Presentación

Autor:Francisco Longo - Adrià Albareda
Páginas:11-14
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 11

¿Cuál es el clima ético de la Administración pública? ¿Qué valores caracterizan a las personas y a los colectivos profesionales que trabajan en ellas? ¿Hasta qué punto estos valores responden a las expectativas sociales sobre las instituciones y los administradores públicos? ¿Cuál es el grado de institucionalización de dichos valores y en qué medida los tienen interiorizados en su comportamiento las personas afectadas? ¿Qué fallos y qué desafíos se observan? ¿Qué instrumentos se están utilizando para que los servidores públicos interioricen, cumplan y asuman aquellos valores que garantizan comportamientos éticamente adecuados? El presente libro se plantea estas preguntas, entre otras muchas, y presenta la relación entre la Administración pública y los valores, haciendo referencia a la literatura existente, pero orientándose a descubrir algunas claves interpretativas de la situación y las tendencias realmente constatables en nuestro entorno.

La relevancia de las cuestiones anteriores es máxima en un contexto de recesión prolongada, acompañada de elevados índices de desconfianza de los ciudadanos hacia la política y la Administración pública. Sonoros escándalos de corrupción han incrementado esta pérdida de confianza y han extendido la percepción de que los representantes políticos y los gestores públicos con frecuencia desempeñan su oficio con poca autoexigencia ética. Al mismo tiempo, una ciudadanía mejor informada y más exigente, afectada por la crisis, se muestra cada vez más crítica con lo que considera unos privilegios injustificados, un desperdicio de los recursos o, simplemente, un uso ineficiente del di-nero público.

Pese a que, con frecuencia, el malestar ciudadano se concentra en la política y en los políticos, las administraciones y las personas que desarrollan su tarea profesional en ella están en el punto de mira de esta dinámica social. Por un lado, porque, en la actuación de los poderes públicos con respecto a las decisiones gubernamentales, las dimensiones política y administrativa muchas veces son inextricables. Por otro, porque las inercias tradicionales de la Administración la convierten, a los ojos de muchos, en un mundo alejado, autorreferencia-

Page 12

do, blindado por unos códigos de funcionamiento que lo hacen difícilmente comprensible y poco receptivo a las preocupaciones de los ciudadanos.

Todo ello provoca un cierto desbordamiento de las administraciones y de sus gestores y profesionales, los cuales, en un contexto de recesión económica...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA