Orduña Rebollo, Enrique, Historia del municipalismo español. Iustel, Madrid, 2005. 278 pp. Historia de la Legislación de Régimen Local (siglos XVIII a xx). (Orduña Rebollo, Enrique: Estudio Preliminar y selección de textos. Cosculluela Montaner, Luis: Estudio Preliminar del siglo xx). Iustel, Madrid, 2008. 1.689 pp.

Autor:Regina Polo
Páginas:930-936
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 930

La brillante y dilatada dedicación de enrique orduña rebollo a temas de régimen local desde hace ya varios años es de sobra conocida por todos los que trabajamos sobre estas cuestiones. Muchas son las páginas que con un rigor y constancia dignos de destacar ha escrito intentando, y consiguiendo, avanzar en el conocimiento de la historia de la administración local española, especialmente de los siglos XVIII, XIX y XX, o estudiando algunas de las instituciones que han conformado el armazón de la organización local en diversos momentos de nuestra historia, como el concejo abierto, los intendentes o la diputación provincial de segovia.

A esta finalidad, en concreto explicar y clarificar el devenir de las organizaciones municipal y territorial, responden dos nuevas aportaciones que el citado autor ha publicado en iustel: Historia del municipalismo en España en 2005 e Historia de la legislación de régimen local (siglos XVIII a XX) en 2008, en la que a la transcripción de los textos seleccionados antepone un amplio estudio preliminar. Debido a la coincidencia en el enfoque y en buena parte del contenido del primer libro citado y de ese estudio preliminar he estimado oportuno ocuparme de ambas obras conjuntamente para evitar reiteraciones innecesarias. La primera de ellas, realizada con un afán evidentemente divulgativo, está dividida en seis capítulos, bastante equilibrados en cuanto a su extensión, en los que disecciona hábilmente, siguiendo una secuencia cronológica, la historia del régimen municipal en la península diferenciando los diversos modelos organizativos que se han sucedido desde la hispania romana hasta nuestros días, haciendo referencia, por un lado, a los organismos o autoridades que ejercieron el poder en cada una de las etapas que se suceden y a las atribuciones que desempeñaron en sus respectivos contextos, y por otro, a las innumerables fuentes jurídicas que a lo largo de los siglos han recogido el derecho que ha regulado los más diversos aspectos de la vida municipal. Ensambla, pues, con acierto la vertiente institucional y orgánica con la normativa.

En concreto, aproXImadamente la mitad de las 262 páginas que componen el texto de este libro se dedican al análisis de los municipios desde la dominación romana hasta el siglo XVIII, abarcando la otra mitad el municipalismo de los siglos XIX y XX. En todas ellas late soterradamente la lucha constante mantenida por los municipios desde su aparición en los lejanos siglos del Medievo por conservar y ampliar su originaria auto- nomía, quebrantada en innumerables ocasiones por el afán intervencionista del poder regio y por el deseo centralizador del moderno estado liberal.

Los siglos comprendidos entre la invasión romana y el fin de la edad Media son estudiados en los dos primeros capítulos. En el primero de ellos, bajo la denominación «el municipio histórico español», engloba el examen del municipio romano en hispania, la crisis de la organización municipal en la época visigoda con la aparición, a finales de este período, de una rudimentaria organización local, el conventus publicus vecinorum, y el apasionante y complejo devenir de la vida municipal desde la invasión musulmana en los albores del siglo VIII hasta fines del XV. Así, con innegable soltura, transita por el largo camino recorrido desde la aparición en los siglos iniciales de la reconquista de pequeñas comunidades de vida rural en las

Page 931

tierras situadas al norte del duero con el Concilium o concejo abierto integrado por todos los vecinos como órgano de gobierno hasta la definitiva institucionalización en castilla durante el reinado de alfonso XI del regimiento en las principales ciudades, que significó, por un lado, la consolidación de una situación que de facto eXIstía ya en los dos siglos anteriores, caracterizada por el dominio de los principales oficios concejiles por una minoría oligárquica, y por otro, el inicio de un creciente intervencionismo regio en la vida local, que se acentuó con el comienzo por estas fechas del envío a las ciudades de unos oficiales de designación regia, los corregidores. Tampoco escaparon a este proceso restrictivo en cuanto al gobierno local los municipios de los territorios más orientales, navarra, aragón y cataluña, en los que las primitivas asambleas vecinales fueron sustituidas por otras más restringidas, integradas no por regidores sino por jurados, que recibieron distintas denominaciones, como capítulo o cabildo en aragón o Consell en cataluña, extendiéndose también a Valencia y Mallorca después de su incorporación a la corona aragonesa.

En el segundo de estos dos capítulos iniciales, «aparición y consolidación del derecho municipal», creo que muy acertadamente por la indudable importancia que reviste la cuestión, estudia el derecho que reguló la vida de los municipios durante la edad Media, diferenciando dos apartados: los fueros y las ordenanzas municipales.

En relación con los fueros, después de analizar en primer lugar la diversidad de normas que paulatinamente configuraron los diversos derechos municipales: costumbres, cartas de población, fueros breves y fueros extensos, en segundo lugar se detiene a exponer por separado el derecho municipal de cada uno de los territorios y reinos cristianos bajomedievales. En este recorrido, frente al estudio más pormenorizado de los fueros en navarra y aragón, de las consuetudines y costums en cataluña y del derecho local de Valencia y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA