Retos del desarrollo urbano sostenible e integrado' de M. R. Alonso Ibáñez (Dir.), Tirant lo Blanch, Valencia, 2018.

Autor:Judith Gifreu Font
Pàgines:1-6
 
EXTRACTO GRATUITO
REVISTA CATALANA DE DRET AMBIENTAL Vol. 10 Núm. 2 (2019): 1 – 6
- Recensió -
DOI: https://doi.org/10.17345/rcda2645
Retos del desarrollo urbano sostenible e integrado
María Rosario Alonso Ibáñez (Dir.)
Tirant lo Blanch, Valencia, 2018
455 pp.
¿Pueden las intervenciones urbanísticas en las ciudades y sus aledaños
mantener los perfiles de hace unas décadas? Es evidente que no. La atención
que políticos y estudiosos han prestado al concepto de desarrollo urbano ha
crecido a pasos agigantados desde que fue formulado por vez primera en 1987,
en el marco de las Naciones Unidas. El Informe Brundtland (“Nuestro Futuro
Común”) alertaba sobre la apremiante necesidad de cubrir las demandas del
presente sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para
satisfacer sus propias necesidades. Se trata, como ya se ha repetido hasta la
saciedad, de adoptar patrones de desarrollo que permitan compatibilizar el uso
de los recursos naturales disponibles –que no son ilimitados– con la capacidad
de regeneración de los ecosistemas. Deviene perentorio, pues, modificar valores
y hábitos, especialmente en las sociedades occidentales, muy dadas a prácticas
consumistas que no tienen cabida en un mundo amenazado por el cambio
climático. Aunque puede que estemos llegando tarde, que hayamos entrado en
un déficit ecológico muy difícil de equilibrar. Así lo atestigua el denominado “día
de la sobrecapacidad”, que fija el momento en que la demanda anual de recursos
naturales supera la capacidad del planeta para producirlos, y que, año tras año,
avanza de forma más alarmante en el calendario. Algunos recursos, sin
embargo, ni tan siquiera son renovables. Es el caso del suelo, un recurso finito
cuya degradación y transformación urbanística es casi imposible de revertir, con
las fatales consecuencias que puede generar, por ejemplo, en cuanto agente
básico para la producción mundial de alimentos. La expansión urbana
desaforada es un factor desestabilizador de la sostenibilidad ecológica y
ambiental. Los informes de los organismos internacionales ponen de manifiesto
que, aun ocupando menos del 2% de la superficie del planeta, las ciudades son
las principales contribuyentes al cambio climático, al consumir el 78% de la

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA