El embrión humano en la fase de preimplantación

Autor:Francisco Javier de la Torre Díaz
Cargo del Autor:Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y licenciado en Filosofía y Teología moral por la Universidad P. Comillas
Páginas:85-132
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 85

Leon Kass ha diferenciado como el antiguo Israel impresionado con el fenómeno de la transmisión de la vida de padres a hijos usó la palabra “engendrado”. Los griegos impresionados por los ciclos de generación y decaimiento (degeneración) lo llamarón “génesis” desde una raíz de significado “venir a ser”. El mundo premoderno cristiano de habla inglesa impresonado con el mundo como dado por el Creador usaron la palabra “procreación”. Nosotros impresionados con las máquinas utilizamos la métafora de la factoría: “reproducción”117. Ser engendrado, génesis, procreación o reproducción son palabras semejantes pero con tonos muy distintos sobre lo que supone la entrada en la vida, el inicio de la vida. Cada ser humano, como nos recuerda
H. Arendt, tiene la capacidad de comenzar algo nuevo humano en el mundo mediante la acción y la palabra. Cada nacimiento introduce esa “posibilidad” de novedad en la comunidad de seres humanos, un fenómeno que denomina “natalidad”118.

1. Tema fundamental

Estamos ante un tema complejo. Esta complejidad no debe llevarnos a dejarlo a un lado y menos aún a abandonarnos a un relativismo que abdica de pensar la complejidad.

Es un tema fundante. La respuesta u orientación que le demos a esta pregunta condicionará nuestra postura ante la FIV, los bancos de embriones, la manipulación genética, el diagnóstico genético preimplantacional, la clonación, la anticoncepción postcoital, etc. En la medida que es un tema fundante y complejo, requiere que las personas le dediquemos un tiempo a una clarificación profunda y a un discernimiento ético de los datos que se nos ofrecen. Lo que pretendemos con estas breves páginas y apuntes es facilitar una reflexión,

Page 86

un discernimiento y una clarificación en estos temas exponiendo las principales razones de peso. No pretenden llegar a una conclusión sino estimular la reflexión, animar a pensar más profundamente esta cuestión.

Es un tema que requiere reflexión serena pues en nuestra sociedad, cada vez más, se van profundizando tanto la pluralidad de posturas como el extremismo y la radicalidad.

La metodología para abordarlo no puede ser simplemente deductiva. Desde la aclaración conceptual, no se puede en un segundo momento tomar en cuenta las aplicaciones y las consecuencias. Las consecuencias, las aplicaciones, los problemas y los dilemas iluminan parcialmente los conceptos y nos ofrecen nuevas perspectivas119. Sin ninguna duda no se puede pensar igual el tema del embrión después de la FIV, después de la clonación o después las células IPs. Que los medios generar un embrión se hayan ampliado y que no todo embrión tenga su origen en dos gametos cambia nuestra manera de considerar lo que es un embrión.

Antes de comenzar, debemos reconocer la dificultad de lo que se acomete y la apertura a cualquier corrección, modificación en los puntos que no hayan sido suficientemente aclarados. Lo que afirmo lo digo con toda humildad y con “temor y temblor” para ayudar en la medida que se pueda a profundizar este tema. No estoy absolutamente seguro de lo planteado pero mi convicción actual es que este es un tema abierto que difícilmente se puede cerrar. Lo que pretendo compartir es la necesidad de considerar las razones a fondo de varias posturas y estar abierto a la necesidad de revisarlas para formar seriamente nuestras conciencias en cuestiones difíciles y complejas120.

Adoptamos un planteamiento científico y filosófico dejando para más adelante los planteamientos teológicos121. También abandonamos cualquier tipo de debate pseudocientífico, como el que a veces se desarrolla en los medios de comunicación.

Los datos científicos son inevitablemente interpretados a partir de concepciones antropológicas diferentes. Nuestras opciones éticas no se basan sólo en datos biológicos. Son necesarios juicios mixtos, que unan contenidos em-

Page 87

píricos y normativos, consideraciones biológicas y antropológicas-filosóficas. “Pero puesto que tanto en la percepción de los hechos como en la descripción de los mismos ya están presentes unos presupuestos previos, constituidos por los paradigmas que nos permiten ver y por los conceptos mentales que nos permiten describir, la realidad percibida estará siempre circunscrita necesariamente dentro de la subjetividad. Esto no quiere decir que los datos aportados no sean ciertos sino lo que significa es que son ciertos dentro del contexto en que fueron elaborados”122. Ya T.S. Kuhn dijo: “quizás el verdadero objetivo de la ciencia ya no sea la verdad en sí misma sino la verosimilitud y la certeza del hecho, es decir, que el dato sea inteligible en un contexto dado y que sea contrastable por otros y operativo en ese mismo contexto”.123Mounier apuntó en la misma dirección: “Mi persona no es la conciencia que yo tengo de ella. Si definimos la personalidad como la síntesis de personalización, mi persona no coincide con mi personalidad. Ella está más allá, más allá de la conciencia y más allá del tiempo, es una unidad dada, no construída, más amplia que la visión que yo tengo, más intima que las reconstrucciones inventadas por mí”124.

2. Distinguir conceptos

La reflexión moral no puede prescindir de los datos de la ciencia pero la ciencia no tiene la capacidad para determinar los conceptos de persona, vida personal, individuo humano, ser humano. Se precisa la integración de las ciencias humanas con las ciencias experimentales, se impone inevitablemente en este tema cierto diálogo interdisciplinar.

A pesar de este carácter interdisciplinar de muchos de nuestros conceptos básicos podemos realizar ciertas afirmaciones introductorias125.

Vida humana. Supone una referencia biológica a una especie determinada: el homo sapiens que tiene 23 pares de cromosomas. Habría que pensar si determinados trastornos en el momento de la fusión de los gametos son vida humana, si determinadas anomalías genéticas que llevan en pocas horas a no seguir viviendo son vida humana. Vida humana, de todas formas, es una categoría biológica pero no exenta de significado filosófico126. Hay que tener en cuenta que un organismo vivo está constituido por una serie de categorías:

Page 88

unidad, sistema, jerarquización, propiedades emergentes, evolución, desarrollo epigenético, simbiosis, etc127.

Individuo humano. La noción clásica hace referencia al “indivisum in se”, es decir, al ser caracterizado por una unidad intrínseca y diferente de cualquier otra realidad. El individuo es indiviso. Por eso, si se fusiona o se fracciona deja de ser lo que es, un individuo humano, un sujeto independiente de la especie humana. Por eso el concepto de individuo es un concepto filosófico pero que tiene referencia empírica, que puede verificarse.

Persona humana. Noción filosófica con profundas raíces teológicas. No es competencia, por tanto, de la ciencia definir lo que es persona. Boecio define la persona como “sustancia individual de naturaleza racional”. La persona es, por tanto, un individuo concreto dotado de una determinada naturaleza. Otras definiciones más funcionalistas apuntan a una serie de propiedades o funciones características (reflexión, autoconciencia, autodeterminación, comunicación, etc.) que pueden tener grados y cantidades diferentes y, que para muchos, pueden llevar a ser más o menos persona, a llegar a serlo o dejar de serlo.

Ser humano. Supone una forma de habitar y ser en el mundo. Ser humano hace referencia a una dimensión social y psicológica. El ser humano es el único ser de la tierra que puede llevar una vida infrahumana, vivir deshumanizante, romper sus límites de modo sobrehumano.

Creo que podemos partir de la afirmación que con la fecundación comienza una nueva vida y que esa vida es humana, que con la fecundación tiene un programa específicamente humano. Es una cuestión ante la que ningún científico debe dudar128. La cuestión es si en sus primeras horas y días es una vida humana individual y personal. Partimos, por lo tanto, con Javier Gafo, de tres hechos “científicamente incuestionables” respecto al cigoto: 1. es un ser vivo, un organismo vivo; 2. es biológicamente humano; 3. posee la capacidad de dar origen a un recién nacido al que se le atribuye un derecho básico a la vida129.

3. Preguntas diversas

Las preguntas son importantes y limitan lo que pretendemos investigar. Pretendemos exponer que no es lo mismo preguntar una cuestión que otra: ¿Cuándo ha comenzado a existir nueva vida específicamente humana? ¿Cuándo en el desarrollo embrionario nos encontramos ante un nuevo organismo vivo? ¿Cuándo esa vida corresponde a un nuevo individuo humano, llamado

Page 89

a ser persona? ¿Es el embrión preimplantatorio un conjunto de células indeterminadas o nos encontramos ya con una organización interna? ¿Cuándo hay realidad personal? ¿es el embrión humano una persona? ¿Cuándo nos encontramos en el desarrollo embrionario ante un sujeto de derechos que debe protegerse? ¿se le debe absoluto respeto? ¿Cómo valorar las acciones que conlleven la destrucción/eliminación de esa vida humana personal?¿cómo valorar las acciones que destruyen la vida individual? ¿y la vida humana? ¿Cuándo comienza la nueva vida humana personal en el desarrollo embrionario que debe ser respetada y protegida?

Es evidente que no es lo mismo preguntarse por lo que “hay” que por la valoración que merece la mejora, el cuidado o la destrucción de una realidad.

Hay al...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA