el medio ambien-
te; y crear unas condiciones propicias para la
investigación y la innovación en relación con
el clima] en las políticas destinadas a lograr
la transición hacia la economía del conoci-
miento competitiva y baja en carbono del
futuro se convertirán en verdaderos motores
desde la perspectiva del mercado laboral.
Estos motores incidirán en la estructura de la
economía, ya que influirán en la elección de
los bienes y servicios que se produzcan,
importen y exporten, así como en la manera
de llevar a cabo dichas operaciones, pero tam-
bién porque afectarán a la demanda de estos
bienes y servicios a través de su efecto en el
comportamiento de los consumidores, los
empleados, los empleadores y las autoridades
públicas.
Los cambios estructurales subyacentes
traerán consigo la recolocación de los trabaja-
dores y tendrán distintos efectos en los secto-
res económicos, los tipos de destrezas y las
regiones. No obstante, en general el impacto
en el empleo global debería ser limitado y,
posiblemente, ligeramente positivo (al menos
a largo plazo y siempre que se apliquen las
políticas adecuadas).
Donde mejor quedará reflejado esto será
en los cambios de la composición sectorial del
empleo, que se concretarán en la creación de
nuevos puestos de trabajo verdes, el «reverde-
cimiento» de los existentes y la pérdida de
otros. Además, los efectos indirectos en cade-
na se propagarán a través de la economía y
afectarán al empleo a través de los precios,
los salarios y los ingresos.
No todos los efectos sobre el empleo serán
permanentes, ya que, por ejemplo, la intensi-
dad de mano de obra requerida para la pro-
ducción de nuevos productos y en nuevos pro-
cesos de producción se reducirá al tiempo que
PAULA DE LA VILLA DE LA SERNA
373
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
las tecnologías se perfeccionen, y una parte
importante de los logros alcanzados en mate-
ria de empleo desaparecerán una vez que la
producción y la instalación de nuevas infraes-
tructuras se hayan completado. Por otro lado,
unos mercados competitivos deberían garan-
tizar que las empresas sigan innovando e
invirtiendo en nuevas tecnologías y procesos
de producción, manteniendo y creando de ese
modo nuevos puestos de trabajo relacionados
con la producción y la instalación de nuevas
infraestructuras.
La transición a una economía del conoci-
miento baja en carbono podría propiciar el
empleo altamente cualificado, al menos ini-
cialmente. En la fase inicial, los trabajadores
altamente cualificados serán los más benefi-
ciados, ya que la transición a nuevas activi-
dades exige la puesta en práctica de tecno-
logías avanzadas para las que solo ellos están
capacitados, y la introducción de las nuevas
tecnologías «verdes» disparará la demanda
de las competencias correspondientes y con-
vertirá otras en obsoletas. Sin embargo, con
el despliegue de las nuevas tecnologías en el
mercado, los trabajadores menos cualificados
podrán también ocupar estos puestos de tra-
bajo, siempre que reciban la formación ade-
cuada.
Los efectos de la transición en el empleo
incorporarán también una dimensión regio-
nal que reflejará distintos puntos de partida
inicial en función de las condiciones clima-
tológicas regionales, las características de la
actividad económica local y los rasgos especí-
ficos de los mercados laborales locales.
1.6. Respuesta de las políticas
del mercado laboral ante el cambio
climático: apoyar a las transiciones
y prestar especial atención
a las competencias y al dialogo
social
En vista de los cambios económicos estruc-
turales esperados, existen razones de peso
que aconsejan promover políticas del merca-
do laboral que faciliten las transiciones, ani-
mando y ayudando a los trabajadores a mos-
trarse receptivos ante las innovaciones expe-
rimentales al tiempo que evolucionan hacia
actividades menos contaminantes. En parti-
cular, para evitar que surjan lagunas y caren-
cias de competencias, es preciso contar con
sistemas de formación y educación adecua-
dos, tanto dentro como fuera de la empresa.
La iniciativa «nuevas cualificaciones para
nuevos empleos» ha permitido movilizar una
serie de instrumentos comunitarios para
anticipar las necesidades de competencias
del mercado laboral y satisfacerlas. En apoyo
de esta iniciativa, el Fondo Social Europeo ha
reservado, para el período 2007-2013, un pre-
supuesto de 13.500 millones EUR destinado a
medidas de adaptabilidad. Estas políticas
deben complementarse con medidas adecua-
das para promover la anticipación y la ges-
tión de la reestructuración de una manera
socialmente responsable y con la participa-
ción de todas las principales partes interesa-
das. A este respecto, es fundamental garanti-
zar el derecho de los trabajadores a la infor-
mación y la consulta, en consonancia con las
Directivas de la UE vigentes (véanse, entre
otras, la Directiva 2002/14/CE del Parlamen-
to Europeo y del Consejo, de 11 de marzo de
2002, por la que se establece un marco gene-
ral relativo a la información y a la consulta de
los trabajadores en la Comunidad Europea, y
la Directiva 2009/38/CE del Parlamento
Europeo y del Consejo, de 6 de mayo de 2009,
sobre la constitución de un comité de empre-
sa europeo). Asimismo, conviene dejar un
margen adecuado para el gasto social centra-
do en partidas que apoyen y faciliten el proce-
so de transición de una manera activa.
A fin de apoyar el desarrollo de políticas
del mercado laboral que promuevan la crea-
ción de más y mejor empleo para todos en una
economía sostenible, conviene seguir investi-
gando en relación con el refuerzo de la capaci-
dad de la UE para evaluar los efectos que una
transición hacia una economía basada en el
DOCUMENTACIÓN E INFORMES
374 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
conocimiento baja en carbono puede tener en
el empleo, así como intensificar el diálogo
social con el fin de garantizar que el cambio
estructural relacionado con el cambio climá-
tico se lleve a cabo de una manera eficiente y
aceptable desde los puntos de vista económi-
co y social.
La crisis económica actual no debería alte-
rara la velocidad ni la dirección del proceso de
transición, ya que el hecho de abordar el cam-
bio climático y otros retos medioambientales
constituye una gran oportunidad para crear
nuevos puestos de trabajo.
2. CONCLUSIONES
La crisis ha tenido un enorme impacto en
el crecimiento económico de la UE. Si bien,
inicialmente, el efecto en el mercado de tra-
bajo fue bastante limitado debido en parte al
retraso habitual de al menos seis meses entre
el retroceso de la producción y la caída de los
niveles de empleo, pero también al ajuste ini-
cial de la demanda de mano de obra median-
te modalidades de trabajo flexibles (como la
reducción de la jornada laboral) en lugar de la
reducción de empleo, el impacto negativo se
ha hecho más manifiesto en los últimos tri-
mestres y se espera que prosiga en los próxi-
mos meses. Así pues, las políticas destinadas
a impulsar la recuperación económica y a
mitigar la pérdida de empleo han cobrado
especial importancia, sobre todo a medio pla-
zo, ya que todo repunte del empleo se produ-
cirá con retraso con respecto a la recupera-
ción de la actividad económica.
Europa no solo debe hacer frente a la rece-
sión, sino que debe convertirla en una oportu-
nidad para crear una economía más producti-
va, más innovadora, más capacitada y más
verde; una economía con mercados laborales
abiertos e inclusivos, que ofrezcan más y
mejores puestos de trabajo a las mujeres y a
los hombres. Pero para ello no basta un
esfuerzo aislado, sino más bien un proceso
continuo y bien coordinado que no solo
entrañe políticas estructurales del mercado
laboral, sino también medidas en otros ámbi-
tos políticos del proceso de Lisboa.
La crisis y la transición a una economía del
conocimiento baja en carbono transformarán
profundamente los mercados laborales euro-
peos, por lo que es preciso ofrecer a los traba-
jadores y las empresas los medios y los incen-
tivos necesarios para adaptarse con éxito a
esta realidad cambiante de una manera que
favorezca la inclusión, la equidad y la justicia
social. La flexiguridad, combinada con políti-
cas de inclusión activas y exhaustivas, sigue
siendo el planteamiento correcto de cara a
modernizar los mercados laborales y garanti-
zar el éxito de la recuperación económica.
PAULA DE LA VILLA DE LA SERNA
375
REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN 87
SUMARIO