Utopía e historia. Os Lusíadas (Camões) y Uma Viagem à Índia (G. Tavares)

Autor:Helena Carvalhão Buescu
Cargo:Centro De Estudos Comparatistas. Universidade De Lisboa
Páginas:123-134
 
EXTRACTO GRATUITO
240
Utopía e historia.
Os Lusíadas
(Camões)
y
Uma Viagem à Índia
(G. Tavares)1
HELENA CARVALHÃO BUESCU
CENTRO DE ESTUDOS COMPARATISTAS.
UNIVERSIDADE DE LISBOA
Existe en el pensamiento utópico un legado heterogéneo, reconocido como tal
por numerosos críticos, que lo lleva a dudar por un lado entre la estabilidad o la
rigidez, por otro la transformación y el proceso. La invención de los lugares sim-
bólicos (principalmente literarios) que han tenido la experiencia de la utopía, así
la Utopía, de Moro (1516), A Cidade do Sol, de Campanella (1623), o 1984, de
George Orwell (1934), tiende necesariamente a la primera hipótesis (estabilidad),
mientras que la utopía relacionada más inmediatamente con un futuro, deseado o
temido, parece subrayar la segunda (transformación), como vemos suceder por
ejemplo en el Padre António de Vieira (História do Futuro) o Fernando Pessoa —y
como a propósito subraya el gran historiador que fue Ernst Bloch.2 Fredric Jame-
son, otro importante ensayista que se ha ocupado de la utopía desde diferentes
perspectivas, propone a este respecto, una distinción entre utopías como «progra-
ma» y como «impulso»,3 al mismo tiempo que destaca sus diversas implicaciones.
El propio Bloch está más interesado en el último (impulso) que en el primero (el
programa). En realidad, el «principio de esperanza» de Bloch, por el que la utopía
es vista principalmente como una conexión entre el futuro y el presente, es decir,
como una forma de realismo anticipado, hace hincapié en una de las principales
cuestiones del pensamiento utópico: el hecho de que presupone una confronta-
ción entre (y por lo tanto una toma de consciencia de) aquello que es y aquello
que, en términos concretos de Bloch, provienen de Aún-no. El conocimiento so-
bre este «Ainda-Não-Consciente», incorporado en la dimensión anticipada del
futuro, direcciona a ese mismo futuro, y constituye la esperanza de que la utopía y
los principios de aquel que será «un mundo mejor» un día existirá. Por tanto, la
idea básica que está en el centro del concepto de utopía, tal como la entiende
Bloch, es no la de estabilidad, sino por el contrario, la de proceso y movimiento.4
1. Traducción realizada por Lina Marcela Manjarrés Usaquén, Universidad Carlos III de Madrid.
2. Ernst Bloch, The Principle of Hope, Oxford, Blackwell, 1986 (1954-9).
3. Fredric Jameson, esp. «Varieties of the Utopian», Archaeologies of the Future. The desire called utopia and
other science fictio n. London: Verso, 2002, 1-9.
4. ...el impacto del pensamiento de Bloch es inmenso. Véase la forma como su obra es piedra-de-toque en la
reflexión de Jameson, op. cit.; o el número tem ático del Journal of Contemporary Thought, titulado Utopias
RA_NE_240.pmd 28/07/2014, 13:42123

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA