La búsqueda de la immortalidad

Autor:Francisco Lledó Yagu?e - Susana Infantes Esteban
Páginas:147-152
 
EXTRACTO GRATUITO
V.
LA BÚSQUEDA DE LA IMMORTALIDAD
1 ARGUMENTOS SOBRE LA INMORTALIDAD
La búsqueda de la eterna juventud o de la inmortalidad ha existido a lo lar-
go de la historia en diferentes culturas y continúa en la actualidad. Los métodos
para conservar la juventud se han ido perfeccionando, en nuestros días se utilizan
drogas, cirugías, tratamientos estéticos y ejercicio. Se denomina inmortalidad, a
la continuación indefinida de la existencia de una persona, incluso después de la
muerte. Continuar joven ya no es suficiente para algunas personas, quieren vivir
para siempre. En los debates sobre la inmortalidad se cuestiona la identidad per-
sonal ya que se plantea si la persona muerta será idéntica a la persona que vivió
antes.
Existen científicos y futuristas1 que defienden que la inmortalidad será po-
sible en algún momento del siglo XXI, gracias a nuevas biotecnologías como
la nanotecnología, la carga mental en computadoras, la inteligencia artificial
o las investigaciones sobre la desaparición del envejecimiento. El cuerpo se
considera como esencia de la personalidad, como parte integral de la misma
y, por tanto, el derecho que hay sobre el cuerpo humano tiene diferentes as-
pectos, siendo uno de ellos, el hecho de que nadie puede ser atacado en su
integridad corporal.
La inmortalidad no está condicionada por el límite de Hayflick2. En 1961,
LEONARD HAYFLICK profesor de anatomía en la Universidad de California
sostenía que las células humanas pueden dividirse alrededor de unas 50 veces
hasta sucumbir a la senescencia donde ya no continua la división celular de-
bido al daño producido en el ADN o el acortamiento de los telómeros. En
una entrevista en la revista prestigiosa Lancet, le preguntan cómo posponer la
1 INMORTALIDAD. https://en.wikipedia.org/wiki/Immortality
2 GEOFF WATTS. Leonard Hayflick and the limits of ageing. Lancet. 18 de junio de 2011.
El Límite de Hayflick, es el número de veces (unas 50 veces) que una célula humana embrionaria
puede dividirse antes de sucumbir a la senescencia. Leonard Hayflick luchó contra el gobierno de
EE.UU, lo que llevó a la aprobación de la ley Bayh-Dole en 1980, por la cual los investigadores po-
dían patentar sus inventos aunque hubiesen sido financiados por fondos públicos americanos.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA