Participación de los gobiernos subestatales en el proceso de integración europeo

Autor:Ana Pastorino
Páginas:113-151
 
EXTRACTO GRATUITO
3
Participación
de los gobiernos subestatales
en el proceso de integración europeo
1. LOS INICIOS DE LA PARTICIPACIÓN, REDES Y
ASOCIACIONES
Como se ha señalado en el Capítulo 1, los movimientos federalistas
propugnaban, con mucha fuerza (principalmente en las dos posguerras
mundiales), el papel relevante que las regiones deberían tener en una fu-
tura Unión Europea, que instaurara la paz en el continente.
No obstante, y, salvo una leve referencia en el preámbulo del Tratado
de Roma que creó la Comunidad Económica Europea, por la cual se ma-
nifiesta la preocupación por reducir “…las diferencias entre las diversas
regiones y el retraso de las menos favorecidas”, las primeras décadas de
la integración europea se caracterizarían por tener como protagonistas
principalísimos a los Estados nacionales, manteniéndose relegada la
cuestión regional. Ante la falta de previsiones normativas de participa-
ción, las regiones europeas fueron diseñando un entramado de redes,
asociaciones y organizaciones que reúnen a una gran cantidad de entida-
des subestatales del ámbito europeo.
Pionero en la materia fue el Consejo de Municipios y Regiones de
Europa (CMRE), creado en 1951 solo a nivel municipal, abriéndose más
tarde a la participación regional. En la década del 70 del siglo pasado, el
CMRE traslada sus oficinas a Bruselas con el propósito de seguir de cer-
ca las políticas comunitarias y hacer lobby en aquellos temas con impac-
to en los gobiernos subestatales, así como perfilarse como interlocutor de
sus asociados ante las instituciones europeas (Bacigalupo, 2001: 61).
Actualmente congrega a redes nacionales de municipios y regiones 161
pertenecientes a 40 países. En el caso español, la asociación representa-
161 Que representan a 150.000 ciudades y regiones.
114 ANA PASTORINO
tiva es la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). En
el ámbito internacional representa al capítulo europeo de Ciudades y
Gobiernos Locales Unidos (UCLG 162), en tanto que en el ámbito europeo
trabaja –a través de su colaboración con la Comisión Europea 163– en la
tarea de implementar proyectos de hermanamiento entre las entidades
subestatales. También en la arena europea, sus diferentes órganos de tra-
bajo intentan incidir en el proceso normativo de la UE, en las diversas
políticas que se relacionan con los intereses locales y regionales dentro
de los Estados miembros.
Como señala Huici Sancho (2003: 50), a partir de la década del 70
del siglo XX, las regiones europeas comienzan a agruparse en asociacio-
nes que las integran en virtud de circunstancias o intereses comparti-
dos, como la Asociación de Regiones Fronterizas de Europa (ARFE) o la
Conferencia de Regiones Periféricas Marítimas de Europa (CRPM).
La ARFE fue creada en 1971 por diez regiones fronterizas europeas
con el objetivo de dar impulso a la cooperación transfronteriza y ejercer
la representación de las regiones afiliadas (alrededor de 100 en la actua-
lidad) en sus intereses, tanto ante organizaciones europeas como frente a
autoridades nacionales. Entre sus órganos se encuentran la Asamblea, el
Comité Ejecutivo y el Presidente. Se encarga de realizar acciones para lo-
grar que las condiciones de vida –en las diferentes áreas– tenga el mismo
nivel a ambos lados de la frontera.
Por su parte, la CRPM está integrada por 160 regiones pertenecien-
tes a 28 países y que reúnen alrededor de 200 millones de habitantes.
Se organiza en grupos de trabajo y en comisiones geográficas. Entre sus
áreas de interés se encuentran la cohesión territorial dentro del conti-
nente europeo, el desarrollo equilibrado de las regiones y dar impulso
a la competitividad regional, las políticas de transportes, la agricultura
y el desarrollo rural, promoción del desarrollo sostenible y protección
del medio ambiente, la investigación e innovación, así como el empleo y
la inclusión social. Por España participan en la Conferencia las siguien-
tes CCAA: Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria,
Galicia, Cataluña, Valencia, Navarra, Melilla, Murcia y País Vasco.
La Asamblea de las Regiones de Europa (ARE), creada en 1985,
cuenta entre sus asociados a más de 270 regiones pertenecientes a 34
países y diversas organizaciones interregionales. Por España, integran
162 Siglas de la denominación en inglés United Cities and Local Governments.
163 Por intermedio de su Dirección General de Educación y Cultura.
Gobernanza multinivel y Entidades Locales 115
la ARE, las comunidades de Andalucía, Cataluña, Murcia y Valencia. Las
actividades claves de la ARE son, entre otras: la política de cohesión, el
desarrollo económico, innovación e investigación, sociedad del cono-
cimiento, energías renovables y eficiencia energética, desarrollo rural,
agricultura, medio ambiente, turismo. Su estructura básica se conforma
con una Asamblea General, el Buró Político y la Presidencia.
En 1997 se crea la Conferencia de Asambleas Legislativas de las
Regiones de Europa (CALRE), y luego del primer encuentro consti-
tutivo celebrado en Oviedo con la presencia de quince Presidentes de
Parlamentos de las Comunidades Autónomas 164 y representantes de las
regiones alemanas, austríacas, belgas, italianas y portuguesas, se decidió
que, anualmente, se reuniría su plenario, que cuenta con alrededor de
setenta parlamentos regionales, de más de ocho Estados. Para dar conti-
nuidad a sus Asambleas Plenarias se estableció un Comité Permanente,
compuesto por quince presidentes de asambleas legislativas. Asimismo,
se han ido estableciendo diversos grupos de trabajos para reflexionar y
emitir opiniones sobre las diferentes políticas europeas.
La CALRE mantiene relaciones fluidas con el Comité de las Regiones
(CdR) y con la Comisión. Con el Comité se firmó un convenio de coo-
peración que, entre otras medidas, permite optimizar la utilización de
los recursos de ambas instituciones. Asimismo, la Conferencia funciona
concomitantemente con la Conferencia de Presidentes de Regiones con
Poder Legislativo (Regleg), creada en el año 2001 con la finalidad de que
sus regiones sean tenidas en cuenta en el proceso decisorio europeo. Esta
red ha desarrollado planes de acción conjunta con el CdR.
La Red de Ciudades Europeas (Eurocities) –de 1989– reúne a unas
150 ciudades de la Unión Europea 165 y funciona a través del Comité
Ejecutivo, la Presidencia y diversos grupos de trabajo. Actúa como porta-
voz de las ciudades en la Unión Europea, promueve la cooperación técni-
ca y los proyectos transnacionales.
En 2009 se crea el Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía,
a iniciativa y con financiamiento de la Comisión Europea. El mismo se
propone reducir para el año 2020 las emisiones de CO2, en más del 20%,
estableciéndose –en su reunión de octubre de 2015– el objetivo de alcan-
zar el 40% para el 2030, de acuerdo al Programa Marco 2030 de la UE
para el clima y la energía. Los adherentes al Pacto, luego de firmarlo, de-
164 No concurrieron a la convocatoria Canarias y Navarra.
165 Sumando las dos categorías de miembros: ciudades de pleno derecho y asociadas.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA