María José VILLAVERDE RICO y Gerardo LÓPEZ SÁSTRE (eds.), Civilizados y Salvajes. La mirada de los ilustrados sobre el mundo no europeo

Autor:Diego Blázquez Martín
Cargo:Universidad Carlos IIi de Madrid
Páginas:297-303
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 297

Es bien conocida la influencia que el contacto con otras civilizaciones, y singularmente el encuentro con los pueblos americanos, tuvo para el desarrollo de la cultura de los derechos humanos y su teoría moral, política y jurídica.

Esta idea central de los estudios sobre derechos humanos considera que, como consecuencia de los excesos producidos a partir del choque cultural que supone el descubrimiento de América por las potencias europeas, se genera uno de los primeros esfuerzos de subjetivación del Derecho Natural para proteger la humanidad de las poblaciones aborígenes de América.

Esta parte de la historia intelectual del mundo occidental, protagonizada por algunos autores españoles, justifica en buena parte lo que Fernández Buey denominó la "leyenda rosa" española1, que forma parte de cierta visión autocomplaciente de la historia de España, y que incluso lleva a que un libro académico, como este que nos ocupa, pueda llegar a aparecer recensionado en un diario nacional como La Razón (08/10/2015).

Esta tesis general da por hecho que, a raíz del contacto con las culturas indígenas americanas, se produjo una crisis en la conciencia europea que activó toda una batería de mecanismos morales y jurídicos que, aunque no cristalizaran en la práctica, el humanismo del siglo XVI sembraría para resurgir

Page 298

en el marco de las Revoluciones burguesas y las Declaraciones de Derechos clásicas, fruto de lo que también Fernández Buey llamaría la vertiente central y clásica del pensamiento Ilustrado. Sin embargo, esto no es así, y de ello se ocupa este libro. O al menos así se lo ha parecido a este lector; y, en este sentido, quisiera aclarar que siendo una de las tesis principales de los estudios de Derechos Humanos yo la he abordado en varios trabajos2, y, lógicamente, he leído el libro desde la perspectiva de mis ideas al respecto. Por ello, espero que el lector de esta recensión pueda disculpar la subjetividad de mi análisis.

En mi opinión, lo que constata esta colección de ensayos es que, en su mayoría, los autores ilustrados, a pesar de conocer muy bien los elementos críticos que surgen en Europa frente a la dominación, explotación y exterminio americanos, no aceptaron ni se expusieron a las consecuencias lógicas de aplicar en este ámbito el sistema de pensamiento de las Luces, basados en la igual y universal dignidad humana. Y, por ello, tampoco en ese momento, y ni siquiera con el refuerzo de la filosofía de las Luces, triunfaron en la práctica las ideas de igualdad, libertad y fraternidad cuando se referían a "los otros", al mundo salvaje y no civilizado, ni siquiera respecto de las bases de la esclavitud.

En esta línea, son muy reveladores los capítulos relativos al pensamiento de Jefferson y Turgot, respectivamente. Ambos reflejan cómo, aun sabiendo cual era la respuesta correcta, muchos de los ilustrados prefirieron "contemporizar" con las circunstancias existentes y el "status quo", y ello por muy diversas razones (desde el nacionalismo, el desarrollo económico de hasta el simple interés personal).

En este sentido, como podemos ver, el fenómeno de esta convivencia se basa desde su inicio en un juego de visiones y duplicidades. Un juego en el que hay alguien que observa (el civilizado) y alguien observado (el salvaje). Pero también de duplicidades intelectuales: donde hay una idea preconizada y otra aplicada; un ideal y una realidad. Y el libro refleja muy bien esa

Page 299

dicotomía al recoger la mirada de la Ilustración sobre los no europeos desde una gran diversidad de dualidades que permiten articular la multiplicidad de enfoques y casos tratados.

Se trata de una amb...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA