Alcance del conjunto de medidas de política monetaria adoptadas por el BCE en su reunión de marzo de 2016

Autor:Juan Calvo Vérgez
Cargo del Autor:Profesor Titular (acreditado para Catedrático) de Derecho Financiero y Tributario
Páginas:243-265
 
EXTRACTO GRATUITO
XIV. ALCANCE DEL CONJUNTO DE MEDIDAS
DE POLÍTICA MONETARIA ADOPTADAS POR
EL BCE EN SU REUNIÓN DE MARZO DE 2016
1. CONSIDERACIONES GENERALES
Con motivo de la reunión del Consejo de Gobierno del BCE celebrada
el 10 de marzo de 2016 el supervisor acordó en primer lugar bajar los tipos
de interés del 0,05% fijado en septiembre de 2014 al 0%. De este modo,
a partir de la operación que se liquidara el 16 de marzo de 2016 el tipo de
interés de las operaciones principales de financiación del Eurosistema, de
las subastas semanales quedaría situado en el 0,00%. En nuestra opinión
inevitablemente esta primera medida conduciría a una mayor depreciación
del euro (con el consiguiente incentivo de las exportaciones de productos
europeos y el encarecimiento de las importaciones por la debilidad de la
divisa europea) afectando además, al menos de manera indirecta, al eurí-
bor a 12 meses (indicador de referencia para el cálculo de la mayoría de
hipotecas).
En segundo término, el BCE acordaba elevar el volumen de compras
de deuda pública de 60.000 a 80.000 millones mensuales con efectos des-
de el inicio del mes de abril de 2016. Dado que el Programa de expansión
cuantitativa debía estar en funcionamiento hasta el mes de marzo de 2017
la adopción de la citada decisión implicaba un estímulo añadido de 240.000
millones sobre lo que ya estaba previsto. De este modo el citado Programa,
dotado inicialmente con un importe total de 1,14 billones de euros, crecía
ahora hasta alcanzar una dimensión de 1,74 billones de euros.
Por vez primera el BCE incluía en el citado programa de compra la
adquisición de deuda corporativa (concretamente bonos corporativos no
Juan Calvo Vérgez
244
financieros, CSPP por sus siglas en inglés) en su Plan de compra de ac-
tivos. Sin lugar a dudas era esta última medida la de mayor calado, dado
que implicaba que el supervisor prestaría directamente a las empresas al
comprar su deuda, asumiendo riesgo de crédito. Téngase presente además
que el mercado de deuda corporativa presenta un tamaño considerablemente
menor al del mercado de deuda soberana, de manera que la entrada de un
comprador con las características del BCE tendría una mayor incidencia
sobre los precios.
Asimismo por vez primera el BCE aprobaba la adquisición (la cual se
iniciaría en junio de 2016) de bonos denominados en euros con un rating
de grado de inversión emitidos por las sociedades no bancarias establecidas
en la Eurozona, anunciando su intención de comprar, a partir de finales del
segundo semestre del ejercicio 2016, bonos corporativos de alta calidad. La
adopción de dicha medida iba destinada a tratar de garantizar la transmisión
de la política monetaria acomodaticia a la economía real240.
Tal y como precisaría posteriormente el BCE con motivo de su reunión
de abril de 2016 estas compras incluirían la deuda de empresas asegurado-
ras, siendo el vencimiento máximo de los títulos 30 años y cifrándose límite
para estas adquisiciones en el 70% de la emisión. De este modo no había
tamaño mínimo por emisión, adquiriendo el BCE bonos en los mercados
tanto primario como secundario, y pudiendo adquirir hasta el 70% de una
única emisión, siendo lo único exigido un rating de grado de inversión
para poder comprar un bono. El BCE solo compraría emisiones de bonos
corporativos de muy buena calidad crediticia (investment grade) o deuda
de grado de inversión y solo tratándose de emisiones grandes.
La adquisición de bonos en grado de inversión emitidos por sociedades
no bancarias de la Eurozona serían realizadas por hasta un total de seis
Bancos centrales (el Banco Central de Bélgica, el Bundesbank alemán, el
Banco de España, el Banco de Italia, el de Francia y el Banco de Finlandia)
que actuarían en nombre y bajo la coordinación del BCE. Dichas compras
se llevarían a cabo tanto en el mercado primario como en el secundario, si
bien en el supuesto de que se realizaran en el primero quedarían excluidos
240 Cabe recordar que hasta entonces el BCE había comprado deuda por un valor total de
723.000 millones de euros, de los que el 73% eran bonos soberanos, 15% de bonos garantizados,
10% de deuda emitida por entidades supranacionales y 2% de bonos de activos titularizados.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA