La formación permanente del profesorado: del Email a las superaplicaciones Web

Autor:José María Aguilera Carrasco
Páginas:229-237
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 229

Ya hay investigaciones que muestran que el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) hoy en día está siendo un estorbo para el trabajo en la escuela, haciendo un uso superfluo que ha demostrado más perdida de tiempo y de energía que logros reales. Y esto es así, porque no se comprende para que están ahí o qué sentido tiene su integración en los centros escolares. No se trata de hacer lo mismo de una manera más bonita, o más rápida, se trata de mejorar lo que hacíamos, de otorgarle otra proyección. En resumen, tiene que tratarse de innovación.

Ahora que todo el mundo ha descubierto las posibilidades comunicativas del email hay que dar un paso más en el uso generalizado de otras herramientas, las superweb tools, pero teniendo en cuenta una serie de factores como los que a continuación paso a señalar.

1. ¿Por qué y para qué las TIC en el aula?

Un reto permanente de todo profesor sigue siendo el interrogarse acerca de: — ¿Para qué la educación actual?
— ¿Cómo se aprende hoy?
— ¿Cómo son los medios que necesitamos en estos momentos?
— ¿Cómo deben ser los documentos a emplear en las aulas?

Page 230

Y relacionado con esto, también nos preguntamos: ¿por qué las TIC en el aula? ¿Para qué las TIC en el aula? Porque en consonancia con las respuestas que demos tendrán que ser las utilidades que hagamos de las TIC en la enseñanza. Las razones por las que las TIC nos obligan a realizar un cambio de «chip» podríamos resumirlas en las siguientes:

— Los centros educativos han dejado de ser el lugar privilegiado para aprender. Hoy los niños llegan a las aulas con un montón de información y experiencias que les suministran distintos medios ajenos a la institución escolar y que constituyen la base de sus saberes. Encauzar estos anacrónicos conocimientos es una de las tareas escolares.

— El conocimiento se ha multiplicado. La información llega a borbotones, por distintos caudales y en multitud de formas. Algo que para que nos entendamos hemos dado el calificativo genérico de multimedia.

— Aprender a aprender se ha convertido en el valor principal de la institución escolar. Esto implica desarrollar habilidades para el autoaprendizaje, trabajar en equipo y saber trabajar en red, aprender a dialogar, ser flexibles y saber adaptarse. En definitiva ser capaces de expresarse, comunicarse y crear participando activamente en todos estos procesos. Vivimos en una sociedad de la información, no tanto del conocimiento. Los alumnos deben lograr un dominio de la lectura y la comprensión lectora tanto textual como audiovisual y multimedia. Por eso es tan necesario desarrollar el sentido crítico, la búsqueda responsable y fundamentada de la información que consideramos esencial para nuestra formación.

— No estamos ante una posibilidad alternativa sino ante una realidad incontestable, fruto de un mundo que cambia a una velocidad inimaginable hace pocos años. Por ello hay que desarrollar competencias básicas para seguir aprendiendo durante toda la vida.

2. ¿Qué es lo que caracteriza a una sociedad de la información?

Resumamos ahora en 10 rasgos qué es lo qué caracteriza a esta sociedad de la información:

1. Hiperinformación. Apabullante cantidad de datos

A diferencia de generaciones precedentes, los estudiantes de hoy en día, al igual que el resto de los ciudadanos, están expuestos a un continuo flujo de información que provoca saturación de datos. La televisión, Internet, el cine, la radio, la publicidad,… permanentemente están difundiendo acontecimientos, noticias, opiniones, ideas que llegan como una avalancha interminable. En consecuencia, la cantidad de información que los alumnos poseen sobre los acontecimientos reales, sean del tipo político, deportivo, musical o de sucesos, es abrumadora.

Page 231

Con muchos más medios de los que hubo en otras épocas, se produce una ingente información que es difícil de digerir y asimilar para los que tienen acceso a ella. El exceso de datos a procesar produce fatiga y exige dedicarle un tiempo que en muchas ocasiones no tenemos. Este cansancio se traduce en un desinterés informativo por contrastar distintas fuentes y medios. Lo que da a lugar al conocimiento superficial de la realidad. Nos quedamos con la simpleza de los mensajes que nos llegan, como eslóganes publicitarios, sin comprender la complejidad de las situaciones que los sustentan. Contagiados por el efecto televisivo del zapping, las publicaciones que encontramos en un kiosco o vemos en una página Web responden al esquema de textos cortos en los que abundan las fotos e ilustraciones para que podamos saltar fácilmente de unos a otros en poco tiempo. Esta forma de acercarnos al conocimiento implica una pérdida de la capacidad de pensar e interpretar.

Por tanto, el problema educativo que se deriva de este hecho consiste en cómo ayudar a los estudiantes a dar sentido y forma a ese cúmulo de datos que reciben desde que se levantan hasta que se acuestan. El nuevo reto para la docencia es ayudar a reconstruir dicha información con la finalidad de convertirla en un conocimiento comprensible...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA