Los instrumentos de la acción exterior de la Unión Europea en la obra de Antonio Remiro Brotóns

Autor:Carmen Martínez Capdevila
Páginas:431-437
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 431

  1. En 1994 cursé y coordiné al mismo tiempo la primera edición del Máster de Derecho Comunitario Europeo, título propio organizado por la universidad Autónoma de Madrid y dirigido por el profesor DíezHochleitner. una de las asignaturas de dicho Máster trataba de ‘Las relaciones exteriores de la Comunidad Europea’ y su impartición corría a cargo de los profesores Remiro Brotóns y Pérez-Prat Durbán. En el programa del citado curso figuraba, bajo el epígrafe dedicado a la bibliografía básica, el capítulo con el que el primero de estos dos profesores había contribuido a la magnífica obra, dirigida por los profesores García de Enterría, González Campos y Muñoz Machado, titulada Tratado de Derecho comunitario europeo. Estudio sistemático desde el Derecho español 1. Pese al tiempo transcurrido, aún recuerdo lo mucho que aprendí y disfruté con su estudio. Porque, como acreditan las fotocopias que conservo, subrayadas en lápiz azul y rojo y con anotaciones al margen, no se trató de una mera lectura.

  2. Las aportaciones de Antonio Remiro al ámbito de la acción exterior de la hoy unión Europea no se limitan a ese capítulo sobre "Las relaciones exteriores de las Comunidades Europeas". Nuestro homenajeado se ha ocupado también ampliamente de la PESC, de la política comercial de la uE o de sus relaciones de vecindad, pero la contribución a la que me refiero tiene un carácter general, que la singulariza frente a las demás y le dota, a mi juicio, de especial valor. A lo largo de más de 70 páginas, en el trabajo comentado se analizan las relaciones diplomáticas de las Comunidades (el ius legationis, en sus vertientes activa y pasiva), la celebración por su parte de acuerdos internacionales (el ius ad tractatum), la participación de las Comunidades en otras organizaciones internacionales y su implicación en la aplicación de ‘sanciones’ acordadas por los Estados miembros en el marco de la cooperación política. En definitiva, se estudian los instrumentos de la acción exterior de las entonces Comunidades Europeas. En una obra que tenía su razón de ser en la adhesión de nuestro país a las citadas Comunidades, no

    Page 432

    falta en el trabajo del profesor Remiro Brotóns un último apartado dedicado a las cuestiones vinculadas con las relaciones exteriores que planteaba el acceso de España a la condición de Estado miembro.

  3. Confirmando que el tiempo no pasa en balde, he de confesar que la reciente relectura de esta publicación ha suscitado en mí una serie de nuevas reflexiones. Algunas referidas al autor, otras al objeto de estudio.

  4. Por lo que respecta al autor, quien contaba (el dato no me ha dejado indiferente) con poco más de 40 años cuando vio la luz este trabajo, lo que está claro es que era ya, pese a su relativa juventud (de la que sólo ahora soy consciente), un maestro. Maestro por el dominio del objeto de estudio, por el rigor en el análisis técnico, por la presencia en dicho análisis del elemento sociológico, por la capacidad de identificar los aspectos más sustanciales, pero también por el atrevimiento para hacer propuestas.

  5. Aunque todo el capítulo es técnicamente intachable, la parte dedicada a los acuerdos internacionales celebrados por las Comunidades Europeas brilla con luz propia. No hay de qué sorprenderse, siendo como es su autor uno de los máximos expertos en Derecho de los tratados. En ese apartado se contienen ideas novedosas como en la valoración que se hace de las directrices con las que el Consejo marca la negociación a la Comisión. Donde, por un lado, se subraya que, dado que la conclusión del acuerdo ha de ser decidida por el Consejo, tiene sentido que, cuando negocia, la Comisión sienta "su cálido aliento en la nuca" (p. 667); y, por el otro, se aprecian con idéntico realismo las ventajas y los inconvenientes que la sujeción de la Comisión a las citadas directrices supone en su posición negociadora: "este defecto [la rigidez del mandato negociador] puede ser manejado hábilmente por la Comisión como coartada del inmovilismo de sus posiciones negociadoras frente a un tercero que clama en el desierto" (p. 668).

  6. La presencia de una perspectiva político-sociológica es ciertamente un rasgo de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA