El rostro de la desolación. La soledad no elegida en el envejecimiento

Autor:Yolanda María De La Fuente - María Del Carmen Martin Cano - Trinidad Ortega Expósito
Cargo del Autor:Catedrática de Trabajo Social y Servicios Sociales, Departamento de Psicología, Universidad de Jaén - Doctora en Ciencias Sociales y Jurídicas, Departamento de Psicología, Universidad de Jaén - Doctora en Ciencias Sociales y Jurídicas, Departamento de Psicología, Universidad de Jaén
Páginas:93-113
RESUMEN

Las personas ancianas solas en situación de vulnerabilidad acaparan la mayoría de las actuaciones de emergencias sociales. Sus viviendas no adaptadas se han convertido en cárceles, donde les es difícil llevar a cabo una vida autónoma. Este problema afecta de manera diferente a hombres y mujeres. La soledad de los hombres mayores ha aumentado tres puntos en los últimos años, situándose en el 15%... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
93
EL ROSTRO DE LA DESOLACIÓN. LA SOLEDAD NO
ELEGIDA EN EL ENVEJECIMIENTO
Yolanda María de la Fuente Robles
Catedrática de Trabajo Social y Servicios Sociales
Departamento de Psicología
Universidad de Jaén. ymfuente@ujaen.es
María del Carmen Martin Cano
Doctora en Ciencias Sociales y Jurídicas
Departamento de Psicología
Universidad de Jaén. mmcano@ujaen.es
Trinidad Ortega Expósito
Doctora en Ciencias Sociales y Jurídicas
Departamento de Psicología
Universidad de Jaén. tortega@ujaen.es
Yolanda María de la Fuente, María del Carmen Martin y Trinidad Ortega
Sumario: 1. La soledad como factor de riesgo en las personas mayores. 2. La nueva epide-
mia mundial. La soledad causante de múltiple vulnerabilidad. 2.1. La realidad europea.
2.2. La soledad en América Latina. 3. Protocolos del Trabajo Social ante la epidemia de la
soledad. 3.1. La atención desde los Servicios Sociales Comunitarios. 3.2. La intervención
desde el ámbito hospitalario. 4. Propuestas para evitar el autoabandono de las personas
mayores. Recuperando el genuino Trabajo Social. 5. Avanzando en la participación de las
personas mayores, garantía antiaislamiento. 6. Conclusiones. 7. Bibliografía.
Resumen: Las personas ancianas solas en situación de vulnerabilidad acaparan la mayoría
de las actuaciones de emergencias sociales. Sus viviendas no adaptadas se han convertido
en cárceles, donde les es difícil llevar a cabo una vida autónoma. Este problema afecta de
manera diferente a hombres y mujeres. La soledad de los hombres mayores ha aumentado
tres puntos en los últimos años, situándose en el 15% en 2017, según datos del INE y de
Eurostat. Aunque todavía existen grandes diferencias, según el informe Un perfi l de las
personas mayores en España, 2018. Indicadores estadísticos básicos, el 28,8% de las mujeres
mayores y el 14,7% de los hombres mayores vive en soledad en España. Este panorama,
vinculado con el envejecimiento poblacional y el cambio del modelo social, mucho más
YOLANDA MARÍA DE LA FUENTE, MARÍA DEL CARMEN MARTIN Y TRINIDAD ORTEGA
94
individualista y alejado del mantenimiento de vínculos afectivos, conlleva la epidemia de
la soledad.
Para proteger a este colectivo, se debe realizar una revisión de los protocolos de actuación,
fundamentalmente en la coordinación de los servicios sociales comunitarios y de las
unidades de Trabajo Social hospitalario; donde se han llegado a producir el abandono de
ancianos, lo que trae consigo situaciones larvadas y mantenidas en el tiempo de maltrato
y falta de atención.
A lo largo de este capítulo realizaremos una perspectiva comparada del estado de la cues-
tión a nivel internacional, analizando las diferentes estrategias desde el Trabajo Social para
intervenir con aquellas personas que se encuentren en situación de soledad no elegida, con
la fi nalidad de mejorar su autoestima, bienestar y salud.
Conceptos centrales: Personas mayores, soledad, vulnerabilidad, Trabajo Social, Servicios
Sociales.
1. LA SOLEDAD COMO FACTOR DE RIESGO EN PERSONAS
MAYORES
Desde hace algunas décadas venimos asistiendo a un progresivo envejecimiento
de la población a nivel mundial. Entre otros factores, la reducción de la tasa de
natalidad y el aumento de la esperanza de vida ha provocado que el número de
personas de más de 60 años vaya en constante aumento, más que cualquier otro
sector de población.
El proceso de envejecimiento, además de natural y biológico, depende en gran
medida del entorno social donde la persona se desenvuelve, puesto que la con-
jugación de factores como la economía, la familia, las relaciones interpersonales,
la forma de convivencia y el hábitat, entre otros, infl uyen de manera decisiva en
la calidad de vida y en la forma de envejecer de los individuos (González-Celis, y
Lima, 2017).
Durante el envejecimiento se originan una sucesión de cambios y pérdidas,
que reducen las relaciones sociales en las personas mayores, como, entre otros, la
jubilación, la pérdida del cónyuge y problemas de salud, aumentando la probabi-
lidad de experimentar el sentimiento de soledad (Castro, 2016).
En España, según los datos de la Encuesta Continua de Hogares de 2018,
realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), un 43,1% de las personas
que viven solas son mayores de 65 años, dato signifi cativo que confi rma que con la
edad se aumenta la probabilidad de vivir en soledad. Si bien es un factor de riesgo,
no es exclusivo para percibir el sentimiento de soledad, ya que como confi rma el

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA