Voce praeconis et tubis clangentibus. Publicación y conocimiento de las normas en la Cataluña bajomedieval y moderna

Autor:Francisco L. Pacheco Caballero
Cargo:Universidad de Barcelona
Páginas:57-93
RESUMEN

Examen de las formas de publicación de normas en Cataluña durante los siglos XIv-XVII, a partir de la documentación regia y de la documentación emanada por las Cortes. La impresión de cuadernos de constituciones y capítulos y la recopilación como medios de conocimiento.

 
EXTRACTO GRATUITO

Proyecto de investigación der2009-12776 (subpg.Juri).

Page 57

Aunque a propósito de una cuestión testamentaria, la famosa novela de Justianiano Ut factae novae constitutiones, junto a algún texto canónico, acabó convirtiéndose en lugar común para los juristas en tema de publicación. En ella, el emperador se quejaba de que licet factae sint leges, tamen non sunt cognitae, aut provincialibus, aut etiam hic nondum fore propositae nullique manifestae. Justiano venía entonces a reconocer que no era justo culpar de ignorancia a quien hubiese testado contra lo preceptuado en las leyes in quo legem aut non positam esse contingit, aut positam, et eo, quod nondum proposita fuerit, iuste ignoratam, y establecía un plazo de dos meses desde su insinuatio para que los notarios y súbditos tuviesen constancia de la fuerza de la ley y la observasen sin excusa1. Como un requisito que no afecta a la eXIstencia de la ley en cuanto ya promulgada, la publicación, sin embargo, es un requisito sin el cual la ley no obliga. La publicación se convierte en el requisto que evita una eventual alegación de su ignoracia por los destinatarios y la publicación fija el momento a partir del cual, con o sin vacatio legis, las normas empiezan a se eXIgibles y su ignorancia, inexcusable2. Daré cuen-

Page 58

ta aquí de las formas de publicación de normas en la cataluña bajomedieval y moderna hasta principios del siglo xvIII distinguiendo las disposiciones regias, normalmente dadas ex certa scientia, de las disposiciones emanadas por las cortes. Aludiré también a otros remedios relacionados con el problema de la difusión y conocimiento de las normas, como la impresión y la recopilación.

Page 59

I

  1. las disposiciones regias, provisones, statuta, ordinationes, pragmaticae, pragmaticae sanctiones, mandata, edicta, decreta, constitutiones 3, intimadas a la autoridad correspondiente, sancionadas y roboradas por la presencia de los correspondientes sellos o bullae4, se publican por medio de pregón, normalmente anunciado a toque de trompeta o de tuba, por las ciudades y lugares de importancia (loca insignia) del principado y por los lugares de las distintas Veguerías o, en general, por los lugares de la jurisdicción de cada uno de los oficiales a los que la disposición haya sido comunicada. La publicación, realizada en la forma en que en cada caso quede establecida, marca el momento a patir del cual la disposición obliga y despliega sus efectos. Así, con carácter preliminar y antes de una ilustración más profusa, en una provisio et ordinatio de Jaime II en mayo de 1302, al hilo de la prohibición dirigida a los clérigos para redactar instrumentos y escrituras públicas y ejercer el oficio de notario:

Idcirco provida deliberatione duXImus ordinandum quod nullus clericus seu alia quecumque persona tonsuran defferens clericalem (...) instrumenta seu alias publicas escripturas ex nunc in terra et dominatione nostra conficiant, nec ad tabellenionatus officium aliquatenus assumatur, seu etiam admittatur, alioquim instrumenta, seu scripture huiusmodi confecte per illos post publicationem nostrae provissionis praesentis viribus careant et effectu (...) Quod circa vobis dicimus, et mandamus, quatenus huiusmodi nostram provissionem et Ordinationationem faciatis visis presentibus per civitates, et alia loca insignia cathalonia ex parte nostra publice preconitzari, hoc idem etiam Vicariis cathaloniae quisbusque, significetis, ut ipsi loca suarum Vicariarum, tan nostras propia quam alia quecumque, simili preconitzacione, vel literis publicent, seu faciant publicari5

,

Page 60

Una pragmática sanción de alfonso V de 1457 por la que se fija el valor del florín:

(...) hac Pragmatica sanctione ad nostrum beneplacitum valitura providendum duXImus, uti praesentium serie providemus, volumus atque decernimus pro evidenti nostrae reipublicae utilitate (...) quo volumus et disponimus, vobis vero Magnificis dilectis et fidelibus nostris gerentibus vice Gobernatoris Generalis in principatu cathalonia et in comitatus rossilonis et ceritaniae praedictis Vicariis, Baiuliis, subvicariis, subbaiulis, et aliis etiam universis et singulis officialibus et subditis nostris (...) quod Provisionem, voluntatem et decretum nostrum huiusmodi, ac omnia et singula prae expressa teneant et oberservent (...) et ut praemissa omnia et singula omnibus nota fiant, et faciant dicti nostri oficiales per loca solita Jurisdictionem eis comissarum praeconis voce clangentibus prius tubis, solemniter publicari6

,

una pragmática de Fernando el católico sobre la persecución de malhechores, de 1511:

(...) per ço ab deliberacio de nostre sacre real consell habent deliberat fer segons que de nostra certa sciencia deliberada y expressa fem la present y davall scrita nostra real pragmatica sancio laqual manam sia publicada en lo cap de quiscuna vegueria del principat predicte et en altres lochs sie segons sera vist necessari laqual es del tenor seguent7

o la petición que en 1553 realizan al rey los integrantes del brazo eclesiástico y militar sobre la difusión de algunas pragmáticas regias:

Los braços eclesiastic, y Militar de la present cort supplican a Vostra altesa, li placia statuir, y ordenar, que (...) la Pragmatica feta per lo serenessim, y catholic rey don Ferrando segon de immortal recordacio, sobre la exactio, y paga de las decimas, y primicias, la data de la qual fonc en la present Vila de Montsó a dos de setembre de mil sinc cents deu, ab la declaratio feta en la dita Vila de de Montso a deu de setembre de mil sinccents quaranta y dos, sian inviolablement observadas, e perque lo tenor de ditas Pragmaticas sie notori, li placia a Vostra altesa statuir, que aquellas, o lo efecte de aquellas sie publicat ab cridas per los casps de las Veguerias del present principat, y comtats de rossello, y cerdanya8

.

La obligación de la publicación voce praeconis suele ir acompañada de la obligación de registrar la disposición en los libros de la Curia, aunque esta obliga-

Page 61

ción puede incluirse aisladamente9. El pregón, incluso aquel que es repetido en determinadas fechas del año, es efímero, no asegura el conocimiento futuro. La conservación y preservación de la disposición se asegura, además de incluyéndola en los registros de la cancilleria regia, de los que pueden extraerse los oportunos trasuntos10, registrándola en los correspondientes registros o libros de las curias, forma, además, a través de la cual se facilita la posterior circulación de las normas a partir de las copias o traslados realizados de la disposición registrada11. Registro y pregón de la disposición en los libros de la curia, pues, suelen ser los medios habituales para facilitar el conocimiento de las disposiciones regias tanto a quien deben cumplirlas como a los oficiales encargados de su cumplimiento12:

(...) nos enim per praesens mandamus universi, et singulis officialibus nostris, et ejusdem infantis prasentibus et futuris, vel eorum locatentibus [sic,

Page 62

por locatenentibus], quod huiusmodi prohibitionem et mandatum nostrum teneant et observent, et contra ea venire aliquatenus non praesumant, vos autem huiusmodi nostri aedicti forman, et preconitzationem quam inde fiere faceritis in libris curiarum dictorum offlicialium nostrorum faciatis ad maiorem rei evidentiam registrari13

.

(...) mandantes sub dictis poeneis, vel praesens nostrum mandatum quod observatione, et executione dictarum constitutionum, factum voce praeconis publicari faciatis, et in libris curiarum nostrarum copiari, et inseri ad memoriam sempiternam14

.

Ad maiorem rei evidentiam. La coneXIón entre, por una parte, la evitación del olvido y, de otra, la evitación de la eventual alegación de ignorancia, tanto por parte de los oficiales como por parte de los demás destinatarios obligados al cumplimiento de la norma, suele también establecerse al hilo de la orden de publicación por pregón y de su registro:

Et ut de praedictis non valeant per ipsos officiales nostros ignorancia allegari, mandamus praesens Statutum, et Ordinationem in libris curiarum Vicariarum et Baiuliarum nostrarum cathaloniae ad memoriam registrari15

.

(...) iubemus per praesens Generalem nostrum aedictum tenaciter observari (...) et ne praesens Ordinatio captiosa videatur, neque illi cum quibus dictas compositiones facietis, valeant super hanc ignorantiam allegare, statuimus vobisque praecipiendo mandamus, quatenus in continenti quisquam vestrum nunc dicta officia regentium, et deinceps quilibet ex aliis futuris, confestim in principio suo regiminis faciatis, et faciant predicta omnia, prout supra contenta sunt, voce praeconis una vice singulis mensibus, et praesertim in diebus Mercati in locis assuetus publice nuntiari, et registris curiae cuiuslibet registrari16

.

(...) dicimus et districte percipiendo mandamus quatenus praesens statutum notrum sive pracinaticam sancionem inviolabiliter observando illud ut illius possit ignoranciam allegare freequenter diebus quibus in dicta villa preconiçacionis sunt fiere assuete vel singulis diebus sabbaticus prout nobis et

Page 63

consulibus discte ville espediens videbintur voce preconis faciater sollempniter publicari17

.

Quod circa vobis dicimus, et districte praecipiendo mandamus, quatenus prasens statutum nostrum, sive Pragmaticam sanccionem inviolabiliter observando, eam, ut nullus possit ignorantiam allegare, frequenter diebus quibus in Vicaria, et Baiulia predictis Mercatum, aut nundina celebrantur, voce praeconis faciatis solemniter publicari18

.

Mandantes (...) quatenus hanc ordinationem nostram teneant et observent, et teneri, et observari inviolabiliter per quempiam faciant. Mandamus itaque dicto Vicario barchinonensi, vel eius locumtenenti, quod prasentem ordinationem nostram faciant in libris suae curiae registrari, et palam, et publice in dicta civitate Barchinonae praeconizari, ut ne quis ignorantiam valeat allegare19

.

(...) quatenus provisionem et ordinationem nostram huiusmodi teneant et...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA