El impuesto sobre las transmisiones patrimoniales, de José Menéndez Hernández.

Autor:Francisco Corral Dueñas
Páginas:631-632
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 731

    MENÉNDEZ HERNÁNDEZ, JOSÉ El impuesto sobre las transmisiones patrimoniales. Editorial Bosch, Barcelona, 1996. Un tomo de 711 páginas.

Empecemos con una anécdota que ocurrió allá por los años treinta y que tuvo como protagonista a un político que confundió el significado de los términos de modo un tanto deplorable en un alarde de ignorancia. Se discutían en el Congreso los presupuestos del Estado y al tratar del tema del Impuesto de Derechos Reales el monterilla de marras se revolvió furioso porque se conservara una gabela monárquica cuando en España ya imperaba la llamada «Niña bonita». Hubo que ser el maestro don Miguel de Unamuno, siempre discordante con los imbéciles, el que tuvo que explicarle de modo no muy suave que aquellos derechos reales se referían no a los reyes, sino a las cosas. Si seguimos orillando el latín en la enseñanza, camino Llevamos de que lances parecidos puedan repetirse; aunque al haberse cambiado el nombre de este impuesto la cosa será menos probable.

Pero hablemos ya en serio. Todos sabemos que este impuesto se llamó de Derechos Reales y se dividía en las dos grandes ramas de inter vivos y mortis causa, con el complemento del llamado Impuesto del Timbre. Tras la reforma se apartaron las sucesiones y donaciones, y en este tributo de transmisiones se han incluido las inter vivos, los actos societarios y los documentados. Las materias comprendidas en este impuesto tienen un tan acentuado carácter jurídico que su gestión sólo se podía atribuir a juristas consumados, y así corrió a cargo de los Abogados del Estado y los Registradores de la Propiedad, éstos en su papel de liquidadores de las oficinas de partido.

Las vicisitudes autonómicas sobrevenidas han estado a punto de dar al traste con nuestras competencias, pero ya las aguas han vuelto a su cauce y hasta las autonomías más recalcitrantes, como recientemente lo ha hecho la Comunidad de Madrid, han vuelto a confiarnos el encargo de gestionar y liquidar este impuesto tan específico. Algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Y de nuevo está en la brecha no sólo como liquidador práctico, sino también como junsta teórico, nuestro compañero el Registrador de la Propiedad de Calviá, Mallorca, José Menéndez Hernández, especialista donde los haya en materia tributaria. Este hombre es incansable y nos manda con inusitada frecuencia estudios sobre diversos temas jurídicos puntuales que ven la luz en esta Revista o en el Boletín de Información del Colegio de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA