Perfil del menor infractor y de los ilícitos cometidos

Autor:Fátima Pérez Jiménez
Páginas:225-240
RESUMEN

I. Presentación; II. Datos de la delincuencia juvenil en nuestro país; 1. Las cifras oficiales; 2. Los menores de 14 años también delinquen; III. Resumen de la información de las estadísticas judiciales; IV. Informes de autodenuncia; V. Perfi l social y delictivo de los menores juzgados; Bibliografía consultada.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 225

I Presentación

Para presentar este tema, hay que recordar las ideas básicas que conocemos sobre la delincuencia juvenil como fenómeno social:

— Es un fenómeno normal, desde un punto de vista estadístico, no valorativo;

— Es ubicuo, se produce en todas las sociedades y son comportamientos realizados con independencia de las circunstancias sociales del autor;

— Tiene un carácter episódico, la mayoría de estos menores dejarán de cometer infracciones al llegar a la edad adulta; se estima que entre el 3% y el 5% persisten;

— La mayoría de las infracciones no llega a conocimiento de los órganos de control social formal, ni siquiera de la familia, por lo que no serán sancionadas;

— Sólo un pequeño grupo de los menores delincuentes comete delitos graves, en España las cifras oscilan entre el 7% y el 10%.

Page 226

La Criminología, en su proceso de avance continuo ha conseguido formular respecto al fenómeno delictivo, su aparición y su desarrollo, una serie de afirmaciones con un carácter sólido y que encuentran su respaldo en la investigación científica. Han sido resumidas por M.R. Gottfredson1:

— «Existe una correlación sólida y esencial entre el mal comportamiento en las primeras etapas de la vida y la delincuencia durante la adolescencia y la edad adulta».

— «Existe una correlación sustancial entre la cantidad de comportamientos problemáticos de los padres y el nivel de delincuencia de sus hijos».

— «Existen conexiones fundamentales entre el nivel de comportamiento violento y el nivel de otras formas de delincuencia y comportamiento criminal».

— La mayor parte del comportamiento delictivo es «corto de miras, parece accidental, tiende a no ser planificado con mucha antelación, produce escasos beneficios y en bastantes ocasiones intervienen el alcohol y otras drogas».

— «Existe una distribución característica del comportamiento delictivo a lo largo del curso vital, de tal modo que los incidentes relativos al delito y la violencia aumentan en frecuencia con la edad hasta la adolescencia tardía o la primera edad adulta y a continuación disminuyen con rapidez y continuidad a lo largo de la vida. Esta curva general edad-delito se aplica a la mayoría de las formas de delito y violencia interpersonal».

Page 227

CURVA EDAD-DELITO

[VER GRÁFICO EN PDF ADJUNTO]

Los estudios criminológicos contemporáneos han seguido estudiando las particularidades de esta curva edad-delito y han comprendido que debe ser matizada en dos sentidos:

  1. La predisposición hacia una conducta delictiva puede comenzar y mostrar sus primeros indicios en las primeras etapas de la vida, a pesar de que los primeros delitos importantes no se cometan hasta la primera juventud. Así, los estudios empíricos han dejado ver que gran parte de los delincuentes juveniles con comportamientos graves han tenido problemas de conducta en su infancia (morder, abusar de los animales, intimidar, mentir o robar).

  2. Esta curva edad-delito propone un esquema según el cual se realizan escasas infracciones durante la infancia, aumenta su número en la adolescencia y primera juventud y va disminuyendo de modo paulatino durante la edad adulta. Pero, no todas las dinámicas delictivas se ajustan a este desarrollo. Un grupo menos numeroso responde de modo similar hasta los primeros años de juventud, sin embargo, su comportamiento delictivo persiste hasta bien avanzada la edad adulta, y es entonces cuando su actividad infractora empieza a desaparecer.

    De acuerdo a estas matizaciones, la Criminología ha ampliado los estudios encaminados a comprender la aparición y desistimiento de la con-Page 228ducta delictiva más allá de la adolescencia, observando los distintos comportamientos a lo largo de todo el curso vital.

    Este nuevo paradigma del curso vital ha producido diversos enfoques teóricos; los más importantes se organizan en torno a la explicación de la continuidad y de la modificación de la actividad delictiva a lo largo de la vida. Son expuestos por distintos autores.

    Me voy a referir a modo de ejemplo y muy sintéticamente a uno de ellos, el propuesto por la criminóloga Terrie Moffit en su «taxonomía del desarrollo»; se constatan dos tipos de delincuentes:

  3. El delincuente limitado a la adolescencia, un niño o niña que después de una infancia prosocial comienza a mostrar comportamientos antisociales en la adolescencia. Sus delitos no son graves, su participación en la delincuencia se limita a un tiempo y situación determinados y suelen tener comportamientos prosociales en otros ámbitos de su actividad. Este modelo de actividad delictiva está marcado por el cambio;

  4. El delincuente persistente a lo largo del curso vital, estos delincuentes exhiben una conducta antisocial desde una edad más temprana. Si se compara el comportamiento de este grupo con el anterior, se observa que los delitos cometidos tienen una mayor entidad, son más frecuentes y se realizan en diversas situaciones y circunstancias. Esta conducta persiste a lo largo de la edad adulta, produciéndose el abandono a una edad tardía.

II Datos de la delincuencia juvenil en nuestro país

Tras esta breve introducción, la siguiente pregunta que nos planteamos es ¿qué podemos conocer de la delincuencia juvenil en nuestro país?

Al igual que en el ámbito de adultos, la delincuencia que conocemos es la denominada «delincuencia oficial». Ésta nos llega a partir de las cifras oficiales suministradas por el Ministerio del Interior, la Fiscalía General del Estado y el Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, esta «delincuencia oficial» no puede ser asimilada a la «delincuencia real», ya que laPage 229cantidad de actividad delictiva desconocida por diversas razones es muy numerosa. A este ámbito de la actividad delictiva se le conoce como «cifra negra» y la Criminología dispone de diversas técnicas de investigación para su exploración.

1. Las cifras oficiales

A pesar de la información parcial que nos ofrecen las cifras oficiales de la delincuencia, ésta es muy valiosa para conocer la tendencia y evolución de este fenómeno y sus características principales.

Así, la evolución global de la delincuencia de menores en nuestro país en la última década no responde a un movimiento de «incremento considerable» o a un «constante aumento» de los hechos delictivos, como se escucha en los medios políticos y por ende, en los medios de comunicación.

En el gráfico 1 se observa la evolución de la delincuencia a partir de los datos de las detenciones de todos los menores de edad hasta 17 años2ofrecidas por el Ministerio del Interior3. Entre 2000 y 2002 hay un pequeño repunte; dicho incremento se inició antes de la entrada en vigor de la nueva ley. A partir de 2003 hay un descenso constante que no es de gran magnitud pero que nos sitúa en el nivel de 1998 y constituye ya una tendencia. En suma, a pesar de los cambios legales, las cifras se mantienen estables.

Page 230

Gráfico 1. Evolución de las detenciones de menores entre 0 y 17 años

[VER GRÁFICO EN PDF ADJUNTO]

Tradicionalmente el nivel de delincuencia es muy superior en los hombres frente a las mujeres...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA