La interdependencia de las conductas

Autor:Francesc Guillén Lasierra
Páginas:145-182
 
EXTRACTO GRATUITO
145
Las características personales de los agentes de policía
y las de las personas que entran en contacto con ellos no
pueden ser analizadas separadamente. Bien, sí que se pue-
de, pero no adquieren todo su sentido por sí solas, porque
en la práctica se inuencian y condicionan mutuamente, así
como el contexto en que tienen lugar (Ivkovic, 2014). La
interacción ciudadano-policía produce un concurso de ac-
ciones y reacciones que se condicionan mutuamente (Fer-
nández e Yñiguez, 2014), de manera que su evolución y re-
sultado nal son interdependientes y no pueden entenderse
las unas sin las otras (Mastrofski et al., 2016).
1. Predisposición y contexto
Como acertadamente señala Noppe (2016b) hay que
determinar la circunstancia que ejerce la función de deto-
nador del uso de la fuerza, aspecto que se posterga si única-
mente nos centramos en el estudio de la predisposición del
agente de la policía al uso de la fuerza. Un policía con ten-
La interdependencia
de las conductas
5
DESENCUENTROS ENTRE LA POLICÍA Y EL PÚBLICO FACTORES DE RIESGO Y ESTRATEGIAS DE GESTIÓN146
FRANCESC GUILLÉN LASIERRA
dencia al autoritarismo puede no generar ninguna violencia
si se cruza con personas muy tranquilas o pusilánimes, que,
aunque puedan ver con desagrado el tono o la conducta
de la policía, muy posiblemente no respondan de la mis-
ma manera e intenten nalizar el encuentro sin problemas.
Así mismo, en sentido opuesto, una persona con ganas de
provocar a la policía puede no constituir ningún problema
si los agentes afectados saben manejar la situación y no se
toman las provocaciones a nivel personal. En ambos casos
todo dependerá, también, de los extremos a que lleguen las
incorrecciones de cada uno de los bandos, y al escenario
en que se lleve a cabo el encuentro. En todo caso, la impor-
tancia de las características personales de cada una de las
partes es relevante cuando se la pone en relación con las de
la otra e interactúan. La dinámica acción-reacción es extre-
madamente relevante en el decurso de los encuentros de los
ciudadanos con la policía. Por ello el comportamiento de la
persona que interactúa con la policía tiene un rol muy im-
portante en la reacción de los agentes policiales y, por tanto,
en el desarrollo de los hechos (Alpert et al., 2004; Garner
et al. 1996). El trabajo dirigido por Skogan y Frydl (2004),
aunque acepta que los resultados de diversas investigacio-
nes al respecto no coinciden siempre, concluye que muy
frecuentemente el uso de la fuerza por parte de la policía
viene muy condicionado por el comportamiento de la parte
del público con la que la policía interactúa, aunque reco-
nocen la importancia de otros factores adicionales como la
gravedad de la infracción cometida o la evidencia de la co-
misión de la infracción por parte del miembros del público.
Terrill (2014, 268) es muy claro al armar «el predictor más
LA INTERDEPENDENCIA DE LAS CONDUCTAS 147
CAPÍTULO 5
consistente de uso de la fuerza es el nivel de cumplimien-
to del ciudadano. Los ciudadanos que cumplen (obedecen)
es poco probable que sean sujetos del uso de la fuerza; los
ciudadanos que resisten tienen muchas más posibilidades
de sufrir el uso de la fuerza». Ivkovic (2014) también ar-
ma que la policía es mucho más proclive al uso de la fuerza
en situaciones en que hay ciudadanos en actitud desaante
y antagonista hacia la policía (como hemos visto que tam-
bién hacían Garner et al., 1996). Hay autores que matizan y
cuestionan que sea el comportamiento y no la peligrosidad
de las personas con las que interactúa la policía lo que pro-
voque el uso de la fuerza por parte de ésta (Klinger, 1994,
citado por Alpert et al., 2004). Según este autor las personas
hostiles a la policía son detenidas con más frecuencia no por
el hecho de ser hostiles, sino porque cometen con más fa-
cilidad delitos contra la policía o en su presencia. Garner et
al. (1996) incluyen también entre los indicadores de riesgo
el hecho de que la persona a la que se dirige la policía forme
parte de algún grupo organizado. De hecho, la actitud del
público ante la intervención policial es un factor citado por
casi todos como muy relevante en la posibilidad de que se
produzca una escalada de la violencia (Noppe, 2016b; Sko-
gan y Frydl, 2004; Terrill y Riesig, 2003).
Otros autores (Skogan y Frydl, 2004) insisten en ar-
mar que hay evidencia suciente para armar que existe una
norma no escrita que invita a los agentes del orden a usar
la fuerza en sus encuentros con personas del público. Los
agentes tienen como norma sagrada ser respetados por los
ciudadanos y si ellos entienden que les están faltando al res-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA