Tipicidad y antijuricidad en el derecho penal

Autor:Ignacio Pemán Gavín
 
EXTRACTO GRATUITO

La antijuridicidad y la tipicidad son dos elementos esenciales del delito que se encuentran íntimamente ligados en el Derecho Penal. Es sabido que la elaboración teórica de dichos elementos, así como la relación que dentro de la estructura del delito mantienen, ha sido objeto de constante atención por parte de la doctrina penalista. De todo este marco teórico interesa aquí traer a colación las pautas principales, lo que sin duda supone una evidente simplificación de la rica discusión penalista sobre esta materia. Interesa, en concreto, conocer el planteamiento doctrinal sobre el concepto de los elementos de la antijuridicidad y de la tipicidad, así como la relación teórica que puede detectarse entre ellos. Los examinamos a continuación.

2.1.‑ Antijuridicidad.

Aún cuando dentro del Derecho Penal existen matizaciones en su elaboración teórica, puede afirmarse que la antijuridicidad es un juicio de valor en virtud del cual se califica una conducta o comportamiento humano como contrarios al Derecho. El juicio de antijuridicidad supone una calificación negativa de la conducta teniendo en cuenta la totalidad del Derecho, o en palabras de F. MUÑOZ. CONDE[307] la antijuridicidad "es un juicio negativo de valor que recae sobre un comportamiento humano y que indica que ese comportamiento es contrario a las exigencias del ordenamiento jurídico".

Por ello se viene afirmando que el "el juicio de antijuridicidad es el juicio objetivo de desvalorización que se desprende de una norma jurídica"[308] o como de forma más precisa indica J.CEREZO "la antijuridicidad viene determinada por la infracción de las normas en su conjunto".[309] El elemento de antijuridicidad conlleva, puede concluirse, un juicio de valor por el que se declara que la conducta no es aquélla que la norma demanda, sin que ello suponga todavía un juicio concreto en el orden penal ya que tiene en cuenta la totalidad del Derecho.

2.2.- Tipicidad.

La exigencia de que todo delito se encuentre tipificado en una norma penal es uno de los principios comúnmente aceptados dentro de la doctrina penalista. Se trata de una consecuencia del principio de legalidad penal expresado desde la formulación del "Ius Puniendi" del Estado en la Ilustración. Del aforismo "Nullum crimen sine lege" se ha venido infiriendo la exigencia de que toda acción u omisión penada se encuentre descrita por la norma penal de tal manera que los ciudadanos puedan tener conocimiento de las consecuencias de sus acciones.

Dentro de la doctrina penalista importa resaltar dos aspectos sobre el elemento de tipicidad. Por una parte, la función que el elemento de tipicidad cumple dentro de la estructura del delito. Y en segundo lugar los requisitos que debe contener el elemento de tipicidad para cumplir la función asignada dentro del ilícito.

Desde un punto de vista funcional, puede afirmarse que la tipicidad consiste en la descripción de la acción u omisión contraria a Derecho desde el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA