Regulación penal del fraude deportivo en el ordenamiento italiano

Autor:María José Jiménez Díaz
Páginas:201-240
RESUMEN

Ya desde sus inicios, el deporte, como muchos otros ámbitos, ha mostrado un lado transparente y otro oscuro. Este trabajo se ocupa del aspecto negativo que, sobre todo en las últimas décadas, presenta el fenómeno deportivo, singularmente, en lo que se refiere a la realización de actividades fraudulentas que, dirigidas a obtener un enriquecimiento ilícito, empañan una actividad en la que no... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 202

I Introducción

El Libro Blanco sobre el Deporte de la Unión Europea, de 11 de julio de 2007, presentado por la Comisión Europea al Consejo, al Parlamento

Page 203

Europeo, al Comité de las Regiones y al Comité Económico y Social Europeo1afirma que el deporte2“es un fenómeno social y económico en expansión que contribuye en gran medida a los objetivos estratégicos de solidaridad y prosperidad de la Unión Europea”, que “(G)enera importantes valores, como el espíritu de equipo, la solidaridad, la tolerancia y el juego limpio, y contribuye al desarrollo y la realización personales. Fomenta la contribución activa de los ciudadanos de la UE a la sociedad y, de este modo, ayuda a impulsar la ciudadanía activa”. De ahí que le reconozca un papel fundamental en la sociedad europea. Pero, tal y como asimismo pone de relieve el citado Libro Blanco, en el deporte no todo son bondades sino que “también se ve confrontado a nuevos retos y amenazas que han surgido en la sociedad europea, como la presión comercial, la explotación de los jóvenes jugadores, el dopaje, el racismo, la violencia, la corrupción o el blanqueo de dinero”.

En efecto, se trata de un ámbito que, como muchos otros, presenta una cara y una cruz, un rostro bueno y otro menos bueno, un lado transparente y otro oscuro, aunque justo es reconocer que, con carácter general, al menos por el momento, prima el lado positivo frente al negativo. Este trabajo se ocupa del aspecto negativo que, sobre todo en las últimas décadas, presenta el fenómeno deportivo, singularmente en lo que se refiere a la realización de actividades fraudulentas que, siempre dirigidas a obtener un enriquecimiento ilícito, empañan una actividad en la que no siempre se juega limpio.

No debemos pensar, sin embargo, que los comportamientos deportivos fraudulentos quedan circunscritos a nuestros tiempos. Como indica CACCIARI, es muy probable que las actividades deportivas irregulares nacieran de forma simultánea al propio deporte. Cuando la autora italiana realiza tal afirmación, utiliza una denominación genérica, la de estafa

Page 204

deportiva (truffa sportiva) para referirse de forma amplia a las diferentes actividades ilícitas que pueden desarrollarse en el ámbito deportivo y no sólo a las que serían propiamente comportamientos fraudulentos (por ejemplo, también incluye en el concepto de truffa sportiva el “doping”). En este sentido señala que las primeras señales de dopaje se remontan a las antiguas Olimpiadas, en las que los atletas ingerían sustancias estimulantes mezcladas con alimentos. También de la época romana nos llegan noticias de operaciones fraudulentas llevadas a cabo para modificar, con ánimo de lucro, el resultado de algunas competiciones, en particular, carreras de caballos en las que los romanos realizaban apuestas dinerarias3.

A nivel mundial son numerosos los escándalos deportivos que se han ido sucediendo a lo largo del siglo XX y de lo que llevamos del XXI. Éstos alcanzan a diferentes disciplinas deportivas, aunque predominan los acontecidos en el ámbito futbolístico. Como ha afirmado sin ambages la INTERPOL, la comunidad futbolística se enfrenta a una importante cantidad de amaño de partidos y acusaciones de corrupción. Además de lo anterior, afirma en su web, que “(S)e estima que las ganancias obtenidas solamente por medio de apuestas ilegales rondan los cientos de millones de euros anualmente. El uso de las redes de juego a través de Internet ha facilitado enormemente las apuestas en partidos de cualquier parte del mundo. Los elevados beneficios obtenidos con el amaño de partidos han atraído a delincuentes y grupos de delincuencia organizada. Además, el amaño de partidos plantea un problema aún mayor, ya que el dinero generado de esta forma se utiliza para otras actividades delictivas. Ahora más que nunca urge poner en marcha estrategias coordinadas para prevenir el problema, incluyendo en ellas a las partes interesadas a escala nacional, regional e internacional”4. No es casual, por tanto, que se creara en 2011 la Unidad de INTERPOR sobre integridad en el Deporte con objeto de combatir mejor la corrupción en el mismo, particularmente en el fútbol. Esta iniciativa fue puesta en marcha conjuntamente con la FIFA, con una duración prevista de 10 años desde su inicio para elaborar y aplicar un programa de alcance mundial centrado en la lucha contra el amaño de partidos y en las apuestas lícitas e ilícitas5. La misma estaba siendo

Page 205

sometida a revisión con dos objetivos principales: uno, “educar y formar a figuras clave del fútbol para que sean capaces de reconocer los intentos de corrupción o amaño de partidos, resistirse a ellos y denunciarlos” y, otro, “preparar mejor a los organismos encargados de la aplicación de la ley para que investiguen casos de corrupción o amaño de partidos y cooperen en la investigación de tales casos”6. Sin embargo, en junio de 2015, INTERPOL anuncia que suspende su acuerdo con la FIFA “(T)ras la investigación sobre corrupción que se lleva a cabo en el órgano directivo del fútbol”, pese a lo cual “sigue decidida a llevar a cabo el Programa sobre Integridad en el Deporte”7.

Por lo que se refiere a los escándalos deportivos acontecidos a nivel internacional, sería desmedido enumerar aquí todos aquellos que ya ha expuesto la doctrina más autorizada, por lo que solo a título de ejemplo mencionaremos algunos de los más notables8:

  1. En 1919, estalló en EEUU un importante caso de corrupción deportiva en el mundo del béisbol conocido como “Escándalo de los Medias Negras” en el que se vieron implicados algunos jugadores del equipo de los Chicago White Sox (uno de los más poderosos de aquel momento) que perdió intencionadamente la serie final de esa temporada frente a los Cincinnati Reds, en un entramado relacionado con apuestas ilícitas y en el que fue un conocido gánster quien suministró el dinero necesario para llevarlo a cabo. A partir de entonces, los White Sox o Medias Blancas pasaron a la historia con el apodo peyorativo de los Medias Negras. No se pudo demostrar la culpabilidad de los ocho jugadores de los Medias

    Page 206

    Blancas que aceptaron dinero a cambio de propiciar que su equipo perdiera, por lo que no fueron condenados, aunque sí expulsados de por vida del béisbol, un deporte que es “prácticamente una religión en los Estados Unidos”. Aquel suceso “sacudió los cimientos del deporte”, “golpeó seriamente la reputación del juego”, “golpeó directamente en la conciencia y el sueño americano, en una sociedad que consideraba a aquellos hombres como unos héroes”9.

  2. En Alemania (2005) es destacable el “caso Hoyzer” en el que un árbitro (Robert Hoyzer), fue condenado a dos años y medio de prisión por manipular partidos tras recibir a cambio una sustanciosa cantidad económica de una organización mafiosa croata que gestionaba apuestas ilícitas. Se vieron involucrados un total de 25 personas entre jugadores y otros árbitros, algunos de los cuales también fueron condenados10.

  3. También Inglaterra ha sido presa de sonados escándalos deportivos. Según denuncia COLANTUONI, “el problema de las prácticas ilícitas es percibido en el fútbol inglés, hasta el punto de que la Federación Inglesa de Fútbol encargó una investigación ad hoc a Lord Stevens, que acabó con la suspensión del entrenador George Graham, declarado culpable de haber percibido “subvenciones” por valor de 400.000 libras esterlinas”11.

  4. En Francia, el ex entrenador del Olympique de Marsella, Roland Courbis, fue condenado a 2 años de prisión por fraude de unos 22 millones de euros en traspasos del club (comisiones en los fichajes de los jugadores) entre 1997 y 1999. El mismo ya había sido condenado con anterioridad por su implicación en la emisión de facturas falsas y fraude fiscal en el club de fútbol de Tolón, del que fue su director general a finales de los 8012.

  5. En Portugal el conocido caso “Silbato dorado”, desde que saltó a la luz pública en 2004 tras la recepción por la Policía Judicial de una carta anónima que denunciaba que los dirigentes del equipo de Gondomar

    Page 207

    intentaban conseguir el ascenso de categoría mediante sobornos a árbitros, no ha dejado de estar presente en la actualidad deportiva y jurídica del país vecino, viéndose involucrados destacados futbolistas, árbitros y otros clubes y figuras relevantes del fútbol13.

  6. De los casos que han tenido lugar en Latinoamérica sólo daremos cuenta de dos de ellos, uno, por sus peculiares características y, el otro, por producirse en un país de una gran tradición futbolística. En el primero, acaecido en el hipódromo de Córdoba (Argentina), un cuidador de caballos cambió uno, llamado “Ardiente West”, por otro diferente (“Apero Criollo”). “Apero Criollo”, suplantando a “Ardiente West”, fue el que real-mente corrió y ganó la carrera. La trampa fue descubierta una vez finalizada (a través de la revisión de videos y fotografías) tras denunciarse por terceros que el caballo ganador era parecido a otro de la misma cuadra14.

    En Brasil, en 2005, dos árbitros fueron acusados de fraude, conspiración y delitos contra la economía por haber trucado algunos partidos del campeonato nacional brasileño para favorecer a unos apostantes clandestinos que cruzaban apuestas millonarias por internet15.

  7. España tampoco ha escapado a las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA