Contribución de la educación en la meta-competencia clave: el espíritu empresarial

Autor:Tamara de la Torre Cruz
Páginas:81-99
 
EXTRACTO GRATUITO
81
CAPÍTULO 4. CONTRIBUCIÓN DE LA EDUCACIÓN
EN LA METACOMPETENCIA CLAVE: EL ESPÍRITU
EMPRESARIAL
4.1. LA EDUCACIÓN EN EL MARCO DEL EMPRENDIMIENTO
Remontándonos al siglo pasado, concretamente a la Declaración Universal de De-
rechos Humanos (1948) aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas des-
tacamos que se ya se aunaban esfuerzos y voluntades para proclamar el empleo como un
derecho (Art. 23) donde tuvieran lugar condiciones ecuánimes y propicias de trabajo y a
la protección contra el desempleo. En lo que concierne a la educación (Art. 26) se puso de
manifi esto su gratuidad y su objeto, siendo éste el desarrollo de la personalidad humana
y por ende el abrigo de la comprensión, la tolerancia y la amistad entre naciones, grupos
étnicos y religiosos situándolo en un contexto de paz. El derecho a la educación no debe
implicar una violación de otros derechos.
tensible que siendo el trabajo (Art. 15) y la educación (Art. 14) derechos fundamentales
para los ciudadanos en los estados sociales, éstos son garantía para generar condiciones
de vida dignas y facilitar el desarrollo económico y social de los países, en circunstancias
de equidad y de bienestar general, ofreciendo oportunidades que orienten y propicien el
desarrollo humano.
La Unesco en una de sus publicaciones en línea nos ofrece un documento que va
encaminado hacia el cumplimiento de los objetivos de Desarrollo del Milenio (2012)
donde se indicó que la educación es fundamental porque fomenta la igualdad de género
y empodera a las mujeres, además a través de este derecho tenemos más oportunidades
pues otorga conocimientos y aptitudes que son menester como medio de construcción
de un mundo mejor.
En el Atlas Mundial de la Igualdad de Género en la Educación se indicó que la tasa
mundial total de adultos alfabetizados se situó en el 83% en el año 2009, por lo que el
número de analfabetos ha ido disminuyendo a lo largo de estos últimos años. A pesar de
que los datos muestran una evolución positiva contamos con 793 millones de adultos que
no tienen nociones básicas de lectura ni escritura de los cuales el 64% son mujeres, si bien
es cierto que el grupo de jóvenes es cada vez más pequeño (UNESCO, 2012).
Tamara de la Torre, M. Isabel Luis, Carmen Palmero, María Del Camino Escolar, Alfredo Jiménez
82
La educación constituye un instrumento para que las sociedades prosperen hacia la
paz, la libertad y la justicia social. Además permite que se fortalezcan los talentos y capa-
cidades de creación, lo que implica que cada uno pueda responsabilizarse de sí mismo y
realizar su propio proyecto personal (Delors, 1996; Jiménez, Palmero, y Jiménez, 2015).
Precisamente uno de los campos donde el papel de la educación resulta más determi-
nante es el del emprendimiento, fenómeno de singular relevancia que cada año afecta a
nivel mundial a casi 500 millones de personas relacionados con la creación de una nueva
empresa (Moya, 2008; Rubio, Becerra, y Méndez, 2013).
La Unión Europea entendiendo la importancia de la actividad empresarial, la compe-
titividad y el crecimiento de las PYMEs, tanto en fase inicial como en la de su consolida-
ción, puso en marcha el Programa Europeo de Intercambio de Emprendedores12 donde
se da la posibilidad de trabajar durante un periodo de hasta seis meses con un empresario
experimentado en otro país de la UE.
A través del programa el emprendedor adquirirá conocimientos en áreas como:
factores fundamentales de éxito, planifi cación, gestión fi nanciera y operativa, desarrollo
de productos y servicios innovadores, legislación comercial y el mercado único europeo.
Muchos fundadores de PYMEs carecen de experiencia en materia de gestión y de otras
competencias clave, ello unido al hecho de que la mayoría de ellas opera en un solo país,
frena el crecimiento. A través del programa se ayudará a los emprendedores a adquirir
las competencias precisas y a contribuir a la transferencia de conocimien tos técnicos y al
desarrollo de la capacidad de gestión de las PYMEs.
Crear una zona de conocimiento, invertir I+D y apoyar el fomento para la inversión
de las empresas es imprescindible. En el marco que presentamos, la educación juega un
papel relevante ya que contribuye a la competitividad siempre que se dé prioridad a la
formación y movili dad de los investigadores para que el culmen sea la excelencia científi ca
(Consejo Europeo, 2004).
El principal instrumento europeo en el ámbito de la investigación es el Programa
Marco Europeo de Investigación y Desarrollo13 que ha de ser modifi cado para gestionarlo
de manera sencilla por las PYMEs y por las empresas de reciente creación. Las priorida-
des deberían ser fomentar la cooperación entre empresas e investigación, impulsar las
tecnologías y apoyar la investigación básica y aplicada. El Consejo Europeo considera de
interés mejorar las ayudas a la investigación básica de alta calidad y que se estudien los
12 Para más información, véase Programa Europeo de Intercambio de Emprendedores (2013) [en
línea], disponible en web: http://www.erasmus-entrepreneurs.eu/index.php?lan=es. Recuperado el día
24 de marzo de 2013.
13 Para más información, véase Programa Marco Europeo de Investigación y Desarrollo (2013)
[en línea], disponible en web: www.cdti.es/index.asp?MP=7&MS=39&MN=3. Recuperado el día 24
de marzo de 2013.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA