Las virtudes que toda enfermera debe adquirir para lograr la excelencia en el cuidado

Autor:Laura García-Garcés, Ángel Gerónimo Llopis
Páginas:375-375
 
EXTRACTO GRATUITO
RESÚMENES DE LAS COMUNICACIONES-BIOÉTICA Y SALUD
CUADERNOS DE BIOÉTICA. 2019; 30(100): 331-391
375
LAS VIRTUDES QUE TODA ENFERMERA DEBE
ADQUIRIR PARA LOGRAR LA EXCELENCIA EN EL
CUIDADO
LAURA GARCÍA-GARCÉS1, ÁNGEL GERÓNIMO LLOPIS2
1. Universidad Cardenal Herrera-CEU, CEU Universities de Valencia, España. laura.garcia19@uchceu.es
2. Centro Educativo Colegio La Purísima-Franciscanas de Valencia, España. gero1983@hotmail.com
1. Introducción
Las enfermeras se enfrentan diariamente a desafíos
éticos y a dilemas morales. Su labor se encuentra iden-
tificada con los más altos valores morales y sociales: la
vida humana, la dignidad de la persona y la libertad, lo
que convierte a la enfermería en una auténtica práctica
moral. Esta condición exige que sus profesionales deban
desarrollar tanto la competencia técnica, como la ca-
pacidad moral, inspirada en la dimensión solidaria que
aparece ante la vulnerabilidad del ser humano y que
obliga al profesional a perseguir la excelencia moral a
través de la instrucción en el conocimiento de las leyes
y los principios morales, y a adquirir y poner en práctica
las virtudes que permitan alcanzar el bien interno de la
profesión.
2. Objetivo
Identificar y describir las virtudes que las enferme-
ras deben adquirir para desarrollar su labor de forma
excelente.
3. Material y método
Se ha llevado a cabo una revisión de la literatura
científica en las bases de datos Pubmed y WOS usando la
ecuación de búsqueda: (“Virtues”[Mesh]) AND “Nursing
Care”[Mesh].
4. Resultados
Las principales virtudes son: humildad, prudencia,
confianza, fidelidad, lealtad, diligencia, veracidad, dis-
creción, sensibilidad, respeto, empatía, compasión, em-
patía, altruismo y responsabilidad.
5. Discusión
La virtud, tal y como dijo Aristóteles, es un modo
de ser, y por tanto, surge del interior de la persona. Así
pues, las virtudes son hábitos operativos buenos que se
adquieren por la repetición de los actos y que otorgan
a la persona la capacidad de obrar en ese sentido. De
este modo, las virtudes se pueden cultivar, educar. Un
profesional de la enfermería educado en virtudes será
capaz de atender de forma integral a la persona.
6. Conclusión
La enfermera que adquiera las virtudes de humildad,
prudencia, confianza, fidelidad, lealtad, diligencia, vera-
cidad, discreción, sensibilidad, respeto, empatía, compa-
sión, empatía, altruismo y responsabilidad será capaz de
lograr el cuidado excelente.
Referencias
Feito Grande, L. (2014). Ética del cuidado en Enfermería.
En V. Bellver Capella (Ed.), Bioética y cuidados de
Enfermería. Volumen 1: Aproximación teórica (págs.
101-121). Alicante: CECOVA.
Romero de San Pío, E. (2013). La ética de la responsabili-
dad en los cuidados de enfermería. Revista de SEAPA,
XI, 31-35.
Vielva, J. (2002). Ética profesional de la enfermería. Bil-
bao: Decleé De Browner.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA