Jurisprudencia del Tribunal Constitucional sobre derechos sociales

Autor:José Ignacio Marínez Estay
Cargo del Autor:Doctor en Derecho , Universidad de Santiago de Compostela
Páginas:171-332
RESUMEN

I. Derechos sociales de los presos (artículo 25.2). A) Contenido, ubicación y significado del derecho. B) Eficacia real del derecho a la educación a la luz de la jurisprudencia constitucional. II. Derecho a la educación (artículo 27). A) Contenido, ubicación y significado del derecho. B) Eficacia real del derecho a la educación a la luz de la jurisprudencia constitucional. C) Otros aspectos del derecho a la... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 171

En los capítulos anteriores han quedado reflejados los principales problemas que plantean los derechos sociales desde el punto de vista teórico. Sin duda es loable aspirar a la igualdad material y a la mejora de las condiciones materiales de vida. Pero evidentemente se trata de una meta mucho más difícil de conseguir que la pura salvaguardia de la vida, la libertad o la igualdad formal, que es lo propio de los derechos clásicos. La satisfacción de éstos exige esencialmente inactividad de parte del Estado, el cual debe abstenerse de realizar cualquier acción que suponga su entorpecimiento. En cambio con la mayoría de los derechos sociales acontece algo distinto. Gran parte de éstos consisten en prestaciones materiales a cargo del Estado, lo que determina que su cumplimiento dependa de los recursos económicos con que cuente aquél en cada momento.

Por otra parte, así como los derechos clásicos se bastan a sí mismos, pues su sola formulación constitucional los dota de suficiente eficacia y hace justiciables, con los derechos sociales no pasa igual. Y esto es lógico, pues en su mayoría consisten en prestaciones, por lo que su enunciado constitucional no los dota de mayor eficacia jurídica que la que pudiera derivarse de su consideración como garantías institucionales. Pero nada puede hacerse para exigir que el legislador los desarrolle y dote de contenido cierto y determinado. Su eventual justiciabilidad pondría en aprietos a los jueces, quienes podrían involucrarse en ámbitos que exceden con mucho lo puramente jurídico. Recuérdese que los derechos sociales son más bien metas o programas políticos, por lo que mientras no sean concretados por el legislador, carecen de significado jurídico. Como queda dicho, sólo en el caso de ser implementados por el legislador podrán llegar a tener...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA