Motores de búsqueda, redes sociales, rastro digital y publicidad comportamental

Autor:Ana Garriga Domínguez
Páginas:36-44
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 36

Con la aparición de Internet y el desarrollo de nuevos servicios de comunicación e información en línea se han ido incrementando las posibilidades de recogida y tra-

Page 37

tamiento de ingentes cantidades de información sobre personas. La información se ha transformado en un bien básico para las sociedades y para el funcionamiento de la economía y "la concentración de las fuentes que generan esta información indica que la acumulación del poder económico, lejos de estar disminuyendo se está acentuando"96.

Esos cambios producidos por la proliferación de servicios en la red hace necesario que las normas que aseguran el derecho a la protección de datos personales presten una especial atención a las relaciones de las personas con el sector privado97.

Como se ha explicado, la navegación a través de Internet deja un rastro digital y genera datos transaccionales. Este rastro permite monitorear las actividades de las personas en la red, con qué frecuencia y cuáles son los sitios web que vistan, el número de «clics» introducidos por un visitante de una web y, en general cualquier actividad que realicemos en línea y esta información se puede, además, combinar con la proporcionada voluntariamente por el usuario para completar su perfil98.

De entre los servicios disponibles en Internet, una de las clases más populares son los buscadores. Los motores de búsqueda son servicios que facilitan al usuario la posibilidade de encontrar información de todo tipo en la red. Entre ellos, existen algunos cuya finalidad es la de construir perfiles sobre personas utilizando los datos personales que encuentran en la red, rastreando en páginas web, redes sociales, blogs, etc., para interrelacionar los datos disponibles en la red. Junto a estos encontramos los motores de búsqueda no especializados.

Tanto unos como otros pueden suponer un impacto en determinada medida en los derechos de las personas, no sólo por la gran cantidad de datos que sobre los usuarios recogen estos servicios, sino también por las posibilidades de utilizarlos para elaborar perfiles combinando e interrelacionando los datos personales obtenidos por varías vías. "Los buscadores nos siguen y almacenan enormes cantidades de información sobre nosotros"99, sin que seamos conscientes de ello. Así lo ha señalado en su Dictamen 1/2008 sobre cuestiones de protección de datos relacionadas con motores de búsqueda, de 4 de abril de 2008, el Grupo sobre Protección de Datos del artículo 29. En los últimos años se ha producido un aumento de las denuncias de particulares contra este tipo de servicios, poniéndose de manifiesto que "las capacidades de representación y agregación de los motores de búsqueda pueden perjudicar considerablemente a los individuos, tanto en su vida personal como en la sociedad, en particular si los datos personales que figuran en los resultados de la búsqueda son incorrectos, incompletos o

Page 38

excesivos"100. La tecnología de Internet proporciona herramientas que apoyan las nuevas técnicas de difusión de la información personal. Informaciones que antes estaban dispersas y que eran difíciles de encontrar, son ahora fácilmente accesibles a través del uso de los medios de búsqueda automatizada de Internet101.

Los buscadores no especializados en localización de personas también tratan datos personales que les permite contextualizar las búsquedas con el objetivo optimizarlas y orientar la publicidad que generalmente acompaña a éstas. Pues la rentabilidad de los prestadores de este tipo de servicio va a depender directamente de la eficacia de la publicidad que acompaña el resultado de la búsqueda.

Señala el Grupo de Trabajo que los datos personales de los usuarios de esta clase de servicios se pueden obtener de diferentes vías, desde los ficheros de registros, que incluirían datos relativos al contenido de las consultas, la fecha y la hora en la que se ha realizado, la dirección IP y la cookie de red, así como las preferencias del usuario y datos relativos a su ordenador. También incluye las informaciones sobre el contenido propuesto por el buscador, vínculos y publicidad resultantes de cada consulta y los lugares visitados por el usuario tras la consulta. Igualmente, se recogen datos que permiten conocer la ubicación física del usuario.

Los motores de búsqueda pueden vincular las diferentes consultas que procedan de la misma dirección IP e, incorporando una cookie de identificación única para cada usuario, mejorará su identificación en cada sesión. Además se sirven, como ya se ha mencionado, de dispositivos como las cookies de red y, cada vez con mayor frecuencia de las denominadas cookies flash. Las cookies permanentes se utilizan normalmente para mejorar la calidad del servicio, pues permiten almacenar las preferencias del usuario archivando sus prácticas. Las cookies flash se emplean como copia de seguridad de las cookies normales o para almacenar información detallada sobre las búsquedas.

Pero, con toda esta información sobre una misma persona, los proveedores de estos servicios pueden tratar otros datos personales, por ejemplo de los usuarios regis-trados o los datos que se encuentren en otros sitios de Internet o los que provengan de otros servicios como el correo electrónico. Como ha señalado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en relación con Google, los motores de búsqueda, "al explorar Internet de manera automatizada, constante y sistemática en busca de la información que allí se publica", recogen datos personales "que «extrae», «registra» y «organiza» posteriormente en el marco de sus programas de indexación, «conserva» en sus servidores y, en su caso, «comunica» y «facilita el acceso» a sus usuarios en forma de listas de resultados de sus búsquedas"102. De esta forma, señala el Tribunal de Justicia,

Page 39

"un tratamiento de datos personales como el controvertido en el litigio principal, efectuado por el gestor de un motor de búsqueda, puede afectar significativamente a los derechos fundamentales de respeto de la vida privada y de protección de datos personales cuando la búsqueda realizada sirviéndose de ese motor de búsqueda se lleva a cabo a partir del nombre de una persona física, toda vez que dicho tratamiento permite a cualquier internauta obtener mediante la lista de resultados una visión estructurada de la información relativa a esta persona que puede hallarse en Internet, que afecta potencialmente a una multitud de aspectos de su vida privada, que, sin dicho motor, no se habrían interconectado o sólo podrían haberlo sido muy difícilmente y que le permite de este modo establecer un perfil más o menos detallado de la persona de que se trate. Además, el efecto de la injerencia en dichos derechos del interesado se multiplica debido al importante papel que desempeñan Internet y los motores de búsqueda en la sociedad moderna, que confieren a la información contenida en tal lista de resultados carácter ubicuo."

Los usos de esta información pueden ser varios. Por ejemplo Google, "a partir de los terabytes de datos sobre comportamiento...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA