Violencia de género y síndrome de alienación parental o preocupación mórbida

Autor:Isabel Giménez García
Cargo:Jueza sustituta del Juzgado Mercantil nº 3 de Barcelona. Abogada. Socia colaboradora de Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE)
RESUMEN

El Síndrome de Alienación Parental (SAP), la llamada preocupación mórbida – o cualquier otra fórmula con el mismo prejuicio -, se trata de un recurso creado en 1985 por el psiquiatra norteamericano Richard A. Gardner, en el marco de un litigio por la custodia de los hijos/as y a partir de una práctica privada, según el cual la progenitora aliena al hijo/a contra el padre en el contexto de la... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

El Síndrome de Alienación Parental (SAP) fue acuñado por Richard A. Gardner1 en el año 1985 en Estados Unidos, considerándolo como un fenómeno inherente a los procesos de divorcio contencioso y caracterizado por el rechazo y crítica reiterada del menor hacia el progenitor paterno.

Gardner lo definió cómo:

Un trastorno infantil que surge casi exclusivamente en el contexto de disputas por las custodias de los niños. Su manifestación primaria es la campaña de denigración del niño contra un padre, una campaña que no tiene justificación. Ello resulta de la combinación de una programación (lavado de cerebro) de adoctrinamiento parental y de las propias contribuciones del niño para el vilipendio del padre objetivo. Cuando un "maltrato/abuso sexual" está realmente presente, la animosidad puede estar justificada y en este caso la explicación del síndrome de alienación parental para la hostilidad del niño no es aplicable2.

En contra del Síndrome de Alienación Parental se han pronunciado la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Americana de Psiquiatría, así como la Asociación Española de Neuropsiquiatría en su informe de fecha 25/03/2010 aseverando que, el Síndrome de Alienación Parental, tal y cómo lo inventó Gardner no tiene ningún fundamento científico y sí entraña graves riesgos su aplicación3:

La esencia del llamado síndrome de alienación parental, según el autor que lo inventó y le dio el estatus de síndrome "médico" (Gardner, 1985), se refiere a la "programación" o "lavado de cerebro" hecho por un progenitor sobre el niño, con el fin de "denigrar" y "vilipendiar" al otro progenitor (añadiéndose elaboraciones "construidas" por el propio menor) y así justificar la resistencia del niño/a a mantener una relación con dicho progenitor, al cual se define como alienado.

En los últimos años en España, lo mismo que en otros países de nuestro entorno, se ha ido infiltrando en las sentencias judiciales bajo la supuesta rúbrica científica del SAP argumentos para cambios de custodia u otras acciones legales de enorme repercusión para el niño y la familia; argumentos sin embargo no aceptados por una amplia mayoría de profesionales de salud mental.

Creemos que el éxito que ha tenido el término en el campo judicial se debe a que da una respuesta simple (y simplista) a un grave problema que preocupa y satura los juzgados de familia, facilitando argumentos seudo-psicológicos o pseudo-científicos (Escudero, Aguilar y de la Cruz, 2008 a, b) a los abogados de aquellos progenitores litigantes por la custodia de sus hijos. Esta explicación puede ayudar a entender por qué ha sido aceptado, pese a su falta de rigurosidad, sin apenas cuestionamientos.

El riesgo actual de que tal "construcción de la realidad" se infiltre también en los sistemas diagnósticos internacionales, como el DSM V, ha hecho que muchas asociaciones y profesionales de diferentes países se pronuncien en contra de este supuesto.

EN OPINIÓN DE LA AEN

Las bases sobre las que se construye el "castillo en el aire" del SAP corresponden a la descripción que hace R. Gardner en 1985 basándose en sus opiniones personales y en autocitas. En uno de sus artículos considerados "seminales", de 16 referencias bibliográficas, 15 corresponden a auto-citas de trabajos del propio Gardner (2004).

Mas, las mujeres españolas que deciden denunciar a los padres de sus hijas e hijos comunes, tras conocer que existen indicios de abuso sexual o maltrato a los menores por el progenitor, en ocasiones son desprotegidas – al igual que los menores - por los tribunales, al "diagnosticar" a los menores de Síndrome de Alienación Parental y a las progenitoras de preocupación mórbida, considerando falsas las denuncias en contra del progenitor y la finalidad de dichas denuncias espurias.

Y ello, a pesar de que el Consejo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA