Política militar del reinado de Fernando VII: las Guardias Reales

Autor:Juan Francisco Baltar Rodríguez
Cargo del Autor:Profesor de Historia del Derecho y las Instituciones
Páginas:177-198
 
EXTRACTO GRATUITO
177
7. POLÍTICA MILITAR DEL REINADO DE
FERNANDO VII: LAS GUARDIAS REALES
Juan Francisco Baltar Rodríguez
Profesor de Historia del Derecho y las Instituciones
Universidad de Zaragoza
Durante el reinado de Fernando VII se produjeron diversas medidas que cam-
biaron profundamente el ejército español. En este trabajo vamos a hacer referencia
a las Guardias reales. Estas tropas desde nales del siglo XV tuvieron como prin-
cipal misión custodiar la persona del rey y su familia, tanto dentro como fuera de
palacio. Desde la llegada de los Borbones, sin dejar de cumplir esta misión prime-
ra, se constituyeron en un elemento muy importante del ejército real, tanto por el
número como por su calidad. Eran consideradas las tropas de élite. El rey ejercía el
mando directo como coronel y de entre sus las se nombran a numerosos cargos
político-militares de la Monarquía. Sin embardo durante el reinado de Fernando
VII la organización de estas Guardias sufrió cambios e incluso llegó al punto de la
disolución de las Guardias de Corps. Fernando no fue educado como un militar.
El favorito Godoy utilizó las Guardias como un medio de control de la Corte y del
joven príncipe. Llegó a existir la llamada Guardia de Godoy dentro de las tropas
de la Casa real entre 1801 y 1808. El príncipe Fernando luego monarca no olvidó
el riesgo que podía padecer y receló de la presencia de esas tropas, inltradas tam-
bién posteriormente por elementos liberales. Por eso no es extraño que, sin duda
fruto de la presión del pueblo madrileño en 1821 pero fruto también de su natural
aversión, se aviniera a establecer la disolución de las Guardias y en 1824 preriera la
permanencia de las Guardias de Corps francesas al restablecimiento de un Cuerpo
de Guardias españolas no del todo able. Finalmente, ya en el reinado de Isabel II
178 Juan Francisco Baltar Rodríguez
la organización de la Guardia real adquiriría características más similares a las de
la actualidad que a las que tuvo durante el siglo XVIII y buena parte del XIX. El
reinado de Fernando VII constituyó en este sentido un punto de inexión. Vamos a
exponerlo utilizando fundamentalmente la documentación que se encuentra en el
Archivo General Militar en Segovia.
El Rey, jefe militar
En la Constitución Española de 1978 artículo 8.1. se dice que las Fuerzas Armadas
están constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, y tie-
nen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su
integridad territorial y el ordenamiento constitucional. El artículo 62.H de la cita-
da Constitución arma que corresponde al Rey el mando supremo de las Fuerzas
Armadas. En la Constitución de 1812 se recogían también los poderes del Rey en
este sentido. En el artículo 171 por ejemplo se expone que además de la prerrogativa
que compete al Rey de sancionar las leyes y promulgarlas, le corresponden como
principales las facultades siguientes: y en el número octavo se recoge la de mandar
los ejércitos y armadas, y nombrar los generales y en el número noveno la de dispo-
ner de la fuerza armada, distribuyéndola como más convenga.
Ambos textos constitucionales recogen una gura, la del rey soldado, el rey como
jefe militar que hunde sus raíces en la consideración medieval del Rey como el pri-
mero de los guerreros, el rey al frente de su ejército, pero que en el siglo XVIII
adquiere otro signicado, también simbólico, como consecuencia del prestigio
adquirido por lo militar y representado en Europa por monarcas como Federico
Guillermo I de Prusia, el Rey Sargento, durante la primera mitad del siglo. Esta
preponderancia de lo militar sobre el elemento civil, que deviene en el ennobleci-
miento de los ociales, cuaja en la representación de la imagen del Rey como un jefe
militar. Así no es extraño que un rey como Fernando VII, alejado en su formación
en la Corte de todo lo militar, aparezca retratado por Vicente López Portaña con el
uniforme de capitán general.
Durante el siglo XVIII se produjo un proceso de aristocratización del ejército.
Según Francisco Andújar Castillo al terminar ese siglo se podía estimar que cerca
del 80% de los ociales pertenecían a la nobleza1. De entre todas las unidades del
ejército eran sin duda las que se encontraban cerca del Rey, encargadas de su protec-
ción y de la familia real, es decir las Reales Guardias, donde el proceso de selección
era más necesario y el requisito de nobleza se hacía exigible para entrar en ellas,
1 Francisco ANDÚJAR CASTILLO, Los militares en la España del siglo XVIII. Un estudio social,
Granada 1991, pp. 154-165.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA