Patricia Laurenzo Copello; Rafael Durán Muñoz (eds.), Diversidad cultural, género y Derecho

Autor:Oscar Pérez De La Fuente
Páginas:323-331
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 323

Los cambios a partir de los procesos de globalización, en especial la convivencia con los nuevos inmigrantes, deberían suponer una nueva oportunidad para reflexionar sobre temas que son cadentes en las diversas sociedades. Este libro busca ofrecer una amplia panorámica de diferentes perspectivas, metodologías y enfoques sobre la respuesta que el Derecho debería dar, especialmente, ante el binomio entre identidad y género.

El pluralismo a la hora de abordar los diversos temas es puesto de manifiesto por la editora del libro –y auténtica impulsora del mismo– en su Introducción, Laurenzo Copello, cuando sostiene que las “distintas formas de aproximación a los asuntos controvertidos, ponen de manifiesto la enorme complejidad del tema.” La presente obra reúne los trabajos elaborados con base en el Proyecto de Investigación Multiculturalidad, Género y Derecho (DER 2009-08297) y las ponencias del Seminario internacional celebrado en noviembre de 2012 en la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga.

El libro se divide en seis partes que cada una sigue una temática específica y agrupan varias contribuciones. Cabe destacar la calidad de los trabajos, la actualidad de los temas tratados y la valentía de algunos escritos al sostener puntos de vista que pueden resultar polémicos.

En la Parte I de la obra titulada “Definiendo el contexto: la diversidad como realidad social y como objeto de gestión política” se realiza una aproximación filosófica y sociológica a la cuestión de la diversidad cultural. En el primer trabajo de Rafael Durán Muñoz, titulado “Teoría y praxis de los mo-

Page 324

dos de gestión de la diversidad: Abordaje mediático y judicial de los conflictos multiculturales en España”, se abordan las características de los modelos del multiculturalismo, del asimilacionismo y del interculturalismo con una aplicación práctica a las reacciones en España al caso del velo islámico. En este contexto, el autor defiende que “el interculturalismo se postula como la mejor forma de combatir la desigualdad en las sociedades multiculturales: con el presupuesto (y el objetivo) asimilacionista de la homogeneidad cultural, el interculturalismo combate la desigualdad intercomunitaria, pero igualmente combate la desigualdad intracomunitaria a que dan lugar la relaciones de poder que se sustentan en argumentos de identidad en el seno de determinadas comunidades” (p. 45).

En la contribución “Una aproximación a las políticas de gestión de la diversidad cultural”, Fátima Cisneros Ávila aborda algunos elementos actuales de Filosofía política que son relevantes en las cuestiones de identidad. De esta forma, se refiere a algunos aspectos de la polémica liberal comunistarista y al debate entre redistribución y reconocimiento entre Fraser, Honneth y Young. Sobre la gestión de la diversidad cultural se analizan la visiones del culturalismo liberal, del multiculturalismo y del interculturalismo y parece abogarse por este último frente a las críticas de los otros modelos.

En lo que supone su segunda contribución al presente volumen Rafael Durán Muñoz analiza las “Cifras y actitudes de una sociedad transformada: Los españoles ante la inmigración y los modos de gestión de la diversidad”. Básicamente, el trabajo realiza una radiografía del origen de los inmigrantes a partir de las Encuestas de Inmigrantes del INE. También analiza las encuesta sobre las actitudes de los españoles hacia la inmigración. Se destaca que en 2006, el 59% consideraba que la inmigración era uno de los tres problemas más importantes del país, mientras que a partir de 2012 ha bajado al 6%. Analizando estos datos, Durán Muñoz sostiene que “ello no implica que el fenómeno migratorio se haya desvanecido desde el punto de vista sociodemográfico, como no ha perdido relevancia política, ni económica. Que ha dejado de ser visto como problemático tampoco niega la necesidad de pensar las políticas de integración (y, con ellas, las de bienestar) ni excluye la posibilidad del uso electoralista de la inmigración por parte de determinados partidos políticos” (p.145).

En este apartado, además de cuestiones filosóficas y sociológicas, también se aborda la aplicación intercultural del Derecho en el trabajo “La conflictiva apropiación de la diversidad cultural en la aplicación del Derecho”

Page 325

de Carlos Vladimir Zambrano. Este autor defiende una visión que considera que el Derecho Penal debe ser sensible a la diversidad cultural. En este sentido, afirma que “los tres corolarios de la diversidad: negación de la indiferencia, la promoción de la singularidad tal cual sea y la comprensión de la ductilidad de la identidad, que proceden de entender antropológicamente la diversidad cultural, pueden ser útiles para la administración de justicia para la diversidad, pues los hechos culturales pueden transformar los pilares liberales abstractos de la libertad, la igualdad, la fraternidad en cimientos democráticos concretos de emancipación, identidad y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA