De la alteración de precios en concursos y subastas públicas

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
Páginas:619-622
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 619

Artículo 262.

  1. Los que solicitaren dádivas o promesas para no tomar parte en un concurso o subasta pública; los que intentaren alejar de ella a los postores por medio de amenazas, dádivas, promesas o cualquier otro artificio; los que se concertaren entre sí con el fin de alterar el precio del remate, o los que fraudulentamente quebraren o abandonaren la subasta habiendo obtenido la adjudicación, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de 12 a 24 meses, así como inhabilitación especial para licitar en subastas judiciales entre tres y cinco años. Si se tratare de un concurso o subasta convocados por las

    Page 620

    Administraciones o entes públicos, se impondrá además al agente y a la persona o empresa por él representada la pena de inhabilitación especial que comprenderá, en todo caso, el derecho a contratar con las Administraciones públicas por un período de tres a cinco años.

  2. El Juez o Tribunal podrá imponer alguna o algunas de las consecuencias previstas en el artículo 129 si el culpable perteneciere a alguna sociedad, organización o asociación, incluso de carácter transitorio, que se dedicare a la realización de tales actividades.

    Variedad de conductas

    Bajo este epígrafe y en un solo artículo se incluyen varias conductas delictivas: solicitar dádiva, intentar alejar a los postores, concertarse para alterar el precio del remate y quebrar o abandonar fraudulentamente la subasta, como figuras básicas. Además, una agravación en caso de participación en concurso o subasta oficiales.

    Cuatro tipos

    Las cuatro figuras constituyen delitos formales porque se desentienden del resultado lesivo. Estos delitos tienen una consumación objetiva adelantada a la subjetiva, lo que encuentra su fundamento en la dificultad de probar el resultado de la lesión patrimonial. No admiten las formas imperfectas de ejecución.

    El objeto de la subasta puede ser cualquiera, incluyendo la realización de una obra (TS 2ª, S. 7 dic 1971), siendo los de este artículo, delitos de tendencia, de peligro y de mera actividad (TS 2ª, S. 25 may 1976).

    La acción delictiva

    La acción consiste en solicitar, lo que implica toda ausencia de coacción; se trata de un intercambio de intereses: recibir dádiva o promesa a cambio de ausentarse de la subasta o quedarse en el local sin participar en ella. Este delito puede ser cometido en el local de la subasta en el momento en que se lleva a cabo, o fuera del local mientras se celebra, o en cualquier...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA