Tratamiento en el Reino Unido

Autor:Rosa Salvador Concepción
Páginas:95-116
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 95

4.1. Alcance del Problema

El Servicio de Procesamiento Público de Reino Unido y Gales, lo que podemos traducir como su Fiscalía General, ha proclamado abiertamente que la lucha contra la violencia doméstica es una prioridad en su actividad348, haciendo de este problema un cuestión de interés publico perseguible, al igual que en España, incluso si la víctima no mantiene su acusación. Así mismo, resulta una tesis consolidada en este país que la violencia que ejercen sobre las mujeres sus compañeros sentimentales no es un asunto privado sino un problema de dominio público y político349. También en este mismo documento -Policy for Prosecuting Cases of Domestic Violence- se reconoce que la Unidad de Mujeres e Igualdad de Reino Unido -Women and Equality Unit- considera que la violencia contra las mujeres es el delito que presenta el índice de victimización reiterada más elevado, con un 35% de hogares que registran un segundo incidente en las cinco semanas posteriores al primero, y alude a que en el Reino Unido la policía recibe un aviso de un incidente doméstico cada minuto, y que una media de dos mujeres muere a manos de su pareja o ex pareja cada semana350.

Pese a todo ello las estadísticas oficiales correspondientes a 2011/2012, y que fueron publicadas por The Office for National Statistics, de manera esperanzada recogen que “de las tres de las cuatro categorías principales de abuso doméstico (el abuso de compañero no sexual, el abuso de familia no sexual y el acoso) todas han mostrado disminuciones estadísticamente significativas entre el 2004/05 y 2011/12”351. Aunque también en este mismo documento estadístico se evidencia la ausencia de atención desde las instituciones a la violencia de género cuando se resume el balance de datos aludiendo con igual acento al hombre que a la mujer como víctimas y al recogerse que, "con respecto a la violencia sexual y doméstica, la encuesta

Page 96

2011/12 mostró que había 536.000 víctimas de asalto sexual en el último año y 2,0 millones de abuso doméstico. Aunque los niveles estimados de abuso doméstico experimentaron en el último año fueron inferiores a los de la campaña 2004/ 05 CSEW 352 , no ha habido ningún cambio estadísticamente significativo desde 2008/09. El asalto sexual en el último año no ha mostrado ningún cambio estadísticamente significativo durante este período de tiempo. El CSEW mostró que los hombres jóvenes eran más propensos a ser víctimas de la violencia. El perfil de las víctimas de la violencia violenta y sexual varía según el tipo de infracción. En 2011 /12, al igual que en años anteriores, más de las dos terceras partes de las víctimas de homicidios (68%) eran hombres. En contraste, las mujeres tenían más probabilidades de ser víctima de abuso doméstico. Un 7 % de las mujeres y el 5 % de los hombres se estima que han sido víctimas de abuso doméstico en el último año, lo que equivale a una cifra estimada de 1,2 millones de mujeres y 800.000 hombres víctimas. Del mismo modo, la encuesta encontró que las mujeres jóvenes eran mucho más propensas a ser víctimas de asalto sexual en el año pasado. La relación entre las víctimas y los perpetradores también difiere según el género. Por ejemplo, los homicidios en contra de los hombres eran más propensos a ser cometidos por un amigo o conocido (39 %), mientras que los homicidios contra las mujeres tenían más probabilidades de ser cometidas por la pareja o ex pareja, (51 %)".

Por su parte, el dato oficial más actual lo encontramos en la publicación realizada por el mismo servicio353 a fecha de 12 de Febrero de 2015 donde recoge que “Hubo un 8,5% de las mujeres y 4,5% de los hombres que reportaron haber experimentado algún tipo de violencia doméstica en el último año (es decir, el abuso de pareja / ex pareja (no sexual), abuso familiar (no sexual) y asalto sexual o acecho llevado a cabo por una pareja actual o anterior o de otro miembro de la familia). Esto es equivalente a un estimado de
1.4 millones de mujeres víctimas y 700.000 víctimas masculinas.
6,8% de las mujeres y el 3,0% de los hombres reportaron haber experimentado algún tipo de abuso de pareja en el último año, lo que equivale a un estimado de 1,1 millones de mujeres víctimas y 500.000 víctimas masculinas.

En general, el 28,3% de las mujeres y el 14,7% de los hombres han experimentado alguna violencia doméstica desde la edad de 16, equivalente a un estimado de 4,6 millones de mujeres víctimas y 2,4 millones de víctimas de sexo masculino”.

Aún así, las estadísticas constatan la disminución de la violencia doméstica desde 2004/05, aunque la cifra actual siga con una tendencia desde el periodo 2008/09.

Y si contrastamos estos datos con el Informe estadístico anterior a éste, el de fecha de 13 de Febrero de 2014, encontramos datos muy semejantes ya que según el mismo, “los datos de la encuesta sobre la delincuencia para Reino Unido y Gales completada en 2012/13 sobre la violencia íntima que cubre la experiencia de abuso emocional, físico y financiero de los miembros de la familia, así como las agresiones sexuales y el acoso por cualquier

Page 97

persona,(...), arrojan que hubo 7,1 % de las mujeres y el 4,4 % de los hombres que reportaron haber experimentado algún tipo de abuso doméstico en el último año, lo que equivale a 1,2 millones de mujeres víctimas de abuso doméstico y 700.000 víctimas masculinas. En general, 30,0 % de mujeres y 16,3 % de los hombres habían experimentado alguna violencia doméstica desde la edad de 16, equivalente a 4,9 millones de mujeres víctimas de abuso doméstico y 2,7 millones de víctimas de sexo masculino".

Así mismo, el mismo Informe, y de forma de nuevo esperanzadora, vuelve a constatar que, "La disminución de la violencia doméstica entre las encuestas CSEW 2004/05 y 2012/13 fue estadísticamente significativa".

Pero debemos de anotar que aunque el gobierno reconozca literalmente en ese documento, y en el más reciente de 2015, que “las mujeres son más propensas que los hombres a la violencia íntima en todos los tipos principales de abuso", seguidamente el mismo texto oficial vuelve a referir que,"en el último año el abuso de pareja (no sexual) y el acoso fueron los más comunes de los tipos separados de violencia íntima, y el 4,0% de las mujeres y el 2,8 % de los hombres reportaron haber experimentado abuso de la pareja (no sexual); así como el 4,1 % de las mujeres y el 1,9 % de los hombres reportaron haber experimentado acoso (...) y la CSEW estima que en el periodo 2012/13, el 2% de las mujeres y el 0,5% de los hombres había experimentado algún tipo de asalto sexual (incluyendo intentos)”; por lo que evidenciamos un enfoque neutro de las estadísticas que en ningún momento remarcan la violencia hacia la mujer en sus datos oficiales. De manera que estudios como el titulado Personal Well-being and Crime, de 26 de Marzo de 2015, alude a factores demográficos, geográficos, laborales, económicos, y demás, para realizar algunas valoraciones estadísticas de la delincuencia del país sin incluirse dentro de estos factores cualitativos el sexo de las víctimas y su repercusión354.

Pues bien, conocida ya la valoración estadística que el problema de la violencia familiar -al no estudiarse especialmente la de género- suscita en el Reino Unido, y ya anotada la ausencia de una atención reforzada a la mujer como víctima, vamos a estudiar cómo se trata esa violencia doméstica en su legislación de aplicación, así como descubramos en qué casos la condición de mujer es aludida de manera especial en la misma.

4.2. Disposiciones Más Relevantes

Aunque la principal referencia legislativa que trata la violencia doméstica en Reino Unido355, The Domestic Violence, Crime and Victims Act 2004, de la que nos ocuparemos enseguida, no proporciona una definición de la violencia doméstica, cuestión que se justificó en su momento porque “sería difícil para cualquier definición estatutaria reflejar la anchura de violencia

Page 98

doméstica"356, en cambio, la Fiscalía de este país sí que identifica la violencia doméstica como “un término general que describe una gama de comportamientos coactivos que son usados por una persona para mantener el control del otro con quien tienen, o han tenido, una relación íntima o de familia. Por lo que es el abuso físico, psicológico, sexual, emocional o financiero que tiene un efecto perjudicial sobre la víctima. Teniendo en cuenta que la violencia doméstica ocurre en todas partes de la sociedad, entre la gente de todas las identidades étnicas, sexualidad, edad, hándicaps, estados de inmigración, religiones o creencia y fondos socioeconómicos357.

Aunque ya podemos adelantar que en el Reino Unido no existe un delito de violencia de género como tal358, cuestión que también reconoce su Fiscalía359, así como es unánime el reconocimiento acerca de las dificultades para definir violencia doméstica360.

De forma que debemos empezar destacando que, tal y como podemos observar, esta Fiscalía realiza un enfoque amplio que evita referirse sólo a la mujer como víctima, eludiendo así la perspectiva de género y ampliando su efecto protector con generalidad hacia aquellas personas que sufran la violencia por una relación íntima o familiar con el agresor361. Además, y pese a que The Human Rights Act 1998 ordenó la adopción por las autoridades públicas de medidas razonables, preventivas y operativas para proteger a las mujeres y los niños en situación de riesgo de sufrir torturas y tratos degradantes, en este texto de la Fiscalía al que aludimos -y en su Apartado correspondiente a la definición de la violencia doméstica- se determina de manera intencionada que su servicio “reconoce que tanto hombres como mujeres pueden ser víctimas. Aunque la mayoría de víctimas sean mujeres, y tomar medidas contra la violencia doméstica sea incluido como la parte de la Violencia de CPS contra la Estrategia de Mujeres,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA