El derecho (y la ley) natural católicos de cara al protestantismo y la constitución moderna

Autor:Juan Fernando Segovia
Páginas:151-166
 
EXTRACTO GRATUITO
EL DERECHO (Y LA LEY) NATURAL CATÓLICOS
DE CARA AL PROTESTANTISMO
Y LA CONSTITUCIÓN MODERNA
Juan Fernando
SEGOVIA
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Mendoza)
1. PRELIMINAR: QUÉ SE ENTIENDE POR CONSTITUCIÓN
Es cierto que el concepto de constitución no es unívoco 1, pero podríamos aceptar el
concepto siguiente: un orden político, para ser legítimo, debe ser regido por una cons-
titución que sea la ley fundamental, escrita, sancionada o ratificada por el pueblo, y que
prescriba, en función de la separación de los poderes, el procedimiento de sanción de
las leyes por las instituciones representativas y la protección de los derechos individuales
por los jueces 2.
En la historia de las ideas jurídico-políticas hay acuerdo en cuanto al moderno sig-
nificado de constitución por la que se entiende «una ley superior que es expresión de
la voluntad del pueblo», que «es la fuente última de todo poder político» con potestad
para sancionar una norma suprema vinculante para el Estado. De modo que el gobierno
deriva su autoridad y establece sus instituciones de esta misma constitución, porque «el
Estado es creado por el pueblo y es organizado por el pueblo a través de la redacción y
la promulgación de una constitución» 3.
El constitucionalismo asume que, siendo el pueblo el titular del poder, habrá consti-
tución siempre que haya un núcleo permanente, la supremacía de la constitución sobre
1 D.
CASTELLANO
, Constitución y constitucionalismo, Madrid, Marcial Pons, 2013, pp. 58-74.
2 L.
WARD
, John Locke and modern life, New York, Cambridge University Press, 2010, p. 105.
3 D.
FELLMAN
, «Constitutionalism», en P. P.
WIENER
(ed.), Dictionary of the history of ideas, vol. 1, New
York, Charles Scribner’s Sons, 1973-74, p. 485.
Utrumque Ius.indb 151 12/11/14 10:21
152 JUAN FERNANDO SEGOVIA
todo otro derecho, sobre toda otra ley. La constitución comporta «la idea de un princi-
pio supremo que determina el orden estatal en su totalidad y la esencia de la comunidad
constituida por este orden [...] la Constitución es siempre el fundamento del Estado, la
base del ordenamiento jurídico de que se trate» 4.
Peter
HÄBERLE
sostiene que aún hoy «la Constitución debe ser concebida, ya de
modo real, ya de modo ficticio, como contrato», esto es, «debemos concebir a la Consti-
tución, lo mismo que al derecho y al Estado como partes de ella, “como si” se fundaran
en un pacto de todos con todos (en el sentido de John
LOCKE
5.
De cara al derecho natural católico, el concepto moderno de constitución es una
afirmación subversiva. La soberanía del pueblo, está expresamente condenada por el
Magisterio 6; lo mismo debe decirse de la supremacía de la ley constitucional sobre toda
otra ley, incluso la natural y la justicia 7, y del fundamento de la legislación ordinaria en
la constitución y no en la ley natural 8. Conviene pues estudiar la enseñanza tradicional
católica para luego apreciar las ideas que fundan el moderno derecho constitucional.
2. LEY NATURAL Y ORDE N POLÍTICO EN LA DOCTRINA CATÓLICA
Para la filosofía tradicional 9, el orden de las cosas humanas es dependiente del orden
del ser y de la causa primera de este orden, que es Dios 10; acepta una visión jerárquica
del orden del ser, trascendentalmente fundada, mentalidad extraña a la ciencia moderna
mecánica del orden político 11. El orden natural humano emana de la razón y la voluntad
4 H.
KELSEN
, «La garantía jurisdiccional de la Constitución. (La justicia constitucional)», en Escritos
sobre la democracia y el socialismo, Madrid, Debate, 1988, pp. 114-115.
5 P.
HÄBERLE
, El Estado constitucional, Ciudad de Méjico, UNAM, 2001, p. 14. Vid. D. T.
BUTLERITCHIE
,
«The confines of modern constitutionalism», Pierce Law Review (Concord), vol. 3, núm. 1 (2004), p. 12.
6
PÍO
IX, encíclica Quanta cura, 1864, § 4;
LEÓN
XIII, encíclica Immortale Dei, 1881, §§ 10 y 13; en-
cíclica Diuturnum illud, 1881, §§ 3 y 17;
SAN
PÍO
X, carta apostólica Notre charge apostolique, 1910, §§ 15
y 21-22, etcétera.
7
LEÓN
XIII, encíclica Immortale Dei, § 8;
PÍO
XII, encíclica Summi pontificatus, 1939, §§ 40 y 42,
etcétera.
8 L
EÓN
XIII, encíclica Libertas praestantissimum, 1888, §§ 6 y 7; además de las citas de la nota anterior.
9 En la elaboración de esta colaboración me he aprovechado de una investigación todavía inédita so-
bre el iusnaturalismo en John
LOCKE
, subvencionada por el CONICET (Argentina). Además, me he lucra-
do de algunas publicaciones de mi autoría, en especial: «El derecho natural católico y la política. Del orden
político natural al orden artificial del Estado», en M.
AYUSO
(ed.), Cuestiones fundamentales de derecho
natural. Actas de las III Jornadas Hispánicas de Derecho Natural (Guadalajara, Méjico, 26-28 de noviembre
de 2008), Madrid, Marcial Pons, 2009, pp. 97-127; «La libertad de conciencia como fundamento del cons-
titucionalismo», en M.
AYUSO
(ed.), Estado, ley y conciencia, Madrid, Marcial Pons, 2010, pp. 145-175; y
«Ley natural, contrato social y poder constituyente en el pensamiento anglosajón y francés. La ideología del
constitucionalismo en los siglos
XVII
y
XVIII
», en M.
AYUSO
(ed.), El problema del poder constituyente. Cons-
titución, soberanía y representación en la época de las transiciones, Madrid, Marcial Pons, 2012, pp. 35-83.
También me he valido de dos artículos que coescribiera con M.
AYUSO
, «Racionalismo y constitucionalismo
en Hispanoamérica. Hipótesis y tesis sobre la formación, el desarrollo y la crisis del constitucionalismo en
el mundo hispánico», Revista Chilena de Historia del Derecho (Santiago de Chile), t. II, núm. 22 (2010),
pp. 1149-1173; y «De la constitución histórica al constitucionalismo. Formación, desarrollo y crisis en el
mundo hispánico», Verbo (Madrid), núm. 503-504 (2012), pp. 307-327.
10 Cfr. H. A.
ROMMEN
, Der Staat in der katholischen Gedankenwelt [1935], citado de la versión caste-
llana: El Estado en el pensamiento católico, Madrid, IEP, 1956, pp. 196 y ss.
11 E.
VOEGELIN
, Wissenschaft, politik und gnosis [1959], que se cita de la edición inglesa: Science, poli-
tics and gnosticism, en The collected works of Eric Voegelin, vol. 5: Modernity without restraint, Columbia y
London, University of Missouri Press, 2000, pp. 257 y ss.
Utrumque Ius.indb 152 12/11/14 10:21

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA