Control de natalidad y anticoncepción

Autor:Francisco Javier de la Torre Díaz
Cargo del Autor:Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y licenciado en Filosofía y Teología moral por la Universidad P. Comillas
Páginas:353-381
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 353

1. El control demográfico y el control de natalidad

La población mundial ha pasado de los 200 millones en el año 660, a los
1.000 millones de personas en el año 1.800 a los 6.000 millones en el año
2.000 a los 7.000 millones en el año 2.011. De ellos 4.500 millones viven en Asia, 1.100 en África y 1.000 en América. Nuestras ciudades, salvo París, no pasaban en el año 1.700 de 200.000 habitantes. Hoy Méjico, El Cairo, Tokio, Moscú o Sâo Paulo pasan de los 15 millones de habitantes. Países como China. China ha pasado de los 1.400 millones de personas, India los 1.300, Estados Unidos de los 320 millones, Indonesia los 250, Brasil y Pakistan los 200, Nigeria de los 185, Bangladesh los 160 y Rusia de los 145 millones.

Ante este aumento de la población se fue tomando conciencia en el pensamiento. Malthus (1766-1834), el informe del Club de Roma de 1972 Los límites del crecimiento, el informe de 1980 Global 2000 encargado por el presidente de los Estados Unidos J. Carter, el informe dirigiod por Gro Harlem Brundtland, primera ministra noruega, Nuestro futuro común de 1987 y las diversas Conferencias de Naciones Unidas sobre población (Bucarest, México, El Cairo, etc.)550.

Las tasas de natalidad varían mucho por continentes. África supera los 4,5 hijos, Asia y América están entre 2 y 2,5 y Europa no llega a 2 niños nacidos vivos por mujer a lo largo de su vida. Las tasas de mortalidad varían mucho según países (Sierra Leona, Angola, Afganistan, Pakistan, Nigeria, India con tasas muy elevadas). De igual modo también la distribución de la pirámide de edad, la distribución por sexo, el envejecimiento, el número de personas infectadas por el VIH y la esperanza de vida551. La esperanza de vida al nacer (2014), por ejemplo, en Japón, Suiza, Hong-Kong y España es de 83 años mientras que en Sierra Leona es 50, en el Chad es de 51 años, en Mozambique de 54 y en Sudán del Sur, Somalia y Zimbague es de 55.

Page 354

El equilibrio demográfico mundial requiere tener en cuenta cuatro dimensiones claras que influyen a la hora de tomar decisiones conceptivas y de regular la natalidad. Un primer criterio es la necesidad del cuidado del medio ambiente, de nuestra casa común. Es necesario tener en cuenta la perspectiva ecológica en relación con la demografía. Un segundo criterio es la responsabilidad intergeneracional, la responsabilidad con las generaciones futuras y nuestra responsabilidad con el pasado y nuestros antepasados. Un tercer criterio es la dimensión política-estatal del control demográfico y el favorecimiento de políticas más natalistas o más antinatalistas. Un cuarto criterio es la dimesión individual de discernimiento conforme a los propios valores y teniendo en cuenta siempre el marco ecológico, histórico-intergeneracional y político.

Las políticas natalistas más frecuentes son el otorgar incentivos económicos y sociales, las medidas de conciliación de la maternidad con la vida profesional, la subvención de guarderías infantiles en ámbitos profesionales, la publicidad encaminada a crear un ambiente favorable a la fecundidad, el incremento de la participación de los varones en el cuidado de los hijos y las tareas del hogar, políticas fiscales para las familias numerosas o para cada hijo, ayudas a guarderías, la restricción de los medios para controlar la natalidad, políticas educativas que sensibilicen lo que supone una crisis demográfica en la vida cotiana y en la economía, etc. No hay que olvidar que las mejores políticas a favor de la vida son las políticas responsables que buscan un desarrollo integral de los pueblos y de las personas que implica salud e higiene para todos, seguridad social básica, educación básica para todos, desarrollo económico humano y equitativo, participación política, políticas familiares y políticas de apoyo integral a la mujer, políticas medioambientales y de apoyo al mundo rural y políticas de apoyoa los movimientos sociales y religiosos552.

Las políticas poco natalistas son aquellas que priorizan la mayor participación y empleo de la mujer, sistemas de seguridad social para la vejez, agilizan los procedimientos de divorcio, favorecen políticas de vivienda, campañas de publicidad que transmiten las ventajas de una familia reducida, campañas que fomentan el suso de métodos de control de natalidad. El ejemplo paradigmático ha sido China que bajo del 4% de tasa de natalidad en 1955 al 1´3% en 2003.

Los principales métodos de control demográfico son los métodos anticonceptivos (tradicionales, naturales, artificiales) e interceptivos, la esterilización, el aborto, los impuestos económicos o la supresión de ayudas económicas (educación y vivienda).

Una palabra merece decirse más a fondo sobre la esterilización. La esterlización está muy difundida sobre todo en los países en desarrollados. En la India hubo campañas masivas de esterilización realizadas en 1954 y 1976. La

Page 355

oposición al proyecto de ley de esterilización obligatoria (por dinero o coacción) en la India de 1976 provocó la caída de Indira Gandhi. En Perú y Brasil se han realizado campañas de esterilización sobre todo en mujeres indígenas, analfabetas y desinformadas por los empleados de sanidad. En Centroamérica las tasas de esterilización son muy altas en muchos países. En Checoslovaquia se llevó a cabo una campaña de esterilización forzosa de mujeres gitanas entre 1973 y 1990. En Suecia más de 63.000 mujeres, la mayoría gitanas, fueron esterilizadas entre 1935 y 1975 en el marco de unas leyes aprobadas por unanimidad. Más allá de la esterilización forzosa, es un hecho que la vasectomía y la ligadura de trompas hoy son usadas más ampliamente por la población en países desarrollados. En Estados Unidos se calcula en torno a las 700.000 ligaduras de trompas anuales. En España se calcula que unas 600.000 mujeres entre 15 y 49 años han acudido a la ligadura de trompas (INE 1999) y que un 14% de las mujeres mayores de 40 años lo usa como anticonceptivo permamente. También es necesario saber que hoy tanto la vasectomía como la ligadura de trompas no son irreversibles en más de la mitad de los casos.

Debido a que ya hemos tratado el tema del aborto y debido a la presencia cada vez más frecuente del uso de anticonceptivos entre nuestra población se hace necesaria una reflexión ética y bioética sobre los anticonceptivos. La realizaremos desde una doble perspectiva: desde una ética de mínimos exigibles a todos en su discernimiento moral y desde la propuesta de una ética de máximos, desde la tradición católica.

A principios del siglo XXI lo más claro es que la reproducción humana no es tanto un acontecimiento como un conjunto de acciones y actividades de carácter voluntario y deliberado (¿debo tener hijos o no?¿con quién?¿cuántos?¿por qué medio?) que implican una nueva ética y una nueva responsabilidad de los seres humanos. Este nuevo “ethos procreativo” es “el precipitado de un conjunto de factores culturales y tecnológicos cuyos orígenes cabe situar en la década de lo setenta del pasado siglo”553.

2. Ética de mínimos de la anticoncepción

En554 esta primera parte voy a adentrarme en la búsqueda de unos criterios mínimos morales en la anticoncepción que podamos compartir todos los ciudadanos de una sociedad pluralista. La anticoncepción se ha convertido en un derecho de todos los hombres y mujeres dentro de sus derechos sexuales y reproductivos. Ya el Plan Oficial de Acción de Población Mundial de la UN Population Conference, aprobado en 1974 en Bucarest lo formulaba con cla-

Page 356

ridad: “todas las parejas y personas tienen el derecho básico de decidir libre y responsablemente el número de hijos que desean y el espaciamiento entre cada embarazo, así como la posibilidad de acceder a la información, educación y medios necesarios para ejercer estos derechos; la responsabilidad de las parejas y personas en el ejercicio de este derecho ha de tener en cuenta las necesidades, tanto de sus hijos nacidos como de los futuros, así como sus responsabilidades hacia la comunidad”.

Detrás de este derecho y esta responsabilidad hay una nueva experiencia de la sexualidad en la mayoría de nuestros contemporáneos. La sexualidad tiene muchos aspectos positivos y es una clara fuente de gozo vital independientemente de la procreación. Sin duda esta transición debe ser valorada positivamente y está en el fondo de la anticoncepción. Podemos afirmar, sintéticamente, que hemos pasado de:

Una sexualidad como genitalidad ? una sexualidad como dimensión integral Una sexualidad procreativa ? una sexualidad como lenguaje de la persona
Una sexualidad como placer ? una sexualidad como comunicación
Una sexualidad referida sólo al matrimonio ? una sexualidad más autónoma Una sexualidad ignorada ? un mayor conocimiento científico de la sexualidad Una sexualidad dirigida ? un mayor respeto de libertades y derechos
Una sexualidad uniforme ??mayor respeto de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA