Padres de alumnos vs maestros

Autor:Manuel Cobo del Rosal
Páginas:77-80
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 77

No cabe la menor duda, que en los centros escolares de España está vigente el Código penal, y completo, o al menos así debería ser. Sin excepción, ni exclusión de su total virtualidad.

Resulta evidente que se ha producido una auténtica hecatombe en cuanto a la más elemental disciplina, cuando no simple y elemental educación ciudadana, que pudiera y debiera existir en todo el régimen educativo, del sistema, constitucional y democrático de la España. Muchas veces son las madres que, en los jardines de infancia, ya atacan con fiereza a la asignada "profesora" o tutora con las que pasan el día sus queridos vástagos. Pero, en esa misma línea, han sucedido, hechos lamentables, y luctuosos, conforme se ha ido elevando el nivel de edad de los escolares. Ya es hasta frecuente que en bachillerato no sólo sean los padres sino también los mozalbetes, los que agredan o amenazan, de cualquier modo, a los encargados de impartirles enseñanza. Más sutilmente, pero quizás más eficazmente, las alumnas arremeten en régimen triangular, de forma oblicua, contra los que intentan, si la Ley y el sistema les deja, que obtengan una cierta cultura, general preparatoria, y que deberían recibir en los centros superiores universitarios. El aumento en España de este tipo de comportamientos hostiles o criminales, porque se diga lo que se diga se trata de criminalidad , ha hecho que los distintos medios de comunicación se hagan eco

Page 78

de continuada alarma, y seguramente ya un grupo de oficiosos designados por el dedo de algún Ministro o subsecretario los haya puesto a reunirse y a "inventar" una mayor y censurable extensión del Código penal que, claramente, castigue la laxitud de quienes, más o menos, se ven afectados, directa o indirectamente, por lo que se ha venido en llamar "violencia escolar".Ahora se producen noticias, alabadas por los medios, de que los padres agresores de los maestros, se les ha condenado por el delito de atentado: los profesores, y no hay la menor duda, sobretodo, sí son de un centro público, estatal o autonómico, son funcionarios públicos, a los efectos penales puesto que ejercen funciones docentes que no es más que una concreción de las funciones públicas, como requiere el artículo 24 del Código penal.

Para mi resulta claro por demás que la violencia, en general en los centros escolares, no es más que expresión de tensos climas y conflictos familiares-personales, que se descargan de la forma menos apropiada y más absurda. Mal...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA