Una mirada atrás, con compañerismo y afecto

Autor:Francisco de Jesús Valverde Luengo
Páginas:25-26
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 25

Verano de 1960, habíamos terminado PREU e íbamos de excursión a Galicia. Era el atardecer de un caluroso día, cuando estábamos entrando en Orense después de más de catorce horas de viaje (habíamos salido de Plasencia a las cinco de la madrugada). En las entonces «carreteras» de acceso a las localidades había la costumbre, dado el poco tráfico, de pasear por las cunetas; y nuestro vetusto autobús, de ventanillas con cristales abatibles, comenzó a transcurrir entre grupo de chicas que paseaban amigablemente y nos saludaban a nuestro paso.

Fue entonces cuando Nanín levantó su potente voz, desde su crecida figura y dijo aquella frase que pasó a los anales de nuestra Historia de los Bachilleres 58-59: «Por fin desde las tierras de la Alta Extremadura y transcurrido más de catorce horas de viaje, vemos MUJERES».

Hasta ahí la anécdota, ahora la realidad: Íbamos de excursión a Galicia gracias a la Bolsa de viaje que el Ministerio de Educación Nacional nos concedió con fecha 27 de octubre de 1959 con un importe de 30.000 pesetas. (TREINTA MIL PESETAS del año 1959) por haber sido nuestro Instituto, el Gabriel y Galán de Plasencia, el que mejor nota media sacó en la prueba de Revalida Superior en el curso 58-59, es decir Nanín (desde ahora será Felicia-no) y sus otros treinta y cinco compañeros que nos examinamos de reválida de Sexto de Bachiller.

Sigo con los datos reales, en aquel vetusto autocar íbamos veinte chicas y doce varones, luego la altisonante frase de Feliciano, además de no atenerse a la verdad, nos proporcionó la enemistad manifiesta de las compañeras de curso y viaje.

No hubo más remedio que «ligar» con las gallegas.

Page 26

Ahora desde la distancia de cincuenta y dos años a nuestras espaldas, recuerdos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA