Todas las grandes pasiones de la naturaleza humana. Las revoluciones parlamentarias

Autor:Enrique San Miguel Pérez
Páginas:77-85
 
EXTRACTO GRATUITO
5. TODAS LAS GRANDES PASIONES DE LA NATURALEZA
HUMANA. LAS REVOLUCIONES PARLAMENTARIAS
“Si se fi ja la atención en el destino de las naciones, o en el
de los grandes hombres, si se trata de una monarquía o de una
república, de una sociedad aristocrática o de una democracia,
siempre se verá brillar una misma luz en todos sus hechos:
siempre se verá que el resultado defi nitivo es consecuencia
de unos mismos principios y no se obtiene sino marchando
por un mismo camino. El espíritu revolucionario es tan fatal
a los hombres que ensalza como a los que derriba. La política
que conserva los Estados es la única que da feliz término a
las revoluciones, y garantías de seguridad a sus resultados”70.
Se diría que François Guizot no era precisamente muy par-
tidario de los procesos revolucionarios. O, más bien, todo lo
contrario. Antes que los Salina, Tancredi y Fabrizio, Guizot captó
que la preservación de la Monarquía cuya permanencia defendía,
en Francia, contaba con un magnífi co ejercicio histórico de con-
ciliación de los procesos revolucionarios en su propio benefi cio:
las sucesivas revoluciones inglesas del siglo XVII, cuya defi nitiva
consolidación se había producido bajo la materialización de dos
premisas básicas, la concepción del cambio político como un pro-
ceso inseparable del reconocimiento de todas las libertades, y muy
especialmente de la libertad religiosa, como suprema expresión
del espíritu de respeto y de tolerancia superador de la rigidez del
Antiguo Régimen, y la conservación de la solución monárquica
como síntesis de la vocación de perdurabilidad, estabilidad y
seguridad de las formas estatales comprometidas con el cambio
político:
70 GUIZOT, F.: Historia de la revolución de Inglaterra. Madrid. 1985, pp.
386-387.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA