Vivir en tiempos interesantes. Prospectiva tentativa de un siglo lleno de incertidumbres

Autor:Jaume Giró Ribas
Cargo:Presidente de la Fundación Bancaria La Caixa
Páginas:22-27
 
EXTRACTO GRATUITO
22 LA NOTARIA |
Vivir en tiempos interesantes
Prospectiva tentativa de un siglo lleno de incertidumbres
Los ingleses tienen una expresión
muy característica, llamada la maldición
china, que dice así: “¡Que vivas tiempos
interesantes!”.
La gracia de la expresión está en
la ambigüedad de su signicado. Si
alguien nos desea que vivamos tiempos
interesantes, no queda claro si estamos
ante una maldición o ante una bendición.
Personalmente, creo que en general
preferimos que los tiempos sean poco
interesantes.
De hecho, simplicando mucho,
podríamos decir que la Historia es el
despliegue de soluciones sucesivas
encontradas por los humanos para hacer
que la vida sea cada vez más previsible
y, por ende, menos interesante. Así pues,
me inclino por dar la razón a los ingleses
cuando consideran que la expresión es una
maldición.
Lo que sigue son algunas reexiones e
ideas acerca de esta cuestión.
Primera parte. La mejor época para vivir
Steven Pinker es un psicólogo canadien-
se de la Universidad de Harvard que en los
últimos diez años ha escrito dos libros que
le han convertido en el apóstol mundial del
optimismo. En ambos volúmenes este pro-
fesor desgrana un rosario de datos que de-
muestran que nuestra época es, objetiva-
mente, la mejor para vivir de toda la historia
de la humanidad.
Pinker ha trabajado como una hormiga
recopilando información de todo tipo de
fuentes. Su método es muy riguroso, y su
investigación ha recibido grandes elogios
por su meticulosidad y alcance.
Me referiré a algunos de los datos que ha
recopilado. Si consideramos la humanidad
en su conjunto, hoy en día hay menos gue-
rras y menos muertes por violencia que en
cualquier otra época. Según estimaciones
de Pinker, en la prehistoria el 15 por ciento
de las muertes eran violentas, causadas por
combates, luchas o peleas. Actualmente,
incluso en unos años tan sangrientos como
los de la primera mitad del siglo xx, esta
tasa no supera el 3 por ciento.
Por otra parte, la esperanza de vida al
nacer es la mayor de la historia: 70 años en
2012, más del doble que en 1900, y la tasa
de mortalidad infantil, la menor. De cada
100 bebés nacidos en 1800, 43 morían an-
tes de los cinco años; actualmente, esta tasa
ha bajado hasta 4 de cada 100. Dicha dismi-
nución ha sido posible gracias al progreso
consistente y sostenido de los últimos 25
años. De hecho, durante el último cuarto de
siglo, cada día se ha reducido en 137.000 el
número de personas viviendo por debajo
del umbral de pobreza extrema. Actual-
Jaume Giró Ribas
Presidente de la Fundación Bancaria La Caixa
| 3/2018
3/2015

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA